Las 10 medidas económicas que marcaron la presidencia de Carlos Menem

Las 10 medidas económicas que marcaron la presidencia de Carlos Menem

Falleció el expresidente que es sinónimo con la década del 90. Revisemos las medidas económicas que marcaron su presidencia.

MDZ Política

MDZ Política

Cuando Carlos Menem asumió la presidencia de la Nación, dejó de lado sus promesas de “salariazo” y “revolución productiva” para implementar un programa económico de privatización, renegociación con acreedores externos y disciplina fiscal.

Su gestión tiene detractores y gente que lo recuerda y respalda. Su paso por Casa Rosada contó con aciertos y fracasos importantes que marcarán la historia. Estas son 10 medidas inolvidables de su gobierno:

1. Plan BB

Miguel Ángel Roig fue su primer ministro de Economía. Venía del riñón de la multinacional Bunge y Born pero falleció a la semana de asumir sus funciones. Para remplazarlo, eligió a Néstor Rapanelli, otro miembro de esa corporación, quien, dos meses después, destrabó créditos con el Banco Mundial y consiguió su apoyo en la privatización de servicios públicos, así como en el marco de la Ley de Reforma del Estado. Además, firmó un acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional, pero el plan falló porque no se pudo evitar un segundo estallido hiperinflacionario a los seis meses de gobierno.

2. El consenso de Washington

En el mundo caía la Unión Soviética y Menem se alineaba con las ideas del economista John Williamson que propuso formas para los países en desarrollo afectados con crisis macroeconómicas. Estas incluían una reforma fiscal, comercial y laborar para estabilizar precios, atraer inversiones extranjeras, reducir el tamaño del estado e impulsar el mercado interno.

3. Plan Bonex

Erman González fue el tercer ministro de Economía menemista y sorprendió a los mercados con un plan de estabilización de precios basado en el canje compulsivo de los depósitos a plazo fijo en el sistema financiero, colocados mayoritariamente a 7 días, por Bonos Externos 1989, en dólares a 10 años.

4. La convertibilidad

El 1 de marzo de 1991, Domingo Cavallo se convirtió en el cuarto ministro de Economía y consiguió que el Congreso vote una ley que estableció la conversión fija de un peso por un dólar, que se mantuvo durante el resto de la presidencia. La idea era cortar de raíz el proceso inflacionario.

En este marco, se exigió que todos los billetes en circulación tuvieran respaldo por reservas en divisas en el Banco Central, se prohibió el financiamiento al Tesoro con emisión y también la indexación de los contratos entre privados en pesos, pero habilitó las transacciones en moneda extranjera.

5. Privatizaciones

Cavallo avanzó fuertemente con la búsqueda de disminuir el gasto público real, así como en las privatizaciones, que incluyeron a casi la totalidad de las empresas que desde la época de Perón eran del estado. Tal vez los casos más emblemáticos sean Aerolíneas Argentinas y ENTel. Como consecuencia, la tasa de desempleo se disparó a dos dígitos porcentuales mientas que no se generaron las políticas orientadas a multiplicar los puestos de trabajo.

6. Suba del IVA

Si bien se redujo el déficit fiscal, a través de las políticas de estabilización y Reforma del Estado, no se pudo evitar la necesidad de financiamiento del Gobierno, por lo que en 1994 se aprobó elevar la alícuota del Impuesto al Valor Agregado del 18% al 21%, que se mantiene hasta este momento. Esto intensificó el núcleo duro de economía informal.

7. Coparticipación

Aunque la reforma constitucional de 1994 tenía como objetivo habilitar la reelección, incluyó otras iniciativas aprobadas por la Convención Constituyente como el debate de una nueva legislación respecto a la distribución de los impuestos que cobra la Nación. Sin embargo, la exigencia de que las 24 jurisdicciones la voten afirmativamente no permitió acuerdo hasta el momento.

8. Apertura comercial

La apretura de fronteras y el aumento de importaciones golpearon duramente a las pymes y sus trabajadores. Mientras que el PBI creció constantemente, a una tasa anual del 4% y las importaciones se incrementaron de USD 4.200 millones a USD 25.508 millones, las exportaciones no lograron el aumento esperado y pasaron de USD 9.491 millones a USD 23.309 millones.

9. Endeudamiento

La crisis del Tequila de finales de 1994 y la llegada al Ministerio de Economía de Roque Fernández, llevó a frenar la reforma del estado y relajó la política fiscal. Previo a esto, la deuda pública se mantenía en el rango de USD 54.000 millones, aunque cayó en términos de PBI de 48% a 23%, pero luego subió a USD 121.000, lo que equivale al 43% del PBI al final de la segunda presidencia.

10. Tasas reales positivas

La Ley de Convertibilidad generó estabilidad cambiaría y seguridad jurídica, lo que posibilitó la bancarización de la economía. Los depósitos en pesos y dólares pasaron de un mínimo histórico de 3,3% del PBI en 1989 al 24,7% una década después, mientras que los préstamos crecieron del 4,6% al 24,9%.

Sin embargo, esto no se tradujo en mejoras en las facilidad de crédito al sector productivo, ya que en 1993, las tasas de interés superaron los porcentuales de la inflación y se tornaron muy elevadas para las pymes y el consumo personal.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?