Estas ardillas son las verdaderas dueñas del Central Park

Estas ardillas son las verdaderas dueñas del Central Park

El corazón verde de Manhattan está repleto de ardillas que se han convertido casi en anfitrionas para los turistas, locos por interactuar con ellas.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Mientras que los lugareños no les prestan demasiada atención al estar acostumbrados a verlas corretear, los turistas suelen entusiasmarse con este simpático animal que habita las inmediaciones del Central Park, el espacio verde más grande de “la gran manzana“ en el distrito de Manhattan, ciudad de Nueva York en Estados Unidos.

Las ardillas son animales increíblemente tiernos y las "verdaderas dueñas" de uno de los parques más codiciados en todo el mundo. No cantan como Alvin y las ardillas, pero sí se dejan tomar fotos, jugar y divertir a los más chicos.
 

Ardilla gris o ardilla de las carolinas

La ardilla Sciurus carolinensis, según su nombre científico, es una especie de mamífero roedor proveniente de Carolina del Sur, donde son muy comunes. Miden entre 38 y 52 centímetros de largo, su cola es vistosa y abarca el rango de 15 a 25 centímetros de largo.  Sus patas traseras son más largas que las delanteras dándoles un gracioso aspecto.

Su principal característica son sus incisos filosos, unos pequeños dientes que jamás paran de crecer y son capaces de romper cáscaras duras como las nueces, sus favoritas.

Sin embargo, para algunos no son muy apreciadas y las llaman “ratas de los árboles“. No es el caso de los turistas. Para muchos visitantes de otras partes del mundo en donde este animal no es frecuente son todo un centro de atracción.

Si bien es un animal silvestre, cuando habita en árboles cercanos a asentamientos urbanos no teme a las personas y hasta puede entablar una grácil comunicación para hacerse entender si busca alimento, aceptando lo que niños y turistas le ofrecen en una danza que deleita a quienes disfrutan de su presencia.

Ardillas: ¿Por qué son especiales?

Este tipo de ardilla no hiberna. En la época fría no busca refugio al calor para pasar la temporada de regreso del calor. Para pasar el invierno lo que hace es recolectar semillas que guarda en su territorio.

Pero el 30% de este tesoro no es recuperado por el animal después, con lo cual se convierten en nuevos árboles una vez que se retira la nieve. También se encarga de mantener lejos insectos y otras plagas que pueden atacar la flora del lugar, ya que son parte complementaria de su menú de frutos y semillas.

Es por esto que se considera una figura central para el ecosistema de los bosques. Los científicos estudian la forma de emplearla para recuperar áreas deforestadas.

Censo de ardillas en Central Park

En 2019, 300 voluntarios inundaron las callejuelas y espacios verdes que conforman el gran corazón verde llamado Central Park para intentar contar las ardillas que pudieran ver, según publicó National Geographic.

El conteo final arrojó el número de 2373 ardillas viviendo allí, aunque se estima que hay un porcentaje que no se mostró ese día. Lo cierto es que falta conocer mucho más este animal que fascina a los forasteros pero que es casi desconocido o despreciado por los lugareños, desconociendo el importante rol natural que cumple.

Otros habitantes del Central Park

Si de atractivo turístico hablamos, también se puede destacar la presencia de otros animales para avistar. Según la página especializada Ecoregistros.org la variedad abarca distintos animales del bosque viviendo en medio de la ciudad.

El mapache, las tortugas de agua, las aves migratorias como el jilguero americano, los halcones peregrinos, el pato joyuyo y otra especie más pequeña de ardilla -las rayadas- son algunos de los seres que se pueden encontrar en algún paseo casual por el famoso parque.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?