Caso Viviana Luna: imputaron al adiestrador de perros "estrella" porque habría manipulado evidencia

Caso Viviana Luna: imputaron al adiestrador de perros "estrella" porque habría manipulado evidencia

El adiestrador de perros Marcos Herrero fue imputado esta mañana por la Justicia de Mendoza. El hombre contratado por la familia de Viviana Luna está acusado de manipular evidencia y la Policía lo fue a buscar a Río Negro, donde reside. Justo hoy se cumplen cinco años de la desaparición de la mujer.

Gabriela Guilló y Facundo García

En un giro casi cinematográfico, el adiestrador de perros Marcos Herrero fue imputado en la mañana de este martes por falsa denuncia, falso testimonio, encubrimiento y usurpación de títulos y honores. Básicamente, lo acusan de haber manipulado evidencia en la causa que investiga la desaparición de Viviana Luna en Potrerillos (Mendoza). Para el Ministerio Público local, la investigación cuenta con importantes pruebas en su contra; aunque también hay quienes defienden al acusado.

Herrero -que prefirió no declarar- fue detenido en Viedma (Río Negro) por orden de las autoridades mendocinas. El domingo llegó a la provincia y este martes el fiscal formalizó la imputación en su contra.

"Tenemos testimonios y audios que nos confirman que 'plantó' pruebas. Pero además, partes óseas del mismo cuerpo que supuestamente halló el imputado en Potrerillos fueron encontrados en otro de sus rastrillajes, en Santa Cruz; lo que sugiere que el material fue transportado por el señor Herrero", consideró el fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo.

"Una vecina dijo que le tiraron huesos en el patio"

"Esto empezó cuando Herrero comunicó que en un hotel abandonado de Potrerillos -que había sido rastrillado anteriormente- había encontrado unos huesos. Uno ya tiene cierto olfato y ya entonces había cosas que no nos cerraban", recordó a su turno el fiscal Gustavo Pirrello

"Durante el allanamiento en su casa de Viedma, además, una vecina de Herrero llamó a la Policía avisando que mientras los efectivos hacían el procedimiento alguien le habían tirado huesos en su patio. Esa evidencia ya está acá en la provincia y será examinada", sumó Pirrello

Su colega Guzzo informó además que si bien existían sospechas sobre las tareas del rastreador en otras jurisdicciones, "hasta ahora nadie había podido obtener pruebas científicas, como las que conseguimos gracias a la gente del Laboratorio de Huellas Genéticas de Mendoza". Y recalcó: "Existe una posibilidad de que ante la contundencia de la prueba esto pueda terminar con un juicio abreviado".

Desde la fiscalía se adelantó que puede haber más personas involucradas en el delito. Es más: la familia de Viviana Luna podría hacer una denuncia en caso de que considere que existió una estafa, ya que Herrero cobró dinero por su "operativo". 

Contratado

El rastreador fue contratado por la familia de Viviana Luna -a cambio de 150 mil pesos- para complementar la búsqueda de la mujer que desde 2016 realizaba la Justicia. El patagónico, que había sido cuestionado en otros resonantes casos en los que intervino, halló, a poco de comenzar el rastrillaje, restos óseos en una propiedad abandonada de Potrerillos (Luján de Cuyo) que había sido inspeccionada por los pesquisas.

Si bien esto llamó la atención de los investigadores, las sospechas cayeron sobre Herrero luego de que se comprobara que eran restos quemados de un hombre. Esta situación, casi calcada, se dio meses atrás con el mismo rastreador, pero en Santa Cruz.

Luna fue vista por última vez hace exactamente cinco años.

En la provincia sureña participó en la búsqueda de Marcela López, la hotelera de 61 años que desapareció el 22 de julio. Herrero afirmó haber encontrado un maxilar en el terreno de José Luis Balado, expareja de la mujer. Los restos tenían las mismas características que los del caso Luna: estaban quemados.

Otro elemento que también llamó la atención de los investigadores es que en ambos rastrillajes aparecieron notas. En el de Luna, los papeles tenían escritos varios nombres de personalidades y una posible relación con un caso de trata de personas. En el de López, el papel decía que la mujer estaba enterrada en una chacra.

Una de las notas que Herrero dijo haber hallado en Potrerillos.

Desde la Justicia mendocina, además, confirmaron que Herrero no se encuentra autorizado para realizar tareas de rastrillajes, ya que no cuenta con la homologación oficial requerida para este tipo de labor.

La familia junta fondos

En vistas de todo lo anterior, la familia de Herrero está buscando ayuda para costear su defensa legal. La hija publicó en las redes un mensaje en el que expresó: “por favor, necesitamos de su colaboración para juntar $ 150.000 para pagar al abogado que va a representar a mi papá en la provincia de Mendoza". 

Por su parte, el abogado del rastreador acusado, Mauricio Cardelo, comunicó que su defendido estaba enojado por la forma en que se produjo el allanamiento en su casa de Viedma. "Sin embargo él está bien, aunque nervioso. Ayer hablamos y me manifestó su sorpresa, porque me describe cómo fue su accionar y repite que no hubo nada raro", relató. 

La desaparición de Viviana

Viviana Luna fue vista por última vez el 7 de diciembre de 2016. Había salido de su casa casa con destino a una entrevista de trabajo y  nunca regresó.

Un testigo señaló que la vio en un kiosco comprando una gaseosa. Cuando partió de ese local, afirman que miró hacia atrás mientras caminaba al lado de la ruta, como si quisiera asegurarse de que no la seguían. Desde ese momento y a pesar de los innumerables operativos y rastrillajes en la zona, no se sabe qué pasó con la mujer.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?