Desbaratan un "call center del crimen" con varias chicas de 18 años

Desbaratan un "call center del crimen" con varias chicas de 18 años

La Policía brasileña acaba de desarticular a una banda de San Pablo que poseía un call center desde donde se realizaban cientos de llamados. El sistema era tan perfecto que hasta había "musiquita de espera", para simular que se estaba concretando una operación bancaria real. Pero eran todas estafas.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La Policía Civil del estado de San Pablo desbarató recientemente una organización que había instalado un verdadero "call center del crimen", en el que jovencitas trabajaban llamando a personas con la finalidad de concretar estafas. Las detenidas son cuatro muchachas que fueron sorprendidas en el barrio de Perus, en el norte de la ciudad.

La estrategia de las chicas -que tienen entre 18 y 20 años- era fingir que trabajaban en instituciones financieras. Desde la central clandestina que habían construido, se contactaban con personas para informarles que había movimientos extraños en sus tarjetas de crédito y que tenían que verificar si esos clientes eran los responsables.

Enviaban cadetes para que uno les entregara la tarjeta de crédito

Con esa estratagema -y ante la alarma de los usuarios-, las mujeres conseguían que quien estaba del otro lado compartiera su información bancaria e incluso enviara su firma por celular. Después, las "telemarketers" avisaban que iban a enviar a un cadete para que retirara la tarjeta de crédito, ya que "era preciso reemplazarla por otra". 

Hecho eso, las delincuentes ya poseían el plástico y las claves para comprar lo que quisieran. Los medios brasileños detallan que el truco estaba tan bien diseñado que hasta había "musiquita de espera" en el teléfono para dar la impresión de que se trataba de una oficina de atención al cliente real. 

Otro rubro en alza: los estafadores románticos

Otro rubro en alza es el de los "estafadores románticos", individuos que generan una relación de confianza y enamoramiento y a partir de ello consiguen quitarle dinero a sus víctimas. Se estima que, en el primer semestre de 2021, este tipo de delincuentes consiguió más de 133 millones de dólares sólo en los Estados Unidos.

Las "estafas románticas" son otro rubro en alza.

El Centro de Denuncias de Delitos en Internet (IC3) del FBI ha recibido más de 1.800 denuncias desde comienzo de año. Generalmente, las personas estafadas conocieron a sus victimarios en sitios de citas, donde un flirteo se fue transformando en una supuesta invitación a "invertir". 

Al mecanismo anterior se le suma ahora la presencia de operaciones en criptomonedas, lo que dificulta el rastreo de los fondos y sus operadores. Una vez que el enamorado pone la plata, no la ve nunca más. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?