La incógnita sobre el reemplazo de Menem en el Senado

La incógnita sobre el reemplazo de Menem en el Senado

A raíz del fallecimiento del expresidente Carlos Menem, su banca en el Senado deberá ser ocupada por alguno de los candidatos que lo acompañaba en la lista con la que el Partido Justicialista riojano compitió en las elecciones legislativas del 2017.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

A raíz del fallecimiento del expresidente Carlos Menem, su banca en el Senado deberá ser ocupada por alguno de los candidatos que lo acompañaba en la lista con la que el Partido Justicialista riojano compitió en las elecciones legislativas del 2017.

En agosto de ese año, Menem se presentó como precandidato a senador nacional con el objetivo de renovar su banca, que ocupaba desde 2005, y respaldado por el ex gobernador Luis Beder Herrera, tuvo como segundo candidato al contador Ricardo Guerra, un hombre de Herrera que en aquel momento oficiaba como secretario de Hacienda del entonces gobierno de Sergio Casas.

En aquella elección primaria, Menem se impuso holgadamente sobre el resto de las listas internas del PJ provincial pese a haber sido impugnado en la Justicia. Debido a que los resultados de las PASO rearmaron de la lista única de candidatos para las elecciones generales de octubre, el segundo lugar quedó para la precandidata derrotada Juliana López, quien en ese momento era intendenta de Arauco y cercana a Casas, mientras que Guerra quedó como primer suplente. En octubre, Menem fue electo senador nacional aunque Cambiemos, con Julio Martínez como candidato, dio vuelta la derrota de las primarias y la convirtió en triunfo por 48% contra 45%.

Mientras Carlos Menem ocupaba su banca en la cámara alta, Guerra renunció a su puesto como ministro de Hacienda en 2018 por pedido del gobernador Casas, que buscaba distanciarse de su antecesor. Posteriormente, López fue electa en las elecciones de 2019 como vicegobernadora junto a Ricardo Quintela. Sin embargo, la joven que preside actualmente la Legislatura riojana no tiene buena sintonía con el gobernador, lo que la enfrentó en varias ocasiones con el bloque oficialista liderado por Teresa Madera.

Lo más esperable es que sea Guerra quien ocupe la banca dejada por Menem, ya que López aspira a ser gobernadora y prefiere el escenario local en lugar de dar batallas nacionales, según publicó el portal Infobae.

El distanciamiento entre Beder Herrera y su sucesor repercutió también en sus respectivos ahijados políticos, Guerra y López. En el caso de Guerra, su padrino Beder Herrera fue hasta no hace mucho el hombre fuerte de La Rioja a pesar de haber dejado la gobernación en 2015 tras dos mandatos consecutivos. Casas, vicegobernador entre 2011 y 2015, ‘heredó' la gestión. Electo gobernador en 2015, Casas intentó ser reelecto en 2019 pero terminó interviniendo la Corte Suprema que interpretó la Constitución provincial y falló en su contra porque consideró que fue dos veces integrante de la fórmula.

Guerra fue secretario de Hacienda de la provincia de La Rioja durante doce años, desde el tercer año de la gestión de Angel Maza, las dos gestiones de Beder Herra y dos años y medio de Casas. Aunque traspasó tres gobernadores, presentó su renuncia después de haber denunciado a un funcionario de su propio gobierno que luego fue desestimada por la Justicia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?