Las "increíbles" propuestas de la oposición para pelear en La Matanza

Las "increíbles" propuestas de la oposición para pelear en La Matanza

Ni Juntos por el Cambio ni ninguna otra corriente política supo qué hacer en el principal distrito del país, que define la correlación de fuerzas en la Provincia de Buenos Aires. La Matanza es por su extensión y distribución social uno de los enclaves del peronismo en el poder.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La principal fuerza opositora del país, Juntos por el Cambio, sigue su rutina de prueba y error en varios municipios del Conurbano bonaerense donde sus precandidatos no consiguen instalarse con potencia más allá de sus candidaturas mediáticas. La Matanza, municipio que gobierna el peronismo desde 1946, es un caso típico en las que las soluciones sugeridas no dan la talla para semejante competencia.

Fernando Espinoza es el actual intendente y sucedió a su compañera de ruta, Verónica Magario, al frente del Ejecutivo municipal en 2019. Ella es ahora vicegobernadora de Axel Kicillof pero ambos son del riñón del exvicegobernador de Daniel Scioli, Alberto Balestrini, postrado mientras ejercía su función en la Provincia por un ACB que terminó con su vida hace dos años. 

Fue justamente Balestrini quien casi sufre la primera y única derrota cuando, en 1999, en pleno avance de la Alianza, Raquel Satragno, Pinky, quedó a un tris de apoderarse de la intendencia. Desde ese momento, todo fue un derrotero para la oposición que no pudo articular un esquema local que trascendiera de los inventos del laboratorio político.

Sin un gobierno nacional o provincial que ordene, Juntos por el Cambio se organiza en torno a los intendentes que tiene en cada una de las ocho secciones electorales en las que se divide la Provincia. La Matanza corresponde a la tercera, donde Néstor Grindetti es el único representante al administrar el municipio de Lanús.

A su mirada, que suele pasar por el intercambio de ideas dentro del PRO con sus pares intendentes Jorge Macri, Diego Valenzuela y Julio Garro, los más cercanos en cuanto a nivel de complejidad de las localidades que gestionan, también hay que sumar los intereses de María Eugenia Vidal, quien a través de Alex Cambell, diputado provincial, también trata de incidir. Y, por último, el resto de los aliados radicales, peronistas republicanos y otros. 

Ahora a La Matanza se sumó el mediático abogado penalista Fernando Burlando, oriundo de La Plata, quien tras la foto con Grindetti disparó todos los rumores. Con ellos también estuvo el dirigente gremial y jefe de las 62 organizaciones peronistas, Heraldo Cayuqueo, quien además conduce la siempre conflictiva Uocra regional.

En el pasado reciente Cambiemos intentó con Alejandro Finochiaro, ex ministro de Educación de Mauricio Macri, generar una comunión opositora que fracasó por la falta de arraigo del candidato. Otros proponen a la especialista en seguridad y ex dirigente de Independiente, Florencia Arietto, quien de la mano de Patricia Bullrich, empezó a sonar como posible candidata. 

A estos "inventos" se pueden sumar otros como el bailarín Maximiliano Guerra, quien desechó casi de plano tal posibilidad. El actual diputado nacional Cristian Ritondo también ha incidido en el manejo opositor matancero, pero nunca quiso hacer política local. Raro para un dirigente que entiende al peronismo y al sistema político del conurbano como pocos. 

Los autóctonos sufren las consecuencias. Con gran militancia barrial, Héctor "Toti" Flores ha sabido extender las fronteras de su propia organización y ser ejemplo para varios que ven en el cooperativismo no clientelar una salida de la pobreza extrema. Su alianza con Elisa Carrió y el antiperonismo que ella expresa lo limita en un territorio de estas características.

Quien no tiene limitaciones de ningún tipo pero que tiene como mayor impedimento par su crecimiento personal el no tener un "guía superestructural" que lo apoye es el concejal Lalo Creus, quien tomó relevancia pública cuando la policía bonaerense lo arrestó tras una marcha por inseguridad que hubo en el distrito hace un mes y que provocó, luego, el cambio de autoridades policiales. 

Creus es un típico ejemplo de los devaneos en opositores en el interior bonaerense, donde los dirigentes de mayor peso, intendentes o legisladores creen en los armados superestructurales. Las "3M", como se denominan a La Matanza, Moreno y Merlo tienen estas dificultades. Quien ya lo vivió en carne propia fue el ex diputado Miguel Saredi. Matancero como pocos, siempre tuvo que padecer la mirada despectiva de los que preveían, a lo lejos, que otras soluciones eran posibles. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?