Gran manifestación "unionista" en plena escalada de la crisis secesionista de Cataluña

Miles de catalanes se concentraron hoy en el centro de Barcelona bajo el lema "Por la convivencia, por la democracia, por Cataluña: ¡Basta!". Lo hicieron en rechazo a la violencia callejera y la escalada del conflicto secesionista, que se produjo tras las penas impuestas a los líderes del intento de ruptura de 2017. 

Redacción MDZ

.

Público.com

Con la consigna "Por la convivencia, por la democracia, por Cataluña: ¡Basta!", la manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana (SCC) reunió a unas 80.000 personas, según datos de la Guardia Urbana de Barcelona, y 400.000, de acuerdo con los propios organizadores.

En paralelo, en algunos puntos de la ciudad como la estación de trenes de Sants y la plaza Sant Jaume, se realizan concentraciones de los Comité de Defensa de la República (CDR), cuyo simpatizantes volvieron a enfrentarse anoche con la policía, provocando disturbios al finalizar una multitudinaria manifestación pacífica -que reunió a 350.000 personas- que reclamó la libertad de los secesionistas presos y la "autodeterminación" de la norteña región.

Los manifestantes "unionistas" ocuparon el céntrico Paseo de Gracia de la ciudad condal con banderas españolas y catalanas, al grito de "Viva España" y "¡No se quema Barcelona!", en referencia a los focos de violencia que irrumpieron en las movilizaciones independentistas.

"También somos catalanes", rezaba una de las grandes pancartas desplegadas por los manifestantes.

"Hemos visto niveles de violencia como no veíamos desde los tiempos de la reconversión industrial, allá por los años 80", dijo el todavía ministro de exteriores español y futuro jefe de la diplomacia de la Unión Europea, el socialista Josep Borrell, quien participó de la manifestación.

Los disturbios de anoche dejaron 44 personas heridas, entre ellas un agente que se cayó de un camioneta y que estaba grave pero evoluciona bien, además de tres detenidos, según informó la policía catalana.

"Hoy también está aquí el pueblo de Cataluña", subrayó desde la concentración el ministro de Fomento español y secretario de Organización del Partido Socialista (PSOE), José Luis Ábalos, quien se solidarizó con los agentes heridos.

La movilización "constitucionalista" a favor de la unidad de España tiene lugar cuando los partidos ya dieron el puntapié inicial, aunque extraoficial, a la campaña de cara a las elecciones generales del 10 de noviembre, en las que el socialista Pedro Sánchez busca revalidar su cargo.

Sánchez, quien está haciendo un delicado equilibrio en la gestión de la crisis catalana, actuando con firmeza con los responsables de los disturbios pero sin avanzar en ninguna medida de intervención del gobierno, dijo hoy desde un acto en A Coruña, Galicia, que el problema de la democracia en Cataluña es que "no se respeta la voluntad de los catalanes".

También instó al presidente catalán, Quim Torra, a que hable con el restos de partidos catalanes "que quieren salir del bucle de la autodeterminación y la independencia".

Los dirigentes socialistas que participaron en la marcha de Barcelona no se pusieron en la cabecera, que está ocupada por los líderes del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, a quien Sánchez criticó por "tener tatuado el 155 en la frente", en referencia a su persistente reclamo para que el gobierno central tome el control del gobierno de Cataluña destituyendo a Torra.

Hoy es un día histórico para los que no quemamos las calles. Salimos otra vez los que respetamos y no insultamos. Estamos en la calle reivindicando convivencia", dijo Rivera.

Casado, por su parte, sostuvo que para él era importante estar en las calles de Barcelona para decir a los catalanes que "no están solos". También reiteró su pedido a Sánchez de que su partido "rompa" los acuerdos que tiene con nacionalistas e independentistas en gobiernos locales.

Los ultraderechistas de Vox no fueron invitados a la movilización pero igualmente asistieron para "estar al lado de nuestros patriotas" junto al grupo de militantes ultras que durante la primera semana de protestas apalearon a un joven independentista en pleno centro de Barcelona.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?