Genocidio armenio: Rusia y Turquía reaccionaron a la decisión de EE.UU.

Genocidio armenio: Rusia y Turquía reaccionaron a la decisión de EE.UU.

El reconocimiento de Joe Biden sobre la matanza de miles de armenios tensan las relaciones entre Washington y Ankara.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció este sábado el genocidio armenio. Esta decisión generó varias respuestas, entre ellas, la del presidente de Turquía, Recep Tayvip Erdogan, quien criticó la decisión. 

En Rusia, el vocero del presidente, Dmitri Peskov, dijo en una conferencia de prensa que "se trata de un asunto interno de Estados Unidos".

Por su parte, el presidente de Turquía, calificó de "sin fundamento" la postura estadounidense y advirtió de su "impacto destructor" en las relaciones entre ambos países.

"El presidente estadounidense hizo unas declaraciones sin fundamento, injustas y contrarias a la realidad", al reconocer el genocidio armenio el sábado, declaró Erdogan, quien alertó sobre el "impacto destructor" de este gesto de Joe Biden en las relaciones ya tensas entre ambos países.

"Creemos que estos comentarios fueron incluidos en la declaración tras la presión de grupos radicales armenios y círculos antiturcos, pero esta situación no quita el impacto destructor de estos comentarios", añadió.

Biden fue el primer presidente estadounidense en reconocer el genocidio armenio. Lo hizo durante un comunicado en la Casa Blanca el sábado pasado. 

"Si usted habla de genocidio, debe mirarse al espejo", replicó hoy un enojado Erdogan, citado por la agencia de noticias AFP.

Al redoblar su apuesta, sostuvo que "también podemos hablar de lo que sucedió a los nativos americanos y a los negros en Vietnam".

El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo que las palabras de Biden sobre el genocidio se basan en populismo, algo que Turquía rechaza. Además, comento que la declaración es invalida desde el punto de vista del derecho internacional, perjudica al pueblo turco y daña las relaciones entre Washington y Ankara.

La comunidad armenia en el Imperio Otomano sufrió a finales del siglo XIX y comienzos del XX violentas persecuciones que alcanzaron su punto culminante en 1915, derivando en la matanza de un millón y medio de personas.

Armenia insiste en que la comunidad internacional reconozca el genocidio, algo que han hecho hasta ahora la mayoría de los países en el continente americano y Europa.

Turquía acepta que tanto armenios como turcos murieron en gran número durante la Primera Guerra Mundial, pero niega que hubiera una política deliberada de genocidio, un término que no se había definido legalmente entonces.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?