España, cerca de la "catástrofe" por Filomena

España, cerca de la "catástrofe" por Filomena

El temporal de Filomena ha arrasado en diversas ubicaciones del país europeo. Mientras tanto, el Gobierno evalúa la posibilidad de declarar el estado de emergencia.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El gobierno español comenzó a evaluar las consecuencias producto de la borrasca Filomena y la ola de frío polar que hasta el día de hoy azota al país europeo. El Poder Ejecutivo tiene la predisposición de declarar la emergencia en Madrid y Castilla-La Mancha. Pedro Sánchez ya cuenta con precedentes ante este tipo de situaciones. En 2019 debió movilizar 774 millones para atender situaciones de extrema urgencia, como por ejemplo los incendios en Madrid y las inundaciones en Albacete. 

Diversos meteorólogos deben remontarse a décadas atrás para así poder comparar el fenómeno de frío extremo, mientras que los gobiernos de las zonas más perjudicadas se aferran a lo sucedido el 20 de septiembre de 2019, para así lograr que el Gobierno declare la emergencia de protección civil en el territorio.

Resulta que el Consejo de Ministros de ese entonces aprobó un instrumento legislativo de urgencia con el que se dio respuesta ante distintas catástrofes ambientales.

Los fenómenos fueron bastante variados y se pueden incluir los siguientes: incendios en Madrid, Toledo, Tarragona y Lleida en junio; inundaciones en Navarra y Ourense —tormenta de granizo incluida— en julio; el colosal incendio de la isla de Gran Canaria en agosto... Y, como remate, la catastrófica gota fría que aquel septiembre se ensañó con Murcia, Baleares y las provincias de Albacete, Alicante, Valencia, Almería, Málaga y Granada. También arreció en Madrid.

El monto total de dinero desembolsado fue de 558 millones de euros. Una cantidad a la que hay que añadir 130 millones en actuaciones de la Administración General del Estado y 58,4 millones de euros en exenciones y bonificaciones en materia de empleo y Seguridad Social. Otros 28 millones se reservaron para beneficios fiscales (IAE e IBI).

Según indican los gobiernos más perjudicados por el temporal, en aquel entonces los daños fueron menores y se ubicaron en lugares concretos. Es por eso que esperan que Gobierno responda cuanto antes y declare finalmente la emergencia.

Castilla-La Mancha ya ha avanzado que cuantificará los daños por el temporal y estudiará pedir la declaración de emergencia, pero no lo hará hasta que finalice la crisis. “Hay que esperar unos días para conocer la magnitud real del problema”, explican en el Ejecutivo de Emiliano García-Page. Aragón, una de las comunidades en alerta roja junto a Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León, no se lo plantea por el momento.

Desde el entorno de Pedro Sánchez entienden que, considerando lo sucedido, la declaración de emergencia es el escenario más posible. Sin embargo, consideran que lo primero que hay que hacer es hacerse una idea exacta de los perjuicios en bienes públicos y privados, lo cual todavía es difícil de medir. Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, llevó al órgano del Gobierno un informe provisional sobre los daños observados hasta el momento.

Desde la gobernación ya iniciaron las evaluaciones correspondientes para relevar las zonas y hacer un reconocimiento de los lugares afectados. 

La Ley del Sistema Nacional de Protección Civil de 2015 regula que el Ejecutivo pueda actuar de oficio sin esperar a la solicitud de otra administración. “Una vez que pase definitivamente el temporal y estén contabilizados [los daños], pasaremos a resarcir a personas y empresas. El Gobierno está trabajando en estrecha colaboración sobre todo con los ayuntamientos, que son la administración más cercana a los ciudadanos, para hacer la valoración de la dimensión del impacto meteorológico”, expuso la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero.

El ministro del Interior insistió en que habrá que esperar a que concluya la situación de alerta por heladas vigente en el centro y este peninsular. Pero, a diferencia de su reacción inicial del domingo, también se mostró abierto a otorgar la emergencia siempre que los datos así lo avalen. “Estamos en la fase de respuesta para que los daños sean los menores posibles y para ayudar en la recuperación para que todos salgan indemnes. No se va a dejar a nadie atrás. Se dará respuesta para que nadie sufra un daño suplementario”, afirmó Grande-Marlaska.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, abrió la puerta a la solicitud de zona catastrófica el domingo tras una Junta de Gobierno local extraordinaria. El regidor y portavoz nacional del PP agradeció que el Gobierno, tras su primera reacción, ya no se muestre contrario. “Celebro la rectificación del Gobierno porque se dan las condiciones y eso que todavía estamos recabando informes”, aseguró.

Fuente: EL PAÍS

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?