Suarez definirá quién lo acompañará en la fórmula

Alfredo Cornejo cederá la última palabra al intendente de la Capital. Mario Abed sigue en carrera, a pesar de que padece "intendinitis" y retrocedió algunas posiciones esta semana al dejar a la vista que le gustaría tener otro mandato en Junín. Además, el precandidato a gobernador es más permeable que Cornejo a los planteos para que el puesto quede en manos de una mujer. El cornejismo, por otro lado, amenaza a De Marchi con "una candidatura fuerte" para la intendencia de Luján.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Cornejo y suarez: habrá un gesto del gobernador para empoderar a su candidato.

Pachy Reynoso/MDZ

Alfredo Cornejo ha depositado en Rodolfo Suarez la atribución de definir quién será su "compañero o compañera" de fórmula para la gobernación, aunque la elección va a demorar "un tiempo más" y sigue el pulso de la presión interna para que el actual intendente de Capital se incline por una mujer.

Si fuera por el gobernador actual, el cargo ya tendría nombre: Mario Abed. Esta nominación atravesó una tormenta pasajera durante la semana que termina, debido a que el intendente de Junín dejó a la vista que le gustaría seguir en su cargo un periodo más, si la Corte habilita a competir a sus colegas del PJ.

Abed asimiló la cautelar del peronismo como una oportunidad personal. "Si sale bien la cautelar, me dejan el micro en la puerta", afirmó públicamente. Esas palabras le cayeron literalmente "como el culo" a Cornejo, quien libra una batalla a todo o nada para frenar la reelección de los intendentes.

Sin embargo, Cornejo tiene una mirada piadosa sobre Abed y su apego al cargo de intendente, aunque lo considere exagerado. Pesan más en la balanza, en cambio, el aporte que cree que puede hacerle a la fórmula radical y fundamentalmente su buena imagen en los departamentos del Este.

Abed "mide" bien incluso en San Martín, donde gobierna el peronismo hace más de 15 años a través de Jorge Gimenez. Y Cornejo ya lo tuvo en cuenta en el pasado como posible candidato a diputado nacional, lo que no se concretó por lo que en el seno del radicalismo ha sido calificado como "intendinitis".

Por eso se considera que Abed continúa en carrera para la vicegobernación. Eso sí, a expensas de Suarez, para quien tiene mucho peso el reclamo de género, lo cual no posiciona a ninguna figura preponderante, pero permite que se ilusionen varias: Claudia Najul, María José Sanz y Daniela García, entre ellas.

El argumento del género, se sabe, no alcanza a ser definitorio para el gobernador, a quien le cuadra a la perfección el intendente de Junín como candidato a vice.

No se ha precisado todavía cuándo dirimirán esta cuestión Suarez y Cornejo. Sí se sabe que será un diálogo en el cual, por un acuerdo previo, la opinión del segundo será más importante que la del primero.

Este gesto de Cornejo tal vez busca empoderar a Suarez, quien no podrá transitar la campaña electoral meramente a la sombra de su antecesor.

El gobernador, mientras tanto, sigue sin resolver un punto clave de su futuro personal: si será o no candidato a diputado nacional de Cambiemos en las próximas elecciones.

La demora tiene que ver con el poco entusiasmo que le genera esa postulación. Aunque suena también coherente con una postura que privilegia el armado político al "puro ego".

Cornejo reniega de la auto admiración de algunos dirigentes de su propio partido y el mejor ejemplo que observa es el de Julio Cobos, quien en el momento clave de la definición del candidato a gobernador (una cena en la residencia de La Puntilla que cerró una serie de deliberaciones previas con los intendentes afines) se inclinó por Suarez porque "se parece a él", según la anécdota venenosa que cuentan en Casa de Gobierno.

Por tanto, la agenda electoral del oficialismo tiene por ahora otros puntos más urgentes para cerrar que el tema de la candidatura de Cornejo, y esos asuntos están relacionados exclusivamente a la elección provincial que Cornejo desdobló de la nacional.

En este sentido, además del "compañero/a" de fórmula de Suarez, en la Casa de Gobierno siguen los pasos de Omar de Marchi como precandidato en las PASO de Cambia Mendoza.

Para Cornejo, el intendente de Luján ha cometido algunos errores de diagnóstico. Pero, a su vez, el gobernador evalúa que sus aspiraciones son serias: difícilmente se baje de la PASO.

Ese temple, de todos modos, sería puesto a prueba dentro de pocas semanas: el cornejismo dice que prepara "una candidatura fuerte" para pelear la intendencia de Luján con quien elija como sucesor el presidente del PRO.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?