Por qué Chile (de repente) explotó

Inseguridad, crisis hospitalaria, tarifas eléctricas, salario mínimo y jubilaciones bajas, deforestación y dificultad para acceder a una vivienda propia conforman el combo de problemas que -desde Chile afirman- "tiene raíces de décadas y  que los chilenos hemos ido callando". Y lo que puede llegar: el desabastecimiento.

Avatar del Mario Simonovich

Mario Simonovich

Las protestas en Chile ya dejaron 13 muertos.

télam

El lunes 14 de octubre, estudiantes del Instituto Nacional-una prestigiosa entidad educativa pública de Santiago- ante el reciente aumento del boleto del metro de 800 a 830 pesos chilenos (1,17 dólares)  alentaron a ingresar a los subtes sin pagar. No hubo un líder para esta acción, que tuvo una amplia repercusión en las redes y se repitió a lo largo de esa semana, sobre todo en los horarios pico.

El jueves 17, algunos grupos pasaron de la "evasión" (ingresar al metro sin pagar) a destruir los torniquetes de ingreso.  Y el viernes 18 se desató la escala de violencia que obligó a las autoridades a decretar estado de emergencia. Los viernes generalmente muchos  salen del trabajo antes y al estar colmada las estaciones de subte desde las 14 esto ayudó a calentar más la situación. ¿Por qué un aumento de solo 30 pesos chilenos ($2,4 argentinos) en el boleto estaba generando tanto descontrol.

"Ocurre que por primera vez desde 2010, al menos, no hubo un aumento del pasaje del metro tan exagerado como en esta ocasión. Y el error fue no tener en cuenta que el pasaje del transporte público históricamente ha subido de a 10 pesos, pero nunca de esta manera", afirma una fuente consultada. "Este aumento de 30 pesos significa mucho en el bolsillo de los trabajadores, sobre todo de aquellos que tienen el sueldo mínimo. Sumando el total de pasajes que se van acumulando en el mes, el incremento resulta grande". Y además señala que este aumento -que finalmente el Gobierno dio marcha atrás- es el detonante de un combo de problemas, acentuados en los últimos años por la desigualdad social: el aumento de la delincuencia, la dificultad para acceder a una vivienda propia, el endeudamiento para la compra de bienes de consumo, el alza de los servicios básicos, las pensiones de vejez que bordean los 150 dólares, el sueldo mínimo de unos 415 dólares y la educación pública de mala calidad. A esto se suma una crisis en los hospitales públicos, el destape de desfalcos millonarios de instituciones del Estado, como Carabineros y las Fuerzas Armadas, y además presuntos casos de corrupción entre Gobierno y empresarios.

Los comercios cerrados por el toque de queda en el centro de Santiago de Chile.

Uno por uno

Salario mínimo bajo. Es de 301.000 pesos (unos 458 dólares). La mitad de los trabajadores recibe un sueldo igual o inferior a los 562 dólares al mes, por lo que si se proyecta el precio del transporte público en una familia de bajos recusos, la realidad es que  tienen que pagar el 30% del ingreso mensual para ir al trabajo, señala un reciente análisis de BBC Mundo.

Incertidumbre por las jubilaciones. Al problema de bajos salarios en un país con alto costo de vida se le agrega el sistema de pensiones, que afecta a toda la clase trabajadora, ya que hasta el momento no se logró el objetivo de que un trabajador jubilado cobre el 80% de su último salario y constituye un problema a futuro sobre todo para ese 50% de la clase trabajadora con sueldo igual o inferior a los 562 dólares, ya que cuando se jubilen, entonces, percibirán un ingreso 20% menor al actual.  El bajo nivel de sueldos y salarios, la irregularidad de los aportes y los elevados gastos de administración de las AFP (sistema de jubilaciones en el vecino país) han impedido llevar con éxito el sistema de jubilaciones privadas en Chile. 

Desempleo y delincuencia. La desocupación se mantiene casi igual que hace un año (apenas bajó 0,1%) y es de 7,2%, según el Instituto Nacional de Estadística de Chile

Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas de Chiile.

En cuanto a la inseguridad, el porcentaje de hogares en el que uno o más integrantes fue víctima de robo o un intento de robo alcanzó el 40,6% en los últimos 6 meses, según informe de la fundación Paz Ciudadana). Hace un año llegaba al 61,3%, por lo que si bien disminuyó, aún se trata de elevadas cifras.

.

Link al informe.

Crisis en los hospitales públicos.  Profesionales de la salud denuncian recortes en el gasto público de ese sector. Si bien para el presupuesto 2020 se prevé un aumento de 5,7% para Salud, el año pasado este ítem venía en baja, ya que en el marco del plan de austeridad del gobierno de Sebastián Piñera se redujo el  presupuesto para esa área  aproximadamente en 126.303 millones de pesos chilenos, un 2% del total del presupuesto anual). Sin embargo, más allá de que se contemple aumentar el presupuesto para el próximo año es visible la situación crítica en algunos hospitales públicos: en Valparaíso, en al menos dos hospitales, denuncian escasez de medicamentos y de reactivos, camillas, jeringas, guantes quirúrgicos, incluso papel higiénico, entre otros insumos, que hasta han tenido que reciclar a riesgo de infecciones intrahospitalarias.

Aumento de la luz.  Hace poco  subió la tarifa 9,2% promedio, totalizando un alza anual de 19,7%, muy por encima de la inflación anual, que no llega al 2,3%. Juan Carlos Jobet, ministro de Energía, dijo que "hoy estamos viviendo los resultados de un partido que se jugó en 2014 (durante el gobierno de Michelle Bachelet), cuando los contratos de generación costaron bastante caros".

Deforestación y crisis del agua.  Otro de los problemas -en este caso histórico- que enfrenta Chile y del que acusan al gobierno de Piñera de hacer la vista gorda tiene que ver con el medio ambiente: el 76% del territorio chileno tiene problemas con el agua.  Cultivos echados a perder, miles de animales muertos, pastos perdidos y economías locales quebradas conformaron el panorama en los últimos años. Y científicos afirman que la clase política chilena no ha estado a la altura de las circunstancias para encarar soluciones concretas en este tema.

Desfalcos millonarios y presuntos casos de corrupción.  Más de un centenar de policías y militares están sujetos a indagaciones, procesamientos o condenas como parte de decenas de juicios que se llevan a cabo por malversación de fondos, fraudes, montajes, espionaje ilegal, torturas y apremios, alteración de informes, uso irregular de gastos reservados y actos de corrupción. Humberto Patricio Oviedo Arriagada, ex jefe del Ejército chileno entre marzo de 2014 y 2018, está procesado por fraude al Fisco por 4 mil 500 millones de pesos chilenos, y que da cuenta de una de las irregularidades cometidas en viajes al extranjero junto a su esposa.Otro ex jefe de la entidad castrense, el general retirado Juan Miguel Fuente-Alba, fue procesado por enriquecimiento ilícito y fraude al Fisco, por unos 3 mil 500 millones de pesos chilenos.

El problema del acceso a la vivienda. Según la Cámara Chilena de la Construcción, el precio de las viviendas aumentó 67,8% entre 2011 y 2019, mientras que en el mismo período la inflación subió 37,2% y  los ingresos, apenas 24,7%. Santiago es una de las ciudades del mundo donde comprar una vivienda es “severamente no alcanzable”. La misma calificación para otras ciudades chilenas, como  Temuco, Concepción, La Serena y Valparaíso. Esto ha llevado a que disminuyan los propietarios y aumenten los que alquilan viviendas, al punto que el porcentaje de propietarios ha bajado a niveles que no se veían en Chile desde los años 80. Y a la vez, esto ha llevado a que la cifra de inversionistas inmobiliarios haya crecido en los últimos años, debido a que un mayor número de personas buscan alquilar. El aumento del precio del terreno es el principal factor por el que se hace innaccesible una vivienda en Chile.

"Levantarse más temprano" y "Estamos en guerra". La  mala comunicación en momentos calientes también ha contribuido a esta crisis que vive Chile. En este caso, dos frases: una del presidente Piñera y la otra, del ministro de Economía Juan Andrés Fontaine.

El domingo último, cuando el presidente Piñera hizo el llamado a la unidad, horas después -tras recoger información de los grupos que aprovechan el descontento social para generar violencia,  y luego de reunirse con el general Iturriaga, jefe del orden público durante el Estado de Excepción en la Región Metropolitana, afirmó que "Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable",  En cambio, el general Javier Iturriaga dio un mensaje completamente distinto y hasta en tono de humor: "Yo soy un hombre feliz, no estoy en guerra con nadie".

Sin embargo las palabras que realmente cayeron mal en la opinión pública  -según fuentes consultadas - fueron las del ministro de Economía Juan Andrés Fontaine, cuando se anunció la suba del boleto del Metro: propuso, para aliviar el bolsillo del consumidor, que la gente se levante más temprano para viajar y así beneficiarse de una tarifa más baja que en horas pico:

"Quien madrugue puede ser beneficiado con una tarifa más baja".

Además de esto, cuestionamientos en contratos del Estado con firmas como Farmacias Ahumada (FASA), Cruz Verde y Salcobrand.

Preocupación

Comercio en Santiago de Chile

Sobre los saqueos, las primeras víctimas fueron las grandes marcas, lo que en sí constituye un ataque contra el empresariado, pero el domingo los grupos violentos empezaron ataque a feriantes, gente que vende frutas, y también a casas particulares.

Este escenario lleva a que muchos comercios permanezcan cerrados hasta que se normalice la situación. También es cierto que a la hora de ir al súper o a los almacenes  -y ante el temor de que la situación se agrave- hay familias haciendo compras para meses.

Hay largas colas en los súper chilenos.

Otro problema que puede agravarse con el correr de los días, estiman en Chile,  es que crezca el nivel de agresividad en la represión, por el desgaste emocional de las fuerzas de seguridad. 

No solo ha sido el frustrado aumento del subte en Santiago. Lo que está pasando tiene raíces de décadas de problemas que los chilenos han ido callando.

Piñera anunció seis medidas que a Chile le saldrá US$ 1.200 millones

En la noche del martes, Sebastián Piñera anunció un paquete de medidas, de las cuales se destacan las siguientes:

Pensiones: Suba inmediata del 20% de la Pensión Básica Solidaria, lo que beneficiará a 590 mil pensionados. Aumento inmediato de 20% en el Aporte Previsional Solidario, lo que beneficiará a 945 mil pensionados. Aumento adicional de las pensiones básicas y los aportes previsionales solidarios, durante los años 2021 y 2022, para los pensionados mayores de 75 años. Aportes de recursos fiscales para complementar el ahorro previsional de la clase media y las mujeres que trabajan y cotizan, para incrementar sus pensiones al momento de la jubilación, lo que favorecerá a 500 mil trabajadores.

Salud. Entre otros, la creación de un seguro que cubra parte del gasto en medicamentos de las familias chilenas, no cubierto por programas como el GES o la Ley Ricarte Soto.Ampliación del convenio del Fondo Nacional de Salud (Fonasa)con farmacias para reducir el precio de los medicamentos, lo que beneficiará a más de 12 millones de personas.

Creación de un Ingreso Mínimo Garantizado de $ 350 mil (alrededor de 28.000 pesos de Argentina) para todos los trabajadores con jornada completa que complementan el salario de los trabajadores a jornada completa, cuando sea inferior a los $ 350 mil. Este beneficio se aplicará en forma proporcional a los menores de 15 y mayores de 65 años.

Tarifas eléctricas. Implementar un mecanismo de estabilización de las tarifas eléctricas, lo que permitirá anular el reciente aumento de la electricidad, retrotrayendo el valor de las tarifas eléctricas al nivel del primer semestre de este año.

Subir los impuestos a los que más ganan. Creación de un nuevo tramo en el Impuesto Global Complementario de 40% para las rentas superiores a 8 millones mensuales, lo que aumentará la recaudación tributaria en US 160 MM.

Bajar sueldos de funcionarios y legisladores. Reducción de las dietas de los parlamentarios y altos sueldos de la administración pública y reducción en el número de los parlamentarios y limitación de las reelecciones.

El costo de éstas y todas las medidas anunciadas anoche por Piñera, según el  ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, se estima en 1.200 millones de dólares

Medidas de Piñera:  más información.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?