New York Times en crisis por renuncias de editores: Twitter es "el verdadero editor del diario"

New York Times en crisis por renuncias de editores: Twitter es "el verdadero editor del diario"

Se hace pública una situación que rara vez difunden los medios. Bari Weiss se suma a la polémica interna en la redacción del periódico y las renuncias que se dispararon tras la publicación de la columna de opinión de un senador republicano. Durísima carta de renuncia recorre el mundo.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Con un fuerte mensaje, presentó su renuncia otra importante editora de The New York Times, en el último eslabón -al menos por ahora- de la intensa polémica que se inició en el diario tras las movilizaciones antirraciales tras el asesinato de George Floyd y la publicación de un columna de opinión del senador republicano por Arkansas, Tom Cotton, que pedía la intervención del ejército para sofocar las protestas. Las quejas de muchos lectores por la publicación de esa carta y sobre todo, de buena parte de la redacción del diario, derivó en la renuncia a principios de junio del editor de opinión James Bennet. Pero el debate interno está lejos de apagarse.

Este martes se conoció la renuncia de Bari Weiss, una editora de la sección opinión que había llegado hace tres años al NYT de la mano de Bennet luego de una larga carrera en The Wall Street Journal. Su objetivo era ampliar el espectro de miradas de lo que se publica en el NYT. En su carta de renuncia dice marcharse frustrada porque esa tarea fue imposible de realizar. Y se lamenta de que “Twitter se haya convertido en el último editor” del Times.

Twitter no aparece en el directorio del New York Times”, escribió Weiss. “Pero Twitter se ha convertido en su editor definitivo. A medida que la ética y las costumbres de esa plataforma se han convertido en las del periódico, el propio periódico se ha convertido cada vez más en una especie de espacio de actuación. Las historias son elegidas y contadas de una manera que satisface a la más estrecha de las audiencias, en lugar de permitir a un público curioso leer sobre el mundo y luego sacar sus propias conclusiones. Siempre me enseñaron que los periodistas estaban encargados de escribir el primer borrador de la historia. Ahora, la historia en sí misma es una cosa más efímera moldeada para ajustarse a las necesidades de una narrativa predeterminada”.

Twitter no aparece en el directorio del New York Times, pero se ha convertido en su editor definitivo 

Weiss cuenta en su carta de renuncia enviada al editor general A.G. Sulzberger, que se había unido al periódico con la esperanza de traer voces que, según ella, no aparecían en el Times: “Escritores novatos, centristas, conservadores y otros que naturalmente no pensarían en el Times como su hogar. La razón de este esfuerzo era clara: el fracaso del periódico en anticipar el resultado de las elecciones de 2016 significaba que no tenía una comprensión firme del país que cubre. Dean Baquet y otros lo han admitido en varias ocasiones. La prioridad de la sección Opinión era ayudar a corregir esa deficiencia crítica”.

Sin embargo, escribió Weiss: “En su lugar, ha surgido un nuevo consenso en la prensa, pero quizás especialmente en este periódico: que la verdad no es un proceso de descubrimiento colectivo, sino una ortodoxia ya conocida por unos pocos iluminados cuyo trabajo es informar a todos los demás”.

Weiss cuenta que durante su tiempo trabajando en el diario sufrió “bullying constante” de sus compañeros de redacción. “Me han llamado nazi y racista”, escribió. “Mi trabajo y mi carácter fueron abiertamente atacados en los canales de Slack de la compañía, donde los editores regularmente intervienen.” Weiss dijo que fue públicamente calificada de “mentirosa y fanática” en Twitter por los empleados del Times que nunca fueron castigados por ello. 

Presentarse a trabajar como una persona centrista en un periódico estadounidense no debería requerir valentía 

En un pasaje dirigido directamente a Sulzberger, Weiss añadió: “Hay una caracterización para todo esto: discriminación ilegal, ambiente de trabajo hostil y despido constructivo. No soy una experta legal. Pero sé que esto está mal. No entiendo cómo usted ha permitido que este tipo de comportamiento ocurra dentro de su empresa a la vista de todo el personal del periódico y del público. Y ciertamente no puedo entender cómo usted y otros líderes del Times se han quedado parados mientras me elogian en privado por mi coraje. Presentarse a trabajar como una persona centrista en un periódico estadounidense no debería requerir valentía”.

La verdad es que la curiosidad intelectual, por no hablar de tomar riesgos, son ahora una carga en el Times. ¿Por qué editar algo desafiante para nuestros lectores, o escribir algo audaz sólo para pasar por el proceso de sedación para hacerlo “ideológicamente kosher”, cuando podemos asegurarnos nuestro trabajo (y los clics) publicando nuestro editorial número 4000 argumentando que Donald Trump es un peligro único para el país y el mundo? Y así la autocensura se ha convertido en la norma”, continuó Weiss.

Bari Weiss, la editora del NYT que renunció este martes con una durísima carta.

“Las reglas que permanecen en el NYT se aplican con extrema selectividad. Si la ideología de una persona está de acuerdo con la nueva ortodoxia, ellos y su trabajo permanecen sin ser escrutados. Todos los demás viven con el temor de la cúpula digital. El veneno en línea es excusado siempre y cuando sea dirigido a los objetivos adecuados”.

Los artículos de opinión que se hubieran publicado fácilmente hace sólo dos años, ahora pondrían a un editor o a un redactor en serios problemas, si no es que son despedidos. Si se percibe que un artículo puede inspirar una reacción interna o en los medios sociales, el editor o escritor evita publicarlo. Si tiene la suficiente fuerza para sugerirlo, se le dirige rápidamente a un terreno más seguro. Y si, de vez en cuando, consigue que se publique un artículo que no promueva explícitamente las causas progresistas, esto sólo ocurre después de que cada línea sea cuidadosamente masajeada, negociada y cedida”.

“El periódico de registro (N.de R. así se conoce al NYT en Estados Unidos) es, cada vez más, el registro de aquellos que viven en una galaxia distante, una cuyas preocupaciones están profundamente alejadas de la vida de la mayoría de las personas. Se trata de una galaxia en la que, para elegir sólo algunos ejemplos recientes, el programa espacial soviético es elogiado por su “diversidad”; se aprueba el doxxing (publicación de información privada rastreada en internet) de los adolescentes en nombre de la justicia; y los peores sistemas de castas de la historia de la humanidad incluyen a los Estados Unidos junto con la Alemania nazi”.

Los artículos de opinión que se hubieran publicado fácilmente hace sólo dos años, ahora pondrían a un editor o a un redactor en serios problemas, si no es que son despedidos. 

“Incluso ahora, estoy seguro de que la mayoría de la gente del NYT no tiene estas opiniones. Sin embargo, se acobardan ante aquellos que sí lo hacen. ¿Por qué? Tal vez porque creen que el objetivo final es justo. Tal vez porque creen que se les concederá protección si asienten con la cabeza, ya que la moneda de nuestro reino -el idioma- se degrada al servicio de una lista cada vez más larga de causas justas. Tal vez porque hay millones de desempleados en este país y se sienten afortunados de tener un trabajo en una industria que se contrae. O tal vez es porque saben que, hoy en día, defender los principios en el periódico no gana aplausos. Te pone una diana en la espalda. Demasiado avispados como para dejar sus huellas en Slack, me escriben por privado sobre el ‘nuevo macartismo’ que se ha arraigado en el periódico”.

“Para estos jóvenes escritores y editores, hay un consuelo. Mientras lugares como el NYT y otras instituciones periodísticas otrora grandes traicionan sus estándares y pierden de vista sus principios, los estadounidenses todavía tienen hambre de noticias que sean precisas, opiniones que sean vitales y debate que sea sincero. Escucho sobre estas personas todos los días. ‘Una prensa independiente no es un ideal liberal o progresista o un ideal democrático. Es un ideal americano', dijo usted hace unos años. No podría estar más de acuerdo. Estados Unidos es un gran país que merece un gran periódico”, le vuelve a recordar al editor general, antes de concluir: “Nada de esto significa que algunos de los periodistas más talentosos del mundo no trabajen todavía para este periódico. Lo hacen, lo que hace que el ambiente antiliberal sea especialmente desgarrador. Seguiré siendo, como siempre, una lectora fervorosa de su trabajo. Pero ya no puedo hacer el trabajo para el que me trajeron aquí, el trabajo que Adolph Ochs describió en esa famosa declaración de 1896: “Hacer de las columnas del New York Times un foro para la consideración de todas las cuestiones de importancia pública, y para ello invitar a la discusión inteligente de todos los matices de opinión.” 

New York Times, Twitter, Infobae.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?