Revelan detalles del atroz crimen de las niñas en Tenerife

Revelan detalles del atroz crimen de las niñas en Tenerife

La Justicia española cree que Tomás Gimeno asesinó en su casa a sus dos pequeñas hijas y luego las arrojó al mar. Estiman que tras el hecho se suicidó.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

La Justicia española logró reconstruir el atroz crimen de las pequeñas Anna y Olivia de uno y seis años, ocurrido en Tenerife.

De acuerdo al último informe judicial Tomás Gimeno mató a sus hijas en su casa de Igueste de Candelaria, las envolvió en toallas, las metió en bolsas de basura y luego en otras de deporte.

También se reveló que Olivia, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado jueves, falleció de muerte violenta, de tipo homicida, como consecuencia de un edema agudo de pulmón.

De acuerdo a la investigación, la jueza sospecha que Gimeno quiso hacer sufrir lo máximo posible a Beatriz Zimmermann, su ex pareja y la madre de las pequeñas. 

El 27 de abril, Gimeno acordó con Zimmermann pasar la tarde con sus hijas, lo que implicaba recogerlas hacia las 17 y llevarlas de nuevo a casa a las 21. Primero llevó a Olivia a clases de alemán, donde acudía los martes y jueves.

Más tarde, Gimeno se dirigió con las niñas a casa de sus padres, dejó allí a Anna y llevó a Olivia a clases de tenis hasta aproximadamente las 18.30. 

Después de recoger a Olivia, regresó al domicilio de sus padres, donde permaneció hasta minutos antes de las 19:30. Apenas 15 minutos después, llegó a su casa en Igueste de Candelaria. 

Tomás Gimeno

A las 21:05 horas, con los restos de las niñas en el maletero, se desplazó con su vehículo hasta casa de sus padres, donde a escondidas dejó a su perro, dos tarjetas de crédito con sus claves y dos juegos de llaves de un Alfa Romeo que había dejado la madrugada del mismo 27 de abril, hacia las 00.30, en su trabajo.

A las 21:50 , desesperada, la madre de las niñas llamó de nuevo a Gimeno que le gritó por teléfono que ya no iba a ver ni a las niñas ni a él, que se iba con ellas y que iba a empezar una nueva vida.

A las 22:30 horas, Gimeno arrojó al mar desde su barco las bolsas de deporte que contenían en cuerpo sin vida de su hija Olivia y presuntamente el de su hija Anna, ambas amarradas a un ancla por medio de una cadena y un cabo

Y luego, a las 22:30 volvió a llamar a su ex mujer. ”No puedo permitir que crezcan sin mí”, le dijo cuando le advirtió que se las llevaba y que no las volvería a ver.

Hacia las 23:15, Gimeno se cruzó con una embarcación de la Guardia Civil, que realizó una propuesta de sanción contra él por incumplir el toque de queda. Seguidamente, volvió a atracar su barco. A las 23:45, se dirigió a una gasolinera cercana y compró un cargador de móvil, cigarros y agua, regresando minutos antes de las 00.00 horas a la Marina, dirigiéndose con el vigilante de seguridad a su oficina a cargar el móvil. A las 00:27 regresó de nuevo a su marco y zarpó por última vez..

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?