Por qué la elección del futuro presidente de Chile también inquieta en Argentina

Por qué la elección del futuro presidente de Chile también inquieta en Argentina

Chile vive un momento bisagra en su joven democracia. El presidente que resulte electo tendrá decisiones que involucran a Argentina y son fundamentales. Obras, vinculación comercial y conflictos limítrofes.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Las elecciones presidenciales de Chile tienen un atractivo particular porque ya son una bisagra en la historia política de ese país, donde empieza otra etapa luego de la hegemonía, de la concertación y de la aparición de Sebastián Piñera. La segunda vuelta electoral tendrá a dos dirigentes que rompen con ese esquema. Pero para Argentina, y para Mendoza en particular, hay mucho más en juego. Vinculación comercial y cultural, obras comunes, energía y hasta conflictos limítrofes que reaparecieron, son algunos de los temas de agenda que urgen y cuyo enfoque dependerá de quién gane.

Ningún candidato sacó la mayoría necesaria y la baja participación deja abierto el pronóstico para diciembre. José Antonio Kast ganó la primera vuelta, pero estuvo muy lejos de ser electo. El fundador del Partido Republicano tiene una fuerte identificación con sectores que reivindican la dictadura de Pinochet y su modelo económico. También está vinculado a un sector de la Iglesia Católica; en particular con el movimiento de la Virgen de Schoenstatt, un sector conservador que en Mendoza tiene arraigo y lazos con sus pares de Chile.

Gabriel Boric es un emergente de las protestas sociales que dio el salto a la política y, desde entonces, moderó su discurso. Es de izquierda y desde esa postura ha repudiado, por ejemplo, a los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua, a los que califica como dictaduras sin eufemismos.

Vínculos

La vinculación comercial entre Chile y Argentina es fundamental por la puerta a Asia que representa ese país. La elección de diciembre puede generar cambios en el enfoque de algunos proyectos clave que están en juego.

Hay dos modelos en pugna que involucran al comercio del continente. Por un lado la vinculación ferroviaria entre Brasil y Perú, cruzando Bolivia, para sacar la mercadería por los puertos “incas”. Ese tren bioceánico es uno de los proyectos que preocupa en Argentina porque evita al país. El otro es el túnel de Agua Negra, en San Juan, que aumentaría el potencial de transporte hacia el Pacífico, desde Brasil, Argentina y por los puertos chilenos. Sumaría, así, el volumen de las mejoras en el paso Cristo Redentor y también el futuro paso Las Leñas. En todos los casos además de la voluntad, Chile debe aportar recursos y avales. 

Parte de esas definiciones dependerán del futuro presidente de Chile y hay algunos datos inquietantes. Uno de ellos, por ejemplo, es que Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, busca desalentar el Tren Trasandino de Perú porque prefiere Chile. Kast y Bolsonaro tienen buena relación y eso podría influir en la forma de vincularse comercialmente. Argentina y Mendoza en particular serán inevitables y hasta potenciales beneficiarios indirectos.

Energía y conflictos

Uno de los temas más complejos de la relación bilateral ha sido la energía, precisamente el gas que el país exporta a Chile. Hubo idas y vueltas, desde las denuncias de falta de cumplimientos durante las gestiones de Néstor Kirchner y Michele Bachelet, hasta el nuevo contrato de aprovisionamiento diario que se firmó hasta abril. Chile encaró un plan energético para dejar de depender, pero atraviesa una crisis energética que para Argentina significó una oportunidad. Por eso exporta gas (de manera ininterrumpida) que ahora es excedente. Esas negociaciones podrían ser revisadas por el futuro presidente.

Kast fue crítico sobre la política energética y se animó a prometer que ese país será exportador (principalmente por energías renovables). Boric es ecologista y está en contra de la promoción de energías en base a combustibles fósiles. Como sea, la relación energética depende en gran medida de los humores políticos y por eso la elección del 19 de diciembre es determinante.

La zona que Chile incorporó de manera irregular a su territorio. 

Los conflictos limítrofes que reaparecieron por la decisión unilateral de Chile de “ampliar” la plataforma continental es el punto de mayor controversia en el corto plazo entre los dos países. Sebastián Piñera avaló con un Decreto la cartografía que no coincide con lo determinado en el tratado de paz de 1984 y supone una irregular ampliación de la superficie bajo soberanía de ese país. Algo similar pasó con los hielos continentales. Del otro lado de la Cordillera hay acuerdo político: gane quien gane, respaldan la decisión de Piñera. Es decir, tanto Kast como Boric luchará legalmente contra Argentina para ampliar la plataforma continental para ese país.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?