Menos ingresos, más deudas y bienes más caros: el combo que empobrece a los argentinos

Menos ingresos, más deudas y bienes más caros: el combo que empobrece a los argentinos

La canasta básica de alimentos y bienes se encarece. Las familias no solo tienen menos ingresos, sino más deudas. Cambios de hábitos en el consumo y menos.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

La inflación y el costo de vida suben tanto que alcanzar la canasta básica total, es decir el grupo de bienes y servicios mínimos que se necesitan para vivir, ha tomado el rango de "aspiracional". De hecho un salario de 70 mil pesos no es un mal ingreso si se compara lo que gana la mayoría, pero sí es un monto insuficiente.

Según la DEIE y el Indec una familia necesita 26.323 pesos para no ser indigente y comprar los alimentos mínimos y 67.124 pesos para no ser pobre y tener la canasta de bienes indispensables. Por eso cerca de 41% de los argentinos y 43% de los mendocinos en particular están bajo la línea de pobreza. Peor el dato no es cierto, sin ser mentira. Es que el Indec mide los ingresos, pero no tiene en cuenta que eso no es igual al dinero disponible de cada familia; es decir las deudas que cada mes se acumulan y que lima de manera considerable el poder de compra. 

Por eso en Argentina muchas más personas de las que están registradas oficialmente viven en condiciones económicas precarias. Los jubilados, por ejemplo, están en una situación desesperante. El ingreso mínimo es de 26 mil pesos y la mitad de todos los jubilados cobran eso. Son 2,6 millones en todo el país y unos 150 mil en Mendoza. Con esas jubilaciones no alcanza para comprar los alimentos mínimos, y menos para comprar los alimentos necesarios.

Individualmente cada persona necesita 8.500 pesos para comprar los alimentos de un mes, según la fría estadística oficial que mide según requerimientos calóricos, pero no de salud o necesidad propia. Así, no se tiene en cuenta la canasta necesaria que cada persona necesita, como quienes tienen diabetes, hipertensión, problemas nutricionales o cualquier otra característica. 

Los ingresos no son lo mismo que el dinero disponible. En Argentina 7 de cada 10 personas adultas tiene deudas, según el Monitor nacional de Consumo realizado por la consultora Taquion. Pero dentro de ese dato hay otro más duro: un 34% de los consultados dijo que tiene deudas superiores a la mitad de sus ingresos. Es decir que el dinero disponibles es, en realidad, la mitad de los que cobran. 

Así están endeudados los argentinos. 

El 36% del total tiene deudas con tarjetas de crédito, cuestión que ya genera límites mensuales. E incluso el 28% se endeuda para comprar alimentos y un 20% para pagar servicios. 

Por eso los hábitos de consumo cambiaron, y se adaptan a la emergencia. Un 76% de las personas dicen que compran menos productos que hace un año. Además, se vive "día a día". "De la mano del empeoramiento en la calidad de vida, los hábitos de consumo se ven impactados. En línea con el “vivir el día a día”, el 44.7% de los encuestados dejó de hacer compra mensual y solo compra para el día a día. Más aún, otros hábito adquiridos a raíz del malestar económico son buscar ofertas y realizar comparaciones entre lugares y reemplazar primeras marcas de alimentos por otras más económicas", analizan desde la consultora.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?