Una estafa a punto de estallar, el "salvamos a IMPSA" y las internas que arden

Una estafa a punto de estallar, el "salvamos a IMPSA" y las internas que arden

En todo Mendoza hay inquietud por las consecuencias que puede tener la caída de la pirámide de "Ganancias Deportivas". Las internas que arden en los dos principales frentes y el cambio de Portezuelo: del impulso de Mendoza al salvemos a IMPSA".

MDZ Política

MDZ Política

Una bomba a punto de estallar con protagonistas conocidos

La trama de "Ganancia Deportivas" comienza a cerrarse y ahora con la advertencia de la PROCELAC se complica aún más. Como advirtió MDZ desde hace meses,  ese sistema se asemeja a una estafa piramidal o "Ponzi" que a un negocio. El problema es que el volumen creció y hay tantas personas involucradas que hasta hizo dudar a los propios investigadores. La advertencia funciona como un acelerador del problema. Y entre los involucrados hay agentes que deberían estar del otro lado: desde policías de alto rango, hasta funcionarios judiciales y dirigentes políticos que son parte de la enredada trama. 

Ganancias Deportivas funciona como si fuera un gestor de apuestas deportivas, pero en realidad funciona, según la advertencia, con el aporte de dinero de particulares y la obligatoria necesidad de que crezca esa cadena para poder sostenerse. El problema es el límite de aportantes y el efecto que produce. 

En las próximas semanas se esperan novedades, pero hay temor por las consecuencias que podrían tener en la comunidad, en particular en San Rafael. Por eso hasta se evalúa que haya operativos especiales para contener judicial y socialmente lo que pueda ocurrir si se derrumba esa pirámide. 

La cruzada provincial por Portezuelo y un cruce de roles extraño

La construcción de Portezuelo del Viento se demora y en las próximas semanas debe haber una definición importante. El 16 de junio el único consorcio que se presentó debe responder el pedido de mejora de oferta que hizo el Gobierno de la provincia. Es que la propuesta de Malal Hue (UTE integrada por Sinohydro, IMPSA, Ceosa y OA), está muy por encima del presupuesto original de la obra y ni siquiera alcanzarían los 1023 millones de dólares que la Nación pagará como compensación a Mendoza. 

Pero en el medio hubo muchos cambios. Uno de ellos fue la virtual estatización de IMPSA, que genera una relación vidriosa ahora entre el poder concedente y el contratado. "Es casi una adjudicación directa"; dicen los que cuestionan el proceso. Claro, además de la empresa IMPSA hay otros privados que de rebote tendrán el beneficio de pertenecer. 

Ahora con la empresa "capitalizada por el Estado" como bandera, las cámaras empresarias salieron a pedir que la obra se haga. Ese pedido tiene como destinatario al presidente Alberto Fernández, socio de Suarez en IMPSA, para que no trabe en el COIRCO el proyecto y también a La Pampa, principal opositor a la obra. La estrategia ahora tiene una nueva bandera: una empresa quebrada, capitalizada por el Estado y que "necesita obras" para vivir. Es decir, no es Mendoza el objetivo, sino IMPSA. 

Internas que inquietan

La tensión interna que se vive en Juntos por el Cambio a nivel nacional inquietan. Pero el protagonismo está puesto en el Pro. Ese partido tiene a las principales figuras nacionales de la alianza, relegando al radicalismo.  La UCR tiene la red política más amplia, pero sin peso nacional aún. La pelea interna entre los principales dirigentes del Pro de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires aún no tiene fin y no se sabe cuán herida quedará la estructura partidaria. En ese marco hay quienes ven una oportunidad y en particular entre los radicales. Allí es donde algunos dirigentes apuestan a capitalizar el desgaste de los "amarillos" para potenciar alguna figura radical o "extra partidaria" que haga frente al menos en las legislativas. 

En otros distritos la pelea es distinta y se ve más de partido a partido. Es lo que pasa en Mendoza, donde el Pro y la UCR siguen tensando la cuerda y hasta mantienen la amenaza de posible ruptura. Omar De Marchi tiene en mente ser candidato en 2023, pero buena parte depende del rol que cumpla en las elecciones de este año. Es decir si "lo dejan" competir, o si le cierran las puertas para que tenga lugar en las listas o alguna interna "limpia". Todos los caminos parecen áridos para el Pro en Mendoza y aunque parezca difícil una ruptura, no hay paz. 

Candidatos esquivos y el plan "vamos por todo"

El Frente de Todos en Mendoza parece tener una candidata segura a senadora nacional, pero hay problemas para armar la lista de diputados, es decir la segunda parte de la boleta en orden jerárquico. Anabel Fernández Sagasti iría por la reelección y no solo encabezaría la lista, sino tendría a su cargo el arrastre. 

El contexto electoral para ese sector por ahora no es favorable en la provincia. Por eso también la dificultad para hallar candidatos que se animen. La lógica y la rosca indican que el primer lugar en la lista de diputados nacionales será ocupado por alguno de los intendentes que no tienen reelección en 2023. Emir Félix es el que parecía picar en punta, pero sus dudas son muchas. Roberto Righi puede estar, pero no encabezando. Y Martín Aveiro dio señales, pero no del todo convencido. En ese plano, desde La Cámpora hay algunos que agitan el "vamos por todo". Esto es: si siguen dudando y no le ponen el cuerpo, que la lista sea 100% Instituto Patria y que no haya lugar para ninguno extra círculo de confianza de Anabel. 

La doble vara de la UNCuyo para evitar las clases

La actitud que tomó la Universidad Nacional de Cuyo frente a la pandemia generó polémica incluso entre los propios correligionarios del rector Daniel PIzzi. Esa casa de estudios fue la primera en cerrar y es la institución educativa más perezosa para retomar. Tanto, que son muy pocas las facultades que dan algunas clases presenciales y los colegios secundarios están también blindados y con un fuerte reclamo de los padres como marco. 

La bronca crece, porque la Universidad además dejó de lado un área clave para ayudar a la comunidad en un momento difícil: la extensión universitaria y la vinculación para "resolver problemas". 

A ello se le agrega una tensión interna importante. Es que hay muchos profesionales, docentes y hasta equipo de gestión que mantienen la "virtualidad" en la Universidad, pero tienen una actitud muy distinta puertas afuera del predio universitario. Es decir, que en su vida profesional privada tiene "presencialidad total", mientras que en la entidad estatal no. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?