¿Quién dijo que Macri es el "jefe" de Cambiemos?

Ni "bomba" ni "escándalo": política. ¿Macri, tras su fracaso, puede reclamar tomar unipersonalmente (con su alter ego Marcos Peña) las decisiones de Cambiemos? Una alianza de tres, que podría ser de muchos más. Guste o no, el planteo es más práctico que dogmático.

Avatar del Gabriel Conte

Gabriel Conte

Mauricio Macri con Alfredo Cornejo, en otros tiempos.

ALF PONCE/MDZ

Cambiemos es una coalición de tres partidos: el Pro, la UCR y la Coalición Cívica. Dos de los tres dirigentes fundadores siguen en pie y uno siempre dice que está "retirado", aunque opera desde los contornos: Mauricio Macri y Elisa Carrió siguen, Ernesto Sanz no. Remplazado formalmente por Alfredo Cornejo, ahora son tres los líderes del frente mientras que uno solo ejerce todo el poder de gobierno. Esto último no le otorga a Mauricio Macri ni a su alter ego, Marcos Peña, ninguna jefatura del sector político oficialista. Se entiende que muchos crean eso por el poder que se ejerce sobre los generadores de opinión pública desde la Jefatura de Gabinete, pero sería tan insólito como estar convencidos de que realmente José Luis Gioja es el jefe del Partido Justicialista. La sola presencia de Cristina Kirchner en la reunión del PJ -la única líder consolidada a escala nacional del peronismo y sus alrededores- generó orgasmos políticos internos y frigideces externas.

En Cambiemos está pasando algo natural -aunque traumático- que es la reconfiguración de un espacio que a todas luces fracasó en la gestión económica y que quiere salvar las papas republicanas ante la división de la oposición entre pseudorepublicanos y chavistas vernáculos.

Sucede a la hora de los análisis que hay sectores que ya se habían acomodado en sus sillones para entretenerse confortablemente con la programación política prevista, y ahora les cambiaron los muebles de lugar y les apagaron la televisión para darles todo por un extenso y variado menú de Netflix: no entienden nada.

La política es esto que está sucediendo, guste o no. Lo que están buscando las fuerzas es resignificarse en un marco en el que ninguna consigue generar confianza en la sociedad por sí sola ni logran imponer un programa que no solo tire hacia arriba a los de adentro, sino que convenza al resto del mundo de que los argentinos somos capaces de autogobernarnos.

Encuesta

¿Macri debe tomar todas las decisiones dentro de Cambiemos?

La reacción que le asigna efectos explosivos, entonces, a la declaración de Cornejo en el encuentro de la Cámara de Comercio de EEUU en Argentina de ayer peca, entonces, de desconocimiento o sufre este desacomodamiento que ha causado en espacios de confort dentro de los límites de lo que es capaz de digerir intelectualmente, analizar concienzudamente o comentar políticamente.

Lo interesante del sistema democrático (sobre todo en la Argentina) es que se transforme y busque un lugar lejos del conformismo triste y abúlico y, si se pudiera -y eso no podemos afirmar que sea lo que está pasando justo ahora- que se acerque a una solución de los problemas de todos y no solo los de la dirigencia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?