Límite de velocidad

Italia le declara la guerra a los radares "escondidos" que regulan el tránsito

En ese país, en vías urbanas y rutas con un límite de velocidad inferior a 50 kilómetros por hora, hay escondidos más de 11.000 radares para medir la velocidad de los vehículos. Ya no será así.

MDZ Mundo
MDZ Mundo martes, 28 de mayo de 2024 · 10:41 hs
Italia le declara la guerra a los radares "escondidos" que regulan el tránsito
Un policía con un radar realiza un control en Italia. Foto: Efe.

Los radares ya no podrán colocarse en vías urbanas con un límite de velocidad inferior a 50 kilómetros por hora, ni escondidos detrás de una curva en la carretera, pues ahora deberán ser más visibles, según un decreto impulsado por el ministro de Transportes y vicepresidente del Gobierno de Italia, Matteo Salvini, que entra en vigor este martes. 

"El decreto pone fin a la jungla de miles de radares salvajes en toda Italia", según Salvini, al destacar que a partir de ahora estos dispositivos "se emplearán donde realmente se necesitan" y se acabarán los "radares-trampa" porque ya "basta de hacer dinero con los automovilistas". 

Italia es el país de Europa con el mayor número de radares, más de 11.000 en su red viaria de tránsito, según medios locales, tras proliferar enormemente en los últimos años. 

El nuevo decreto, publicado hoy en la Gaceta Oficial, establece que los radares no podrán utilizarse donde exista un límite de velocidad excesivamente reducido: inferior a 50 km/h, en las carreteras urbanas, mientras que para las extraurbanas sólo podrán instalarse donde sea inferior en más de 20 km al previsto por el Código de Circulación. 

Además, deben estar señalizados al menos 1 kilómetro fuera de los centros urbanos y se establece por primera vez la distancia mínima que debe recorrerse entre un dispositivo y otro (progresiva según el tipo de carretera) con el fin de evitar su proliferación. 

Las ciudades de Italia están atravesadas por miles de radares escondidos. (Efe)

Los municipios, a los que se da un plazo de 12 meses para adaptarse a las nuevas normas, tendrán que pedir permiso al prefecto para su instalación, demostrando que servirá para limitar los accidentes debidos a la velocidad, mientras que los radares móviles, utilizados principalmente por la policía local, también tendrán que coordinarse con la prefectura.

El decreto también establece que los radares deberán ser señalizados con antelación: 1 km en las carreteras fuera de las ciudades, 200 metros en las calles urbanas resbaladizas y 75 metros en el resto. 

La oposición ha criticado la medida al considerar que "endurece indiscriminadamente las sanciones", "hace la vista gorda a aquellos que se creen que las carreteras son pistas de carreras" y "limita fuertemente la autonomía de los municipios", según el progresista Partido Demócrata.  

Efe, Youtube

Archivado en