Ecuador: países de la región respaldan a Moreno frente al "intento desestabilizador"

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay y Perú expresaron este martes su apoyo al Gobierno de Lenín Moreno, en respuesta a la crisis política que sufre Ecuador.

Redacción MDZ

Un soldado abordo de un vehÌculo militar circula en una calle, en el marco de las protestas.

Télam

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay y Perú expresaron este martes su apoyo al Gobierno de Lenín Moreno frente a "todo intento desestabilizador" contra "los regímenes democráticos" en la región, en respuesta a la crisis política que sufre Ecuador.

Estos siete países manifestaron "su firme respaldo a las acciones emprendidas por el presidente, Lenín Moreno, para recuperar la paz, la institucionalidad y el orden, utilizando los instrumentos que le otorgan la Constitución y la ley, como lo ha venido haciendo".

Además, condenaron "los sucesos de alteración del orden público ocurridos en los últimos días en la hermana República de Ecuador", expresando su "rotundo rechazo a todo intento desestabilizador de los regímenes democráticos legítimamente constituidos".

En concreto, "rechazan toda acción encaminada a desestabilizar nuestras democracias por parte del régimen de Nicolás Maduro y de los que buscan extender los lineamientos de su nefasta obra de Gobierno a los países democráticos de la región", recalcaron.

Los países que firman este comunicado, difundido por el Ministerio de Exteriores de Perú, constituyen el núcleo duro del Grupo de Lima, creado en 2017 para denunciar la crisis política, económica y humanitaria en Venezuela, de la que acusan directamente a Maduro y sus aliados.

El propio Moreno señaló el lunes, en un discurso dirigido a la nación, que el ex presidente Rafael Correa --otrora su aliado-- y el mandatario venezolano pretenden perpetrar un "golpe de Estado" contra su Gobierno. "Los golpistas son ellos", ha contestado Correa.

La reforma económica que Moreno dio a conocer el pasado 1 de octubre, fruto de un acuerdo con el FMI, desató las peores protestas de los últimos años en Ecuador. Una persona murió, decenas resultaron heridas y cerca de 600 fueron detenidas. El presidente declaró el estado de excepción y trasladó el Ejecutivo desde Quito a Guayaquil mientras los manifestantes se concentran en la capital procedentes de todo el país.

En este contexto, el Sistema de Naciones Unidas en Ecuador trasladó el lunes al Ejecutivo de Moreno "su disposición a acompañar en la búsqueda de acuerdos que favorezcan a la sociedad en su conjunto", una oferta de mediación que el Gobierno aceptó este martes para favorecer "el retorno a la paz social y entendimientos dentro del país".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?