BBC Mundo

Los habitantes de Ibiza que viven en sus carros mientras los alquileres se disparan en la isla

"En Ibiza el alojamiento es muy caro y cada vez lo es más y el coste del alquiler no tiene nada que ver con lo que se gana", afirman.

BBC News Mundo lunes, 15 de abril de 2024 · 07:42 hs
Los habitantes de Ibiza que viven en sus carros mientras los alquileres se disparan en la isla
César es una de las personas que vive en su automóvil pese a tener un buen trabajo.

César Nebrera se sirve una taza de café que ha preparado en un hornillo que saca del maletero de su carro.

La antigua berlina Kia verde se encuentra a la sombra de un algarrobo justo al lado de la carretera principal que lleva a la ciudad de Ibiza.

"Extraño las cosas básicas que hacen la vida cómoda, como poder estar de pie en tu propia casa, cocinar adecuadamente o incluso abrir un cajón y sacar unos calcetines", dice.

"Ese es el tipo de cosas que te pierdes cuando vives en un coche".

El Kia de César ha sido su hogar durante los últimos tres años. Trabaja como chef, pero como los costes de alquiler en esta isla española se han disparado, no puede permitirse el lujo de vivir en un apartamento.

"En Ibiza el alojamiento es muy caro y cada vez lo es más", afirma. "Y el coste del alquiler no tiene nada que ver con lo que se gana. Así que vivir así es una alternativa. Es menos cómodo, pero me permite seguir viviendo aquí".

Las aguas cristalinas de Ibiza y las posibilidades para salir de fiesta por la noche hacen que la isla recibiera el año pasado 4 millones de turistas.

Ibiza es una de las cuatro islas mediterráneas que forman las Islas Baleares de España. Las otras son Mallorca, Menorca y Formentera.

Muchos profesionales locales en Ibiza viven en condiciones igualmente precarias debido a los altos costes de alquiler. El año pasado, la IGC, el organismo que representa a la guardia civil, afirmó que "tres o cuatro" de sus agentes vivían en vehículos.

También tiendas de campaña

Otros lugareños han recurrido a vivir en tiendas de campaña o en alojamientos compartidos extremadamente básicos.

Daniel Granda, portavoz del Sindicato de Inquilinas de Ibiza y Formentera, organización que representa a los inquilinos locales, afirma que este tipo de situaciones se están convirtiendo en algo habitual.

"Mucha gente acaba en condiciones bastante miserables y estamos empezando a ver barrios marginales por toda la isla", afirma. "Sin la posibilidad de encontrar un alojamiento que nos permita vivir con normalidad, quienes vivimos en la isla tenemos la sensación de que nos están expulsando de ella".

Foto: GETTY IMAGES. Los alquileres se han disparado colocando a la población local en una situación precaria.

Las altas tasas de interés y una reciente crisis del costo de vida han disuadido a muchos españoles de comprar propiedades, creando un aumento en la demanda de alquileres, lo que ha elevado los precios. El aumento medio en las Islas Baleares es del 18% sólo durante el último año, en comparación con la media nacional del 12%.

Sin embargo, el estatus de Ibiza como centro turístico situado en un área relativamente pequeña ha potenciado este fenómeno, provocando aumentos mucho más pronunciados, en algunos casos hasta el 40 o el 50% sólo en el último año.

Viviendas a precio de turista

Isabel María Pérez, que ha buscado alojamiento asequible en la isla, dice que una habitación individual cuesta entre US$760 y US$1.086 al mes, mientras que un piso modesto puede rondar los US$1.600.

Isabel, que trabaja como cajera en un supermercado, y su pareja, que trabaja en un hotel de cinco estrellas, tuvieron que mudarse del piso que alquilaban cuando los propietarios lo vendieron.

Desde entonces viven con la suegra de Isabel. Originaria de la región central española de Castilla La Mancha, Isabel dice que ella y su familia están considerando regresar al continente, simplemente por la situación de la vivienda.

"El problema en otras partes de España es que no hay mucho trabajo", afirma. "Aquí hay todo el trabajo que puedas desear, pero no hay dónde vivir".

Foto: GETTY IMAGES. Es un destino internacional muy deseado.

El desempleo en la ciudad de Ibiza, la capital de la isla, es de poco menos del 5%, en comparación con el 8% en Madrid o el 19% en Sevilla, la capital de la región de Andalucía.

Con una población de sólo 160.000 habitantes, Ibiza recibió cerca de cuatro millones de turistas el año pasado, un nuevo récord, y el 84% de su actividad económica está vinculada al turismo, según el gobierno local.

Aunque sus hoteles, restaurantes y clubes ofrecen mucho empleo, una gran parte de sus viviendas sólo están disponibles a tarifas turísticas de corto plazo, y los trabajadores locales quedan excluidos del mercado.

El gobierno regional de las Islas Baleares, que llegó al poder el año pasado, ha optado por no implementar una ley de vivienda aprobada por el gobierno español en Madrid que busca limitar los alquileres en áreas del país donde se han disparado.

Juan Miguel Costa, responsable de turismo en Ibiza, cree que el problema es que se gana más alquilando por temporadas que a alguien todo el año.

En cambio, las autoridades locales atribuyen el problema de la vivienda principalmente a los propietarios de viviendas en zonas residenciales de Ibiza que incumplen la ley al ofrecer sus propiedades en alquiler a corto plazo, cuando las leyes locales establecen que deben alquilar durante al menos seis meses seguidos.

El gobierno local dice que desde 2019 ha impuesto alrededor de 4 millones de euros en multas relacionadas con actividades ilegales en el sector turístico.

"El problema es que se gana mucho más dinero alquilando por días o por semanas que si se alquila según la ley", afirma Juan Miguel Costa, responsable de turismo en Ibiza.

Dice que las autoridades regionales y municipales deben trabajar juntas "para atacar esa idea de impunidad que ha habido en la isla, de que es muy fácil ofrecer un apartamento [para turismo] ilegalmente en un edificio residencial, u ofrecer una propiedad como casa de vacaciones sin licencia de vacaciones".

Foto: GETTY IMAGES. Los salarios no crecen al mismo ritmo que los alquileres.

Costa también atribuye el aumento de los alquileres a que muchas viviendas permanecen sin uso durante todo el año, debido a las preocupaciones de los propietarios sobre posibles ocupaciones ilegales, lo que reduce aún más la oferta de viviendas para los trabajadores locales.

Una ironía de la crisis inmobiliaria de Ibiza es que ahora amenaza con socavar la misma industria turística a la que tanto se culpa de causar los aumentos de los alquileres en primer lugar.

"Cualquiera que viva aquí sigue diciendo lo mismo: algo tiene que ceder porque los precios siguen subiendo", afirma George McBlain, director de operaciones de OBeach, una discoteca y restaurante que emplea a trabajadores de la isla, de España peninsular y del extranjero.

"Evidentemente los salarios suben un poco, pero no lo suficiente", añade.

"Tengo amigos aquí y sus alquileres se han duplicado en el lapso de un año. Y si eso continúa, lo que van a ver -y ya está sucediendo- es que los trabajadores que vienen a la isla van a elegir otros lugares".

Archivado en