Mala praxis vial: los aplazados del volante dan paso a los conductores del futuro

Mala praxis vial: los aplazados del volante dan paso a los conductores del futuro

En el #Wok de hoy: Los conductores no acusan recibo de las estadísticas fatales que los medios difundimos periódicamente (sólo en la última semana, hubo 9 muertos en calles y rutas de la provincia) + Tampoco parece afectarlos las multas recurrentes ni los controles policiales + Las simbólicas estrellas amarillas se multiplican en todo el país para recordarnos que no somos eternos + La única esperanza de cambio no está puesta en los candidatos ni en los funcionarios de turno, sí en las aulas de cada escuela donde se están formateando los conductores del futuro. 

[ Maridaje / Musicaliza esta columna Silver Maple con The Salesman ]

Si algo está a la vista es que a los conductores no nos conmueven las tremendas estadísticas del tránsito. Puede que a veces nos impacte la muerte de un joven, un familiar, o el haber sido testigo casual de un incidente violento, pero nada de eso altera la forma de manejar -y manejarnos-, lo que queda patentizado en la creciente cantidad de multas, los secuestros de vehículos y carnets y, especialmente, de víctimas fatales. 

Repasemos. A diario fallecen, producto de incidentes de tránsito, un promedio de 20 personas en todo el país. El 2018 cerró con 7.724 muertos, según el registro de la ong Luchemos por la vida, que lleva un registro más exhaustivo que el oficial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial que concluyó con 5.472 bajas. Este último sólo incluye los decesos en el lugar del hecho y lo producidos hasta 30 días después. 

fuente: luchemos por la vida

Para el primer reporte, Mendoza tuvo 327 bajas el año pasado, en tanto que para la Agencia Nacional de Seguridad Vial la cifra fue de 209, siendo la primera causa de muerte en menores de 35 años y la tercera sobre el total de la población. Sólo en la última semana, en la provincia murieron por accidentes de tránsito 9 personas (5 mujeres y 4 hombres).

Una persona menos, una estrella más

Se podrá diferir en algunos números, pero no hay que olvidar que se trata de personas que exceden toda estadística y que reflejan un problema social que todavía no alarma lo suficiente. Quienes así lo entienden son los familiares y amigos de la víctimas que simbolizan cada pérdida pintando en el lugar de la tragedia una estrella amarilla. Un símbolo ineludible para que todos seamos conscientes de si vamos a mayor velocidad de la permitida, tomamos más de los permitidos 0,5 mg por litro de sangre o tenemos el vehículo en condiciones.

Por mes, el grupo Estrellas Amarillas Mendoza pinta en calles y rutas de la provincia unas 20. “Cada estrella en el asfalto es una familia destruida”, reflexionan en su muro de Facebook como para que quede claro que no se trata de una acción “poética” sino de un gesto de sanación, de compromiso ciudadano para que otro no pase lo mismo que ellos.  

Hay algo de omnipotencia que impide a la mayoría bajar un cambio y facilitar la circulación en horarios y puntos complicados. Hace rato que Mendoza dejó de ser una gran aldea, pero se sigue manejando como si todavía lo fuera. Y los choques cotidianos así lo demuestran. También las multas a la orden del día: en lo que va del año, por día unos 500 mendocinos fueron sancionados.

Yo no fui

Esto de ser conscientes pero no modificar el manejo temerario tiene mucho de equívoco psicológico, de pensar que la muerte siempre es ajena y nunca me va a tocar a mí.  

Un estudio realizado por el Observatorio Vial de la Cecaitra, la cámara que nuclea a las empresas productoras de software vial, sostiene que 9 de cada 10 argentinos considera que los demás no respetan las normas de tránsito. Ahora, consultados cómo actúan ellos, la proporción se mantiene, pero al revés: 9 de cada 10 aseguran que sí las respetan.

En esa falsa autopercepción radica buena parte de nuestra pandemia vial. Para Facundo Jaime, vocero de Cecaitra, “describirse como respetuoso a las normas y tener una crítica negativa del resto, puede indicar que no asumimos nuestros errores al volante".

El caos de tránsito, los accidentes y los juicios, también tienen un fuerte impacto económico que supera -según estimación oficial- los U$S 10.000 millones anuales.

Para retomar el buen camino

Aunque hay que insistir fuertemente sobre quien hoy tiene un volante-arma entre las manos, no deja de ser un dato esperanzador que gracias a la Ley de Seguridad Vial de Mendoza, la 9024, hoy la Educación vial esté presente en todas las escuelas, en sus diferentes niveles y modalidades.

Para el capacitador vial Ramiro Parsi, “un adulto en nuestro país, tiene los mismos conocimientos viales que un niño de 10 años europeo”. 

Lo que en principio figuraba como una materia más, aislada del resto, tras una modificación en la normativa pasó a ser un contenido transversal que involucra a la comunidad educativa en su conjunto.

Los municipios también deben aportar su cuota de docencia y logística. Tienen que contar con un parque vial para la enseñanza práctica de la conducción, al que las escuelas puedan visitar para hacer sus primeros palotes en el manejo responsable. A su vez, los docentes cuentan con cursos virtuales dictados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

En función de que son los jóvenes el segmento más afectado por los accidentes e incidentes viales, la primera forma de protegerlos es educarlos para la prevención. Además de la educación en el ámbito formal de la escuela, hay sitios como www.conduciendoporlavida.com que contribuyen a aprender un poco más acerca de la conducción segura, además de brindar materiales y herramientas para trabajar con los estudiantes.

Actualmente los chicos diseñan campañas de prevención, hacen videos y afiches, debaten y comparten datos estadísticos para trabajar distintos frentes de la problemática. Y son los que en el día a día les ponen límites a sus padres cuando macanean al volante. 

La seguridad vial puede -y debe- vincularse con otras temáticas de la formación en un abordaje integral que siente las bases de un futuro conductor responsable. Alguien que, ante todo, cuide su vida y la de los demás. Y una garantía también de que las estrellas amarillas alguna vez sean parte del pasado.

.

Nada de esto cierra si, además de poner la lupa en los indolentes automovilistas, no se hace lo propio en los ciclistas que no llevan casco ni luces, los motociclistas que gambetean autos al mejor estilo Messi (4 de cada 10 muertos en la vía pública circulaban en moto) y los peatones imprudentes que cruzan en cualquier punto de la calle y en especial en ciertos puntos de los peligrosos accesos a la Ciudad. 

Un combo que amerita decir una vez más que la seguridad vial debe sostenerse como una política pública, militada no sólo por todo el arco político sino también por las asociaciones civiles y los medios de comunicación.

#Solapa

Revolución senior. El auge de la generación + 45, de Sebastián Campanario (Sudamericana, 192 páginas, $599)

  • ¿Sólo los jóvenes son creativos e innovadores? ¿Qué podrían hacer las empresas y los gobiernos para dejar de ver los años como un problema y aprovechar su potencial económico? ¿A qué edad, realmente, uno considera que los demás son viejos? Así como sucedió con el debate de género, crece la conciencia sobre el estigma de valores negativos atribuidos a la vida adulta. El advenimiento de los primeros millennials cincuentones no está lejos, así que las economías se están replanteando su relación con los mayores de esa edad. Sebastián Campanario cuenta de qué modo los +45 tendrán un lugar protagónico en los próximos años, y da las claves para deconstruir nuestros prejuicios etarios y entender los huracanes de cambio que estamos atravesando.
.

#ElResaltador

La soga

  • "¿Quién en su casa no tiene o no tuvo en algún momento la soga con las sábanas colgadas? Eso lo ves en las redes sociales. No lo ves en ningún otro medio de comunicación. Eso, forzado, termina siendo una lógica propia. La política está jugando ahí. Me parece que, en parte, porque las derechas entendieron eso: que todavía hay una distancia entre los ciertos movimientos progresistas, de izquierda, nacionales y populares o como se los quiera llamar, para comprender el fenómeno de las redes...Si el discurso mainstream no aprende a convivir o aunque sea a comprender o a mirar estos fenómenos marginales que están ocurriendo, esa olla a presión va a explotar".

[ Mariana Moyano, autora de Trolls S.A., la industria del odio en internet, en Infobae ]

#ALaCabeza

  • Tu poder político, charla a cargo de la psicóloga, empresaria y influencer Sol Echeverría en TEDxPuraVidaJoven. Esta profesional nacida en Costa Rica se enfoca en el desarrollo del capital humano y la consultoría en estrategia y el desarrollo de líderes.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?