Informe: una guerra nuclear dejaría 5.000 millones de muertos en 2 años

Informe: una guerra nuclear dejaría 5.000 millones de muertos en 2 años

Los expertos ya trazan los panoramas que enfrentaremos si el mundo encara una guerra nuclear. Hay seis escenarios posibles y el peor de todos es uno a mano: una guerra a gran escala directa entre Estados Unidos y Rusia. Una investigación ilustra al respecto.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

La situación en torno a la central nuclear de Zaporiyia, en medio de la guerra que enfrenta a Rusia y Ucrania, ha traído pronósticos por demás lúgubres, pues estamos frente a la posibilidad de un daño nuclear irreparable

Con el telón de la invasión rusa y los enfrentamientos geopolíticas por ahora retóricos entre potencias, el pavor ante una guerra nuclear trae otra vez la pregunta: ¿qué sería del mundo si hay un conflicto nuclear?  

Según un desolador informe publicado en Nature Food: "Cualquier catástrofe nuclear tendría una enorme gama de consecuencias devastadoras, desde las muertes iniciales en las explosiones directas hasta los efectos persistentes de la radiación y la contaminación ambiental. No obstante, las víctimas inmediatas podrían verse eclipsadas por las muertes derivadas de una posterior hambruna mundial, causada por las enormes cantidades de hollín que bloquearían el Sol y alterarían los sistemas climáticos y la producción de alimentos". 

De esta manera, habrá 6 posibles escenarios ante una guerra nuclear, según especialistas de la Universidad de Rutgers y el peor de todos es una guerra a gran escala entre Estados Unidos y Rusia

Esta contienda acarrearía la muerte por hambre de más de cinco mil millones de personas en solo 2 años. 

Los expertos usaron una plataforma de previsión climática para calcular la productividad de los principales cultivos país por país, en el mundo, según la cantidad de hollín en la atmósfera y con temperaturas que oscilarían entre 1 y 16 grados centígrados. 

"Incluso una batalla a escala relativamente pequeña entre India y Pakistán podría hacer que el rendimiento de las cosechas disminuyera alrededor de un 7% en los cinco años siguientes al conflicto. Ambos países poseen arsenales nucleares de tamaño comparable y de los nueve países con armas nucleares del mundo, los dos están también entre los que han estado aumentando sus reservas de ojivas nucleares, según la Federación de Científicos Americanos (FAS)", aporta la agencia Euronews, de la Unión Europea

Por cierto, una guerra nuclear directa entre Estados Unidos y Rusia -países que tienen el 90% del arsenal nuclear mundial- podría hacer que la producción mundial cayera un 90% en los tres o cuatro años posteriores a la guerra. 

Muertes y hambruna 

Los especialistas analizan factores de mitigación como el uso de cultivos para dar de comer al ganado como alimento humano, o la reducción del desperdicio de comida en las casas, pero concluyeron que este tipo de decisiones no impediría que grandes partes del mundo sufrieran hambrunas

"La disminución de las cosechas sería más grave en las naciones de latitudes medias y altas, incluidos los principales países exportadores como Rusia y Estados Unidos, lo que podría desencadenar restricciones a las exportaciones y causar graves trastornos en los países de África y Oriente Medio que dependen de las importaciones", sigue Euronews. 

Acerca del estudio, Lili Xia, firma principal del trabajo asegura que "los trabajos futuros aportarán aún más granularidad a los modelos de cultivos". 

Y dice: "por ejemplo, la capa de ozono se destruiría por el calentamiento de la estratosfera, produciendo más radiación ultravioleta en la superficie, y tenemos que entender ese impacto en el suministro de alimentos". 

"Si las armas nucleares existen, pueden utilizarse, y el mundo ha estado a punto de sufrir una guerra nuclear en varias ocasiones. Prohibir las armas nucleares es la única solución a largo plazo. El Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, de cinco años de antigüedad, ha sido ratificado por 66 naciones, pero ninguno de los nueve estados nucleares. Nuestro trabajo deja claro que es hora de que esos nueve estados escuchen a la ciencia y al resto del mundo y firmen este tratado", cierra Alan Robock, coautor del estudio y también profesor de la Universidad de Rutgers. 

NatureFood, Euronews, Youtube

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?