¿Es posible jurídicamente que Mendoza se independice de Argentina?

¿Es posible jurídicamente que Mendoza se independice de Argentina?

Se reaviva la discusión sobre la posibilidad de separar a Mendoza de Argentina a través de la "provocación" de José Luis Ramón y su pedido de consulta popular sobre el tema. Alfredo Cornejo, quien hizo la propuesta inicialmente, no se baja de la discusión. ¿Es viable?

Victoria Chales

Victoria Chales

En los últimos días la polémica sobre la posible independización de Mendoza compiló un nuevo capítulo. El diputado por Unidad y Equidad Federal, José Luis Ramón, propuso una consulta popular para que los mendocinos decidan "si quieren dejar de ser argentinos o no". Aunque luego dijera que se trataba de una provocación al presidente de la UCR, Alfredo Cornejo para que "se haga cargo de sus dichos". Resulta que el ex gobernador en declaraciones a medios porteños reflotó el "mendoexit". "Cada vez tiene más sentido la idea de separarse del país" ya que según el mismo Cornejo argumentó los recursos nacionales "juegan un papel importante" porque el Gobierno nacional busca "tener a todos comiendo se su mano".

Aunque no resulta creíble que esto pueda escalar a una próxima instancia como plebiscito o propuesta seria, vale indagar en la viabilidad jurídica de esa proyección. Por lo cual desde MDZ Radio abrimos diálogo con Alberto Montbrun, doctorado en Derecho y profesor de Derecho Constitucional y Derecho Público en la UNCuyo (Universidad Nacional de Cuyo).

El abogado mendocino consideró, primero que nada, que estamos ante un panorama general verdaderamente desolador en la política actual. "Uno ve al gobierno nacional preocupado por intervenir la justicia para salvar una banda de procesados y condenados por corrupción. Y al jefe del partido de oposición diciendo que Mendoza tiene que separarse y a un legislador (José Luis Ramón) que funciona un rato de un lado y un rato del otro proponiendo que la gente vote si nos vamos a separar de la Nación. A mí me parece que estos tipos se nos están matando de la risa".

Si debemos preguntarnos por cuán posible es la propuesta de Cornejo, Montbrun es contundende cuando señala que "no hay absolutamente ninguna viabilidad jurídica de que una provincia se pueda separar de la Nación". Se entiende no obstante que las provincias argentinas tienen una autonomía prácticamente nula o "muy restringida". Esto se debe, según el abogado a "la política económica de los últimos 50 o 60 años. Esto no es una responsabilidad directa de Alberto Fernández, ni de Macri". Entre los elementos germinales de esta ausencia de federalismo en Argentina, Montbrun marca la "perversidad" detrás de "los pactos fiscales federales de Menem que le habían regalado las provincias recursos de coparticipación a la Nación".

Por otra parte, Alfredo Cornejo argumenta la separación de Mendoza diciendo que cuenta con los recursos para hacerlo. Según el diputado nacional "todos los sectores productivos están teniendo la sensación de que producen mucho más de lo que se llevan, que contribuyen al país mucho más de lo que se benefician del país". En esa dirección puso el ejemplo de Formosa. Alberto Montbrun con paciencia de profesor explica por qué a todos los gobiernos les ha servido mantener aquellas provincias que no mejoran su matriz productiva y que políticamente sostienen gobiernos por décadas. "Los clientelismos populistas le resultan muy baratos al gobierno nacional porque como son provincias donde viven 200 o 300 mil personas no son muy caras de mantener a cambio de dos o tres senadores y dos o tres diputados que votan todo lo que se les pide". 

Ahora bien, también es cierto que el sistema actual supone que "más del 80 % de lo que se paga en tasas, tributos e impuestos va para la nación" acotó Montbrun. La situación es tan desigual que aún las "provincias mejor financiadas no alcanzan a cubrir el 45% de sus gastos con recursos propios y las más pobres apenas si entre el 2 o el 4%". Aún cuando la provincia se encuentre en una buena situación económica, que no es tal, "no hay forma de que Mendoza se separe de la nación" y su sólo planteo obedece a un acto de "populismo puro y duro"

Un disparate atroz que opera sobre la agobiada sensibilidad de un colectivo social que ve que la nación discrimina y maltrata a Mendoza y de unos dirigentes políticos que operan sobre la emocionalidad de la gente. Operar sobre la emocionalidad sin el más mínimo rigor científico ni político ni de ninguna especie.

"El tema -continúa Montbrun- es que aquí el federalismo no se discute porque en el artículo 75, inciso segundo de la Constitución nacional que prevé que la coparticipación se debe distribuir con criterios objetivos y flexibles, con equidad y solidaridad y que no se ha podido cumplir en los 26 años que llevamos de la reforma constitucional de 1994".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?