La polémica decisión del Gobierno que genera cada vez más rechazo

La polémica decisión del Gobierno que genera cada vez más rechazo

Después de las PASO, el Gobierno nacional decidió flexibilizar casi todas las restricciones por la pandemia. Hay una que sigue vigente y afecta a los chicos: el uso obligatorio del barbijo en los colegios. Grupos de padres vienen reclamando su anulación. En muchos países se levantó esa medida

Horacio Alonso

Horacio Alonso

El Gobierno nacional tiene una difícil relación con la pandemia. Después de un inicio acertado, al establecer medidas tempranas de aislamiento, cuando poco se sabía sobre el coronavirus, en marzo del 2020, le siguió una serie de encontronazos con la información que surgía de la experiencia internacional. La larga la lista de episodios que encajan en esta categoría es conocida. Casi ninguna decisión estuvo fuera de la polémica y sus resultados negativos confirmaron que eran equivocadas. Tras más de un año y medio de convivir con el covid, parece mantenerse esa tendencia.

El tema de la vacunación para menores de 12 años con la vacuna china Sinopharm es una muestra de ese empecinamiento en hacer la cosas de manera diferente al resto de casi todo el mundo. Otro de los ejemplos es lo que sucede con la utilización de los barbijos en los colegios.

En Argentina sigue siendo obligatorio su uso en las aulas, en todos los niveles, desde inicial a secundario. Esta decisión fue tomada en su momento y, pese a los pedidos de entidades de pediatría, profesionales, de los grupos de padres organizados, se mantiene a rajatabla, a contramano de lo que muestra la experiencia internacional.

 

Con la misma rigidez mostrada para el cierre de los colegios, en la última parte del 2020 y comienzo de este año, con una vuelta a clases presenciales lenta, desigual y parcial, se insiste ahora en continuar esa restricción sosteniendo un protocolo elaborado cuando no abundaba información y se estaba en picos de contagios, ocupación hospitalaria y muertes.

Se viene reclamando una flexibilización de esa norma por dos motivos. El principal, la experiencia de otros países que transitaron el coronavirus antes que la Argentina que fue generando información que mostraba que el uso de barbijos en menores era innecesario y, por el contrario, era contraproducente en materia de salud.

La otra causa la mejora de la situación sanitaria general que permitió la apertura de casi todas las actividades, desde boliche nocturnos, espectáculos, shoppings, gastronomía y demás.

Después de las PASO, el Gobierno nacional parece haber decretado el final de la pandemia aunque se olvido de que en los colegios se sigue actuando como en 2020. La discusión puede abrir un debate teórico interminable, pero no hay nada más contundente que la evidencia. Países que han manejado mejor la lucha contra el covid que la Argentina, de los cuales es necesario aprender y no pelearse, han decidido dejar de usar tapabocas en los colegios. 

Los grupos de padres organizados recopilaron datos de lo que sucede en el mundo sobre este tema. En la mayoría de las escuelas de Europa nunca fue obligatorio el uso de barbijos en el nivel inicial, en línea con las recomendaciones de la OMS. En Argentina, en distritos que han tomado una postura diferente a la del Gobierno nacional, incluso ahora se maneja con protocolos ambiguos, según informan los grupos de padres. Es el caso de la Ciudad de Buenos Aires.

Países como Inglaterra, Holanda, Austria, Islandia, Dinamarca, Suecia, Noruega y Gales, no exigen barbijos en ningún nivel educativo. Algunos lo eliminaron, recientemente, para el secundario. Sólo en algunos cantones suizos se mantiene para mayores de 12 años.

En Escocia e Irlanda los alumnos de primaria e inicial no deben usarlos. Incluso, autoridades irlandesas expresaron su preocupación por los efectos nocivos de su utilización en el desarrollo del lenguaje. Portugal es otro caso en el que los alumnos menores de 10 años no deben usar tapabocas.

En Francia se utilizaron parámetros sanitarios. En distritos de circulación viral, durante al menos cinco días, menor a 50 casos cada 100.000 habitantes, no se utiliza. Siguiendo esta relación, en CABA se tendría que haber eliminado en junio. En Alemania se avanzó en su eliminación. Autoridades de Berlín resaltaron, también, que el uso extendido de mascarillas tienen un impacto negativo en el habla. 

Estados Unidos está envuelto en una polémica y cada estado adopta una posición diferente. Algunos ya establecieron el no uso de este tipo de protección. En Uruguay, un país próximo y que fue destacado mundialmente por el manejo de la pandemia, dejó de ser obligatorio el uso para menores de 12 años desde mayo pasado. Israel es otro ejemplo en ese sentido.

Esta es la tendencia a nivel mundial de lo que viene sucediendo con la utilización de barbijos en los colegios y está claro que su flexibilización no provocó aumento de los contagios. Mientras en Argentina se incentiva desde el Gobierno nacional el fin del uso de barbijos al aire libre y en otras circunstancias, coincidentemente con el mal resultado electoral de las PASO, los chicos, en los colegios, parecen haber sido olvidados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?