Aranceles al vino: éramos pocos y apareció Trump

En medio de las intensas negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea por el libre comercio, el presidente de EEUU envió una fuerte advertencia a Francia por las trabas al vino de su país.

Avatar del Cristian Avanzini

Cristian Avanzini

Trump amenaza ahora con represalias comerciales al vino francés.

dpa

La política proteccionista que Donald Trump lleva adelante desde su acceso a la Casa Blanca amenaza con llegar hasta el comercio del vino con Europa.

El presidente de EEUU lanzó este lunes una grave advertencia a Francia por los aranceles mientras el Mercosur y la Unión Europea mantienen frenéticas negociaciones por la eliminación mutua de posiciones.

“Francia nos cobra un montón por el vino y así todo nosotros le cobramos muy poco por el vino francés”, lanzó Trump a través de la cadena CNBC. El mandatario, quien no bebe alcohol, comentó que productores estadounidenses le reclaman porque los vinos galos llegan a las góndolas del país “por nada”. “No es justo y haremos algo al respecto”.

La advertencia resonó fuerte en el mercado vitivinícola ya que si bien el mandatario suele lanzar bravuconeadas políticas sobre diversos temas, no le ha temblado el pulso para aplicar barreras arancelarias como las de China que ponen al mundo al borde de una guerra comercial sin precedentes.

En la actualidad Estados Unidos vende al bloque europeo vino por unos US$ 470 millones, según datos de 2018. Por el contrario, el país del norte importa desde Francia vinos por $3.600 millones.

Pero la queja (y la amenaza) de Trump no viene por la asimetría en facturación sino por los aranceles establecidos por cada país. Los vinos europeos entran en Estados Unidos con una carga aduanera de entre 5,3 y 12,7 centavos de dólar por botella de acuerdo a la graduación alcohólica, mientras que la EU estableció aranceles de unos 12 centavos de dólar por botella.

Si bien los aranceles los establece el bloque económico europeo y no el gobierno francés, es el Palacio del Elíseo el que quedó bajo el blanco de la Casa Blanca.

Al menos hasta ahora Europa se ha mostrado reticente a discutir nuevos acuerdos en la materia con Estados Unidos. Y ojalá sea así, por el bien del vino argentino.

Una baja arancelaria para los vinos de California recortaría de manera significativa las ventajas que podrían obtenerse de libre comercio Mercosur-UE. De hecho las exportaciones de vino estadounidense duplican a las de la región, que ascienden a “solo” US$ 220 millones al año.

Por lo pronto Washington parece tener suficientes dolores de cabeza con el comercio con China y la migración ilegal desde México por lo que, seguramente, los problemas del vino podrán esperar algún tiempo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?