Suarez y De Pedro intentaron negociar el Presupuesto 2020

Suarez y De Pedro intentaron negociar el Presupuesto 2020

La conversación se produjo cerca de las 22 y, según el oficialismo, fue infructuosa porque el ministro del interior confirmó que el PJ no iba a apoyar el endeudamiento. En cambio, desde el bloque de diputados justicialistas dijeron que había "buena voluntad" de la Nación.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Una conversación telefónica entre el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, y el gobernador Rodolfo Suarez, marcó el destino del tratamiento del Presupuesto 2020 en la Cámara de Diputados.

La charla entre De Pedro y Suarez se produjo anoche cerca de las 22 y fue confirmada tanto por fuentes del oficialismo como del bloque de diputados del PJ.

Esta charla demuestra que el gobierno de Alberto Fernández intervino directamente en el tratamiento de la pauta de gastos de Mendoza. Aunque hay dos versiones contrapuestas sobre el sentido de esa participación. 

Según los radicales, el funcionario nacional adelantó que el PJ no iba a ayudar con el pedido de financiamiento del Gobierno provincial. 

Una fuente del justicialismo dijo, en cambio, que el PJ quería facilitar la sanción del presupuesto con parte del endeudamiento solicitado. "Había buena voluntad de la Nación y Wado de Pedro habló directamente con el Rody", aseguró la fuente consultada.

Lejos de esta versión, según los discípulos de Suarez, el ministro del Interior incluso cambió la postura negociadora de los intendentes peronistas, quienes eran proclives a aprobar el endeudamiento, y resolvió la puja interna del PJ a favor del kirchnerismo puro, que siempre rechazó la deuda en dólares

"De Pedro les pegó una apretada a los intendentes y dijo que no había margen para no votar con La Cámpora", aseguró una fuente oficialista, tras reconocer el diálogo entre el funcionario de Alberto Fernández y el gobernador en medio del debate del presupuesto en la Legislatura provincial.

También hubo quienes sugirieron que el Gobierno Nacional, como publicó MDZ, habría buscado negociar algo diferente al presupuesto local: la aprobación de la UCR para Daniel Rafecas como procurador de la Nación.

Discusiones en el recinto

Algunos síntomas de que el PJ tenía la expectativa de que hubiera una intervención de la Nación quedaron a la vista en la sesión de Diputados.

En este sentido, pasadas las 20 de ayer, en uno de los numerosos cuartos intermedios de la sesión, se la vio a la diputada peronista Cristina Pérez haciendo gestos de disconformidad en el medio del recinto.

Pérez (ex esposa del ex intendente de San Martín Jorge Gimenez), había interrumpido la alocución del radical Jorge López, miembro informante de la UCR respecto del presupuesto, para evitar el desenlace que se veía venir. Después se la notó nerviosa en el parate. 

"¿A estos boludos no los llaman por teléfono?", decían en ese momento en la bancada del PJ. Esperaban que el gobernador fuera quien ordenara parar la sesión para reiniciar la negociación, en virtud de la inminente charla con De Pedro, que hasta entonces no se había producido."Se iba a dar esa conversación y después se dio", aseguró un justicialista.

Otro de los legisladores justicialistas a quien se lo vio muy activo en los cuartos intermedios fue Helio Perviú, quien forma parte del kirchnerismo puro. Pero esa negociación tampoco sirvió.

"Nos pedían un cuarto intermedio hasta el jueves de la semana que viene, pero eso no cambiaba nada. Sólo querían dilatar todo, después de dos meses y medio de discusión", explicaron en el bloque radical.

"Mandaron a votar cuando les estábamos diciendo que podían tener el presupuesto y el roll over, y discutir dentro de dos meses la deuda. Un papelón", retrucó una fuente del peronismo.

Último intento

Mucho más tarde (después de las 3 AM) se precipitó la votación del Presupuesto en Diputados. Aunque incluso luego de que se aprobara la pauta en general, según el radicalismo, hubo otro intento oficialista de atenuar el impacto de la eliminación del endeudamiento en la votación en particular.

"Ofrecimos un cuarto intermedio para discutir el capítulo cinco (endeudamiento), pero estaban cerrados y decían a todo que no", dijo un radical. 

Tal vez la única chance de avanzar por ese lado hubiera sido que el radicalismo aceptara el despacho alternativo del justicialismo, que al menos concedía el roll over y dilataba el pago de las deudas por 6.500 millones de pesos que vencen este año. 

Pero esa variante fue desechada porque podía implicar que se aprobaran condiciones para la renegociación de deudas que la UCR consideraba "bochornosas". Entre ellas, tasas que no se pueden conseguir y plazos cortos para devolver el dinero.

El Presupuesto 2020 pasa ahora al Senado, pero para el grueso del oficialismo, a pesar del optimismo del propio vicegobernador Mario Abed, hay pocas esperanzas de que algo cambie en la revisión del proyecto.

"No veo chances. Bah, por ahí recapacita La Cámpora y cambia su opinión", expresaron en la UCR. Y agregaron: "Aceptaríamos un presupuesto con cualquier mejora".
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?