La sorpresiva apuesta peronista de Juntos por el Cambio para controlar el Senado

La sorpresiva apuesta peronista de Juntos por el Cambio para controlar el Senado

En Tucumán el peronista Germán Alfaro, intendente de la capital tucumana, encabeza la lista de candidatos a senador nacional por JxC. La oposición apuesta a conseguir cinco senadores en todo el país para arrebatarle el quorum a Cristina Fernández de Kirchner.

MDZ en Tucumán

En la provincia de Juan Manzur, Juntos por el Cambio (JxC) apuesta por la figura de un peronista para tratar de revertir el abrumador triunfo que obtuvo el Frente de Todos (FDT) en ese distrito durante las PASO del 12 de septiembre. El candidato a senador nacional Germán Alfaro, quien la década pasada dejó las filas del Partido Justicialista (PJ) para fundar su propio espacio –cuyas sugestivas siglas son PJS-, había sido el “elegido” en la previa a las primarias por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y por la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich.

Y el dos veces intendente de San Miguel de Tucumán, que agotará en 2023 los mandatos consecutivos posibles en ese cargo, no los decepcionó. En unas duras internas, se impuso sobre dos radicales de peso en la provincia norteña: el jefe municipal de Yerba Buena, Mariano Campero, quien asoma como una figura de renovación en la UCR tucumana; y el diputado nacional y extitular del Plan Belgrano, José Cano, quien llegaba a los comicios con el apoyo del expresidente de la Nación, Mauricio Macri.

No fue sencillo para Alfaro. Si bien duplicó en votos a Cano, sólo le sacó una diferencia de 5.000 sufragios a Campero en toda la provincia –menos del 0,4% del padrón habilitado a participar de los comicios-. Sin embargo, el hombre que hace 10 años dejó el kirchnerismo enfrentado con el entonces gobernador de Tucumán, José Alperovich, pudo quedarse con la lista de postulantes a la Cámara Alta por JxC. De esta forma, su esposa, la diputada nacional saliente Beatriz Ávila de Alfaro –quien se reintegró este año a la bancada opositora en la Cámara Baja-, lo acompañará en las boletas de la coalición opositora como candidata a senadora nacional en segundo término.

Pero su mira no está puesta en el Congreso. Luego de las PASO, el intendente de la capital tucumana quedó posicionado como el principal rival a Manzur y al actual gobernador interino, Osvaldo Jaldo. Las generales serán una prueba que determinarán dónde está parado este “peronista opositor” de cara al futuro. De hecho, tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio hay quienes conjeturan que Alfaro sería “testimonial” (es decir, que no asumiría en la banca). En especial, si llegara a conseguir la senaduría como representante por la minoría.

Él lo desmiente. Sin embargo, distintos factores dan sustento a esta versión. Por un lado, no oculta que su objetivo de fondo es tratar de arrebatarle el poder a la reconciliada dupla Manzur-Jaldo en las próximas elecciones provinciales, dentro de dos años. Además, el aliado al PRO no cuenta con la mayoría en el Concejo Deliberante local, y una mudanza a Buenos Aires puede significarle un costo muy alto: el bloque justicialista no tardaría mucho tiempo en tomar el control del municipio. Para completar, una “testimonial” implicaría un doblete para Alfaro: él mantendría el poder en la Intendencia y, a la vez, su esposa pasaría a formar parte de la Cámara Alta.

Alfaro recibe a Bullrich, en una visita a San Miguel de Tucumán.

Uno de los principales interrogantes de cara al 14 de noviembre es si el “elegido” de Rodríguez Larreta podrá convencer a los votantes anti-peronistas, que sustentan buena parte del electorado de Juntos por el Cambio. En las PASO, Alfaro consiguió el 40% de los 340.000 sufragios que cosechó en total la coalición opositora mediante sus tres listas. Y corre cierto riesgo de que algunos de esos ciudadanos se refugien en un postulante no identificado con el justicialismo, como puede ser el republicano Ricardo Bussi, hijo del fallecido represor Antonio Domingo Bussi. Quizás esta eventual “sangría” no impida que Alfaro se quede con la banca por la minoría, pero puede afectar su meta de colocarse como referente de la oposición de cara a 2023.

En las generales, el intendente de la capital tucumana hará dupla con Roberto Sánchez, actual jefe municipal de la ciudad de Concepción, quien se quedó con la cabeza de lista de candidatos a diputado nacional en las internas de JxC. Ex corredor de rally y empresario agrícola de profesión, el tocayo del recordado Sandro será quien aporte la “pata radical” a la lista de Juntos por el Cambio en la provincia de Manzur.

Con este armado, la coalición opositora buscará dar la sorpresa en Tucumán, luego de unas PASO en las que reunió el 35% de los votos, contra el 50% que consiguió el Frente de Todos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?