Tensión en Ecuador: manifestantes intentan tomar a la Asamblea Nacional

Indígenas lograron superar el cerco policial y militar ingresando en el complejo de la Asamblea Nacional de Ecuador, en Quito, en el marco de las protestas contra el Gobierno de Lenín Moreno por la reforma económica.

Redacción MDZ

Manifestantes ingresan a la Asamblea Nacional

Agencia Prensa-Independiente

Manifestantes indígenas lograron superar el cerco policial y militar adentrándose en el complejo de la Asamblea Nacional de Ecuador, en Quito, en el marco de las protestas contra el Gobierno de Lenín Moreno por la reforma económica.

Según informa la prensa local, los uniformados lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes, que aún así consiguieron acceder al patio y a la terraza del Parlamento.

La situación podría empeorar porque los indígenas anunciaron su intención de marchar hacia el Palacio de Carondelet, sede del Gobierno, que está vacío, porque el Ejecutivo huyó a Guayaquil, pero permanece custodiado por las Fuerzas Armadas.

Miles de indígenas llegaron en los últimos días a Quito para participar en la huelga nacional convocada para el miércoles en la capital ecuatoriana. De momento, ya hay unas 5.000 personas que los organizadores esperan que lleguen a 20.000.

Quito se ha convertido un día más en epicentro de los disturbios. El tráfico permanece cortado en numerosos sectores y el transporte público fue suspendido. Además, ya se han producido enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes.

Los altercados van más allá de la capital. Así, se han producido en incidentes en 21 provincias, entre los que destaca la toma de la Gobernación de Chimborazo por parte de manifestantes indígenas.

La noche del lunes ya hubo ataques a instituciones públicas. Entonces, las autoridades ecuatorianas denunciaron acciones contra la Asamblea Nacional y la Contraloría y el presidente ordenó trasladar el Gobierno desde Quito a Guayaquil, donde permanece con la ciudad blindada.

La reforma económica que Moreno dio a conocer el pasado 1 de octubre, fruto de un acuerdo con el FMI, desató las peores protestas de los últimos años en Ecuador. Una persona murió, decenas resultaron heridas y cerca de 600 fueron detenidas. El presidente declaró el estado de excepción.

El Sistema de Naciones Unidas en Ecuador trasladó el lunes a Moreno "su disposición a acompañar en la búsqueda de acuerdos que favorezcan a la sociedad en su conjunto", una oferta de mediación que el Gobierno aceptó este martes para favorecer "el retorno a la paz social y entendimientos dentro del país".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?