Violación de los derechos humanos: clínica del Reino Unido lanza "pruebas de virginidad"

Violación de los derechos humanos: clínica del Reino Unido lanza "pruebas de virginidad"

Una controversial "prueba de virginidad" se comunicó públicamente y la Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas ya luchan por la prohibición de esta práctica.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Según una investigación de BBC Newsbeat y 100 Mujeres, una serie multiformato del multimedio que busca visibilizar las problemáticas acerca del papel de la mujer en el siglo XXI, al menos 7 clínicas en Inglaterra estarían llevando a cabo esta práctica.

El sondeo se hizo sobre 21 clínicas privadas que ofrecen servicios de rejuvenecimiento vaginal con la peculiaridad de incluir la cirugía re constitutiva del himen, que cuesta entre 2000 y 4000 libras esterlinas.

Antes de llevarla a cabo exigen que las mujeres se realicen “pruebas de virginidad“, pero al parecer éstos cobraron interés por sí mismos.

Así, los polémicos exámenes se ofrecen a un valor que va entre los 200 y los 400 dólares. Por otra parte, la BBC halló que se venden “kits de reparación del himen“ por internet.

Ginecólogos que reciben consultas por el tema, como el doctor Ashfaq Khan, consultado por la cadena de noticias, asegura: “No entiendo porqué no es ilegal en el Reino Unido, debería serlo“.

Además agregó que para él “es un crimen“ y no se trata de una práctica “ni ética ni moralmente aceptable“.

Pruebas invasivas: violación a los derechos humanos

Según el servicio nacional de salud, el NHS England, se llevaron a cabo 69 procedimientos de reparación del himen en los últimos cinco años.

Estos abusos están basados en los conceptos como el honor y el matrimonio forzado por parte de las víctimas. Estos fueron relatados por algunas de ellas con ayuda de fundaciones especializadas.

Relatos estremecedores salieron a la luz, como el de una mujer contenida por la ONG Karma Nirvana: “Tuve una relación muy abusiva con mis padres que querían un matrimonio arreglado“, contó la víctima.

“Huir era mi única opción. Un día un anciano de la comunidad me vio con unos amigos y le dijo a mi mamá que uno de los niños era mi novio. Había muchos rumores de la comunidad al respecto“, citó la BBC.

No tardó en llegar la amenaza por parte de sus padres con que se realizara una prueba de virginidad y así se vio obligada a hacerlo, ya que sino no podía consumar el matrimonio al que la forzaban.

Los científicos señalan que no se puede comprobar tal cosa y que las invasivas pruebas son una forma de abuso.

El test implica un examen vaginal para chequear si el himen está intacto. Por este motivo, las fundaciones benéficas reciben miles de llamados de niñas de Afganistán preocupadas por el tema.

Temen que sus padres las presionen para la prueba. El resultado puede implicar para ciertas culturas el desprecio de la comunidad, la expulsión de la propia familia o el asesinato.

Según la OMS y ONU Mujeres estas prácticas se realizan en 20 países. Expertos subrayan que la rotura del himen no significa necesariamente el sentido que le dan estas culturas, ya que suele romperse montando a caballo, haciendo ejercicio o por el simple uso de tampones.

El año pasado el rapero T.I despertó la polémica y la indignación del público cuando admitió en una entrevista que sometería a su hija a una prueba de este tipo.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?