Monzó, autocrítico: "Hay que armar un equipo y no un rejunte como hicimos la otra vez"

Monzó, autocrítico: "Hay que armar un equipo y no un rejunte como hicimos la otra vez"

El ex presidente de la Cámara de Diputados durante la gestión de Mauricio Macri reconoció errores en la gestación de Cambiemos y se perfila para una nueva etapa en la que buscará conformar una propuesta alejada tanto de Macri como de Cristina Kirchner.

MDZ Política

MDZ Política

Emilio Monzó no realizaba apariciones públicas desde diciembre de 2019, cuando culminó su mandato como presidente de la Cámara de Diputados, en la que tanto oficialistas como opositores lo reconocieron como un "dialoguista" y al cual le destacaron la capacidad de acercar posiciones. 

Eso mismo hizo en 2015 cuando fue parte fundamental del armado de Cambiemos, ya que fue en su departamento que se terminó de gestar la coalición en una reunión de la cual participaron Mauricio Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz.

Ahora, en una entrevista brindada al diario Infobae, reconoció errores en ese armado, pero fue más allá y aceptó que incluso el enfoque de la propuesta fue equivocado.

En primera instancia analizó su relación con Macri, que no terminó de la mejor manera. En ese sentido, destacó: "Compartimos un gobierno con visiones distintas de cómo había que llevar adelante principalmente los acuerdos políticos, y esa diferencia después se transformó, producto de la tensión que es gobernar, en una diferencia hasta personal. Si él guarda rencores, yo eso no lo puedo resolver".

Luego, en un balance general de los cuatro años de gobierno, Monzó consideró que hubo cosas positivas y otras que "no volvería a repetir".

"A la gente lo único que le importaba era un triunfo contra el kirchnerismo, las circunstancias hoy son distintas, ya tuvo uno la experiencia y creo que no me gustaría volver a repetir un gobierno con las mismas características que el anterior", añadió pensando de cara al futuro electoral.

Siempre en un tono moderado que lo caracteriza, Monzó insistió en buscar el camino central entre las dos posturas antagónicas que dividen al país hace años, como lo son el kirchnerismo y el macrismo.

De todas formas, reconoció que la "centralidad" no es redituable, aunque lo consideró un fenómeno mundial.

"No paga bien en ningún lugar del mundo. La grieta es tendencia, y esto también tiene que ver con el ritmo de los medios de comunicación. No es que son responsables, pero el ritmo tiene un vértigo. En la Argentina estamos hace 20 días en modo campaña electoral cuando la Argentina está destrozada".

Por otra parte, analizó el liderazgo de Alberto Fernández y si bien recalcó que el liderazgo del Presidente estuvo más marcado durante la gestión de Macri, dijo no tener dudas de que quien gobierna es Fernández y no la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

"No tengo ninguna duda que tiene más peso el Presidente de la Nación en las decisiones", aseguró.

Por último, y consultado acerca de si tanto Macri como Cristina debieran dar un paso al costado para liberar el camino a una renovación política, su respuesta fue tajante: "Para mi sí".

"Nos cuesta en Argentina, y ahí apuesto para lo que viene, el cambio generacional, el momento en que la generación de la democracia tenga que gobernar nuestro país", cerró.

Fuente: Infobae.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?