Primeras imágenes del naufragio: el desempleo ya agobia a Mendoza

Primeras imágenes del naufragio: el desempleo ya agobia a Mendoza

Casi la mitad de la población del Gran Mendoza tiene problemas de empleo. Las mujeres jóvenes son las más afectadas. Pero la foto es vieja: solo se midió hasta marzo, sin contar la parte más dura de la cuarentena. No hay plan a la vista.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

La camioneta era el lujo tras décadas de trabajo como comerciante. Ahora, es la herramienta para las changas. “Fletero soy”, explicó a MDZ un “ex” emprendedor que ahora usa la “chata” para trasladar muebles. Comercios cerrados. Trabajadores reconvertidos. Especialistas en oficios reconvertidos en changarines. Y nuevos desocupados, muchos desocupados. Mendoza comienza a vivir las primeras imágenes de un naufragio global que puede pegar más duro en la provincia y el país.

Ayer el INDEC difundió los datos de desempleo y esa información es apenas una cuña de la realidad. Es que solo incluye 15 días de crisis aguda por la pandemia. Así y todo, casi la mitad de la población activa tiene problemas de empleo.

En el Gran Mendoza el desempleo afecta a 50 mil personas (el 9,8% de la población activa). Pero además hay 132 personas que decían tener empleo pero buscaban otro para poder mantenerse y otras 82 mil subempleadas. En total en el Área Metropolitana había hasta marzo 262 mil personas con problemas laborales. Allí hay que tener en cuenta, además, el laxo criterio que se usa para considerar a una persona como “empleada” y tampoco tiene en cuenta al desempleo en áreas rurales o periféricas al núcleo urbano.

Pero es una imagen vieja. Luego de que el Indec midiera la desocupación vinieron tres meses de cuarentena, cierre obligado de todas las actividades y un golpe económico inconmensurable aún para las familias, las empresas y el propio Estado. En Mendoza se potencia el problema por la falta de red. Hasta ahora el Gobierno solo ha dado respuesta con asistencia alimentaria de emergencia, pero no hay plan de sostenimiento o reimpulso económico. Menos en el área más sensible: los jóvenes.

Las desocupación afecta al 20% de las mujeres de hasta 29 años. Es la foto más dramática de la realidad social. Muchas madres jóvenes no tienen empleo. En el caso de los hombres, el desempleo joven afecta al 14,5%. Nuevamente: es una foto vieja y la realidad es más dramática. Pero además en Mendoza hay demoras en la llegada de asistencia de emergencia: nunca se aplicó la tarjeta alimentar, los destinatarios del IFE también tienen problemas y no hay plan que aborde las situaciones de supervivencia. 

Mendoza vivió ya situaciones similares. En 2002, con la crisis económica aguda, hubo un enorme crecimiento de la pobreza, la marginación y el desempleo. La diferencia es que allí había un horizonte de recuperación mayor. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?