Si no querés ir a votar mañana, esta columna es para vos

Asistir a votar es un derecho que debemos hacer valer y un deber que hay que cumplir de manera responsable. Es preocupante escuchar a los ciudadanos quejarse porque tienen que hacerlo. ¿A vos te molesta votar?

Avatar del Federico Croce

Federico Croce

Mañana los mendocinos elegimos, entre otros cargos, a quien gobiernes nuestra provincia los próximos cuatro años.

Web

Mañana se concretará una de las fechas más importantes del año en cuanto a nuestra calidad de ciudadanos: este domingo 29 de octubre tendremos la responsabilidad de elegir los gobernantes de nuestra provincia, al igual que quien lleve las riendas de varios departamentos mendocinos; por los próximos cuatro años.

Y me pone muy triste escuchar que hay personas que viven este día con fastidio o con liviandad. Personas que dicen que no les interesa votar, o que no se van a molestar en hacerlo. "Si ya se sabe lo que va a pasar", es la frase que esgrimen algunos para explicar la apatía que sienten.

Creo que, por más anunciado que sea un resultado -y eso que en este caso, nada está dicho-, ninguna elección debe ser reducida a un simple trámite burocrático, y menos que menos, ser obviada.

Este domingo es el momento de utilizar ese poder que tenemos como ciudadanos: el voto. Ese acto de participación ciudadana por el cual podemos expresar nuestras opiniones, nuestras disconformidades y hasta dar claras señales de cómo queremos que sigan los rumbos de nuestra provincia y país. Es, además, la forma más efectiva de hacer uso pleno de la democracia para exigir, confirmar o castigar a los servidores públicos.

Pero además de todas estas lindas palabras... ¿Por qué creo que es importante asistir a votar?

1) Porque tu voto cuenta. Cada voto es esencial. Tu sufragio puede marcar la diferencia en una elección y aunque parezca una insignificancia, muestra una tendencia y expresa una opinión.

2) Porque tu voto sirve para elegir buenos representantes. Si somos ciudadanos informados y con criterio para manejar e internalizar esa información, podemos estar enterados de la trayectoria y de también de cualquier hecho de corrupción cometido. Si somos conscientes de la importancia de nuestro sufragio sabremos votar por representantes en los que confiemos o en los que, al menos, veamos valores y principios que nos representen.

3) Porque tu sufragio es tu voz democrática, porque votar es una de las formas de participación básica. Votando se eligen los representantes que dirigirán el futuro de nuestro lugar y, en cierto sentido, de nuestra vida en esos espacios. Sabemos de sobra que si un gobernante decide malas políticas económicas, eso desembocará en situaciones de aumento de desempleo, disminución de los ingresos en las familias y aumento de los precios de los alimentos.

4) Porque tu voto es un derecho. En muchos países no existe la posibilidad de tener esta instancia para elegir gobernantes, o porque son descendientes de castas tradicionales, o vienen de familias monárquicas o, en el peor de los casos, son dictadores autonombrados. La vida democrática nos permite elegir nuestros representantes y delegar las funciones públicas, que son un servicio para la sociedad, en personas a quien debemos creer destacadas por sus capacidades y esfuerzos por construir un mejor entorno común.

5) Porque tu voto es un ejemplo. ¿Querés que tus hijos vivan en un lugar mejor? Cuando votás y compartís ese accionar con tu familia, inculcás en las nuevas generaciones esa semilla del interés por lo público. 

¿Cuál es la idea entonces? Que no te sientas obligado a votar porque te lo exige la Constitución Nacional, sino que te convenzas de la importancia y la necesidad de vivir este día con responsabilidad, pues por él fueron muchos los compatriotas que derramaron su sangre en el pasado.

El domingo, a votar a conciencia y con alegría.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?