Hartazgo de un empresario mendocino al que le robaron tres veces en una semana

Hartazgo de un empresario mendocino al que le robaron tres veces en una semana

El local de la víctima se encuentra sobre la Costanera y ya ha sido asaltado más de cinco veces en el último tiempo.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

En la madrugada de este miércoles el local de Prolube (dedicado al servicio y mantenimiento en general de los automotores), ubicado en Costanera y Brasil, sufrió un nuevo hecho delictivo. Se trata del tercer robo en una semana en ese lugar, aunque el accionar de los ladrones también hizo estragos semanas antes en otras sucursales. Los delincuentes ahora se llevaron una computadora y algunos materiales de trabajo. El hecho generó el enojo de Martín Lerdón, CEO y fundador de la empresa, quién se manifestó en las redes sociales.

La víctima escribió en Instagram: "Somos una de las empresas mendocinas de mayor crecimiento en los últimos 3 años y somos noticia nuevamente, no precisamente por nuestra dedicación y labor". 

"No vamos a pedir. Exigimos atención y acción", explicó el damnificado, que se preguntó:"¿Qué vamos a esperar?¿Que nos maten a alguien del staff por dinero o un televisor?".

La inseguridad que sufren los vecinos de la zona también ha generado reiterados robos en Prolube Costanera en un lapso corto de tiempo -7 días -, lo que significará para la empresa una inversión de aproximadamente $2.000.000 extra en seguridad.

Además, Lerdón dejó un duro mensaje: "Así es que rajan a las empresas que apuestan a este país, esas que generan trabajo genuino, pagan impuestos para que los fondos sean utilizados en obras visuales y poder cargarse un par de votos, financiar campañas políticas y sacarse la foto con gente humilde cuando estamos próximo a una elección". 

Según explicaron desde la empresa, en este último hecho los ladrones intentaron descolgar los televisores del local, pero no lo lograron. Debido a las precauciones tomadas luego de los episodios previos, las cajas estaban vacías en esta oportunidad. Sin embargo, los daños ocasionados en la infraestructura significan una importante suma de dinero.

"No hay otra sensación que la de resignación. Estamos indignados, resignados, ya no sabemos qué pensar. Ahora solamente queda seguir trabajando y seguir adelante como se pueda, hay familias que dependen de nosotros y hay que darles de comer. Tenemos que seguir adelante" expresó Pablo Iranzo, uno de los dueños del local. 

 

Por último, Lerdón lanzó un contundente pedido: "Basta de cordones amarillos para recaudar con tránsito, basta de ciclovías, basta de hacer siempre lo mismo. NECESITAMOS SEGURIDAD". Desde la empresa informaron en un comunicado que los cordones pintados de color amarillo en las inmediaciones, redujeron en un 30% el flujo vehicular del mismo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?