Tips para construir y no fracasar (ni separarte) en el intento

Tips para construir y no fracasar (ni separarte) en el intento

Un estudio de arquitectura contiene a las parejas que comienzan a construir su casa familiar. Se basan en "protegerlos" y asesorarlos sobre las distintas emociones que irán sintiendo a lo largo de la obra.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa No Tan Millennials habló Germán Menéndez del estudio Menéndez Arquitectura y contó cómo trabajan para contener a las familias que comienzan a construir, desde lo económico pero también desde lo psicológico. Aseguró que han abordado más de 200 proyectos y sólo 4 divorcios.

Es sabido que un proceso de construcción supone más de un dolor de cabeza, ciertas amarguras y como mínimo una decena de discusiones de pareja, si se trata de la vivienda familiar.

Por eso, en este estudio de arquitectura se centran en contener a sus clientes. "Es un estudio de proyecto, no construimos porque estamos del lado de la familia y los defendemos de los constructores, porque esos gastos desmedidos llevan a conflictos desmedidos", dijo Menéndez y contó una serie de recomendaciones que ellos ponen en práctica con quienes los contratan.

"El primer día que tienen la entrevista con el arquitecto, el profesional les tiene que adelantar qué gastos van a tener durante el proceso", comenzó diciendo el entrevistado. Consideró esto como algo clave para que la pareja conozca el panorama general de la inversión.

Siempre según Menéndez, al principio de la obra la gente siente que la casa no avanza y en ese momento surgen los primeros problemas, "ven sólo tierra y un pozo, entonces comienzan a preguntarse 'para qué nos metimos en esto'". Eso es hasta el 10% del proyecto, aproximadamente, lo cual trae aparejado constantes peleas y discusiones en la pareja

Sin embargo, "después viene el efecto que llamo 'ilusión óptica', que se da cuando empiezan a ver los ladrillos. Se da 'el abrazo familiar' y es cuando empiezan a gastar de más. Porque acá la obra va rápido y el ladrillo es barato, entonces sienten que pueden hacer muchos otros gastos". Eso surge hasta el 30% de la construcción.

"Luego llega el momento donde la techan, en el 45% de la obra, que es el grueso. Eso es lindo, se pagó en cuotas, y los gastos fueron más llevaderos". Pero pasada esta etapa, "vienen las terminaciones y ahí empieza el momento en el que se decide todo lo que marcará la calidad que tendrá la casa. Comienzas las expresiones del estilo 'ya que estamos' y perdemos precisión sobre el precio de la casa", continuó relatando el arquitecto.

Por eso, Menéndez dijo que en esta parte el asesoramiento que ellos brindan es fundamental, dado que van guiando a sus clientes sobre en qué gastar y en qué no y diciéndoles lo que falta para que distribuyan el dinero con el que cuentan. 

En otro orden, el arquitecto contó como curiosidad que en el último tiempo han visto más participación de los hombres en las decisiones de la cocina, "antes ellos ni se metían ahí, pero ahora los hombres están exigiendo más comunidades en en ese espacio".

"El último consejo: no busquen al profesional por precio, sino por los antecedentes. Nosotros somos el 5% de la casa, lo más económico", concluyó el entrevistado. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?