El grave problema económico que Argentina no logra resolver

El grave problema económico que Argentina no logra resolver

El periodista y economista Carlos Burgueño analizó cuál es el problema económico más grande que tiene Argentina y dijo que estamos muy lejos de intentar solucionarlo.

MDZ Radio

MDZ Radio

Ayer el Indec marcó que marzo tuvo una inflación de 4.8% a nivel nacional. El economista y periodista Carlos Burgueño analizó estos datos y explicó por qué el problema de Argentina no logra resolverse. 

"Cada punto de inflación son más personas pobres", se lamentó Burgueño, quien de modo llano calificó este número como "un bombazo" y quiso reconocer la independencia del Indec en un gobierno peronista/kirchnerista, "eso es un dato inédito. Incluso el Indec marcó un nivel superior al de las consultoras privadas que hablaban del 4.2".

Finalmente fue 4.8% la inflación de marzo a nivel nacional y en Mendoza 3.8%. La cifra que muestra el fuerte aumento de precios de marzo preocupa aún más porque "todavía no hay aumentos salariales por paritaria, con lo cual hay un 13% de incremento de precios pese a que los sueldos están congelados".

En ese sentido, Burgueño dijo que está claro que tenemos un problema estructural de inflación. ¿Qué significa? "Que toda la economía argentina está inflacionaria, por lo cual los precios de todos los bienes y servicios tienen incremento sostenido en el tiempo".

El especialista contó que la inflación, en general, es un problema superado en el mundo, sólo algunos países lo tienen. De hecho, "en nuestra comarca nada más Venezuela y nosotros", detalló y contó el ejemplo de Uruguay que "tiene 10% de inflación y el ministro de economía uruguayo debe ir la semana que viene a dar detalles al Congreso sobre por qué pasó y cómo lo va a solucionar. La explicación es que hubo que emitir el año pasado por la pandemia. O sea, hay un problema y hay un motivo".

En cambio en Argentina, "es estructural de la economía y además que es histórico. Nuestro país tiene más de 30 años de inflación crónica, proceso sólo frenado 10 años por la convertibilidad, o sea, cuando renunciaron a la moneda propia, con las consecuencias que eso trajo". "Luego en dos o tres años de la post convertibilidad a partir de una mega devaluación y de un proceso recesivo que saturó en un momento con una inflación del 6% anual", completó.

Finalmente, Burgueño recordó que "cuando la inflación trepó al 3 % mensual fue en el gobierno de Néstor Kirchner, por eso resolvieron romper el termómetro, intervenir el Indec y volver al problema estructural".

¿Qué hacemos entonces? "Siempre digo lo mismo, sin un acuerdo de Estado esto no se soluciona. Se puede bajar del 4.8 a 2 y proyectar una inflación del 25 en vez del 50. Puede ser, pero no mucho más que eso". Y agregó más preocupaciones para analizar: "El 4.8 de marzo se dio en el marco de un dólar quieto/intervenido, precios máximos, precios cuidados, congelamiento de tarifas y sin aumentos de salarios. Esquema que es insostenible en el tiempo. Entonces, si tenés 4.8 con todas esas variables contenidas, ¿qué pasa cuando le saques el pie? La respuesta es que no se lo podés sacar". 

Finalmente, Burgueño dijo que "hay países que estuvieron en guerra y aún así lograron solucionar el problema inflacionario. Nosotros no tenemos conflictos bélicos ni sociales. Entonces ¿por qué no tenemos un gesto de humildad histórico y nos ponemos a resolver el problema replicando lo que otros hicieron? Pero si vos llamás 'imbéciles' a los de la oposición y la oposición llama a una asonada, es difícil", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?