Cristina Kirchner puso a Alberto Fernández en una encrucijada: ¿qué resolverá?

Cristina Kirchner puso a Alberto Fernández en una encrucijada: ¿qué resolverá?

Hablamos con Paulino Rodríguez sobre la debilidad en la estructura de poder presidencial, la encrucijada en la que está Alberto Fernández y el servicio de Triple Play que el gobierno propone y que alcanzará a 10 millones de personas.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

Junto al columnista de MDZ radio y de MDZol, Paulino Rodrigues, analizamos el servicio de Triple Play con "Precios Cuidados", los dichos de Cristina Fernández de Kirchner en el acto del que participó junto al presidente, Alberto Fernández, y la posibilidad de que el gobierno acumule un nuevo desacierto con un as que tenía debajo de la manga pero puede perder. 

Aquí los puntos más importantes de su columna:

Servicio de Triple Play

  • Hay muchas señales que han empiojado lo que parecía ser un camino que empezaba a recorrer Argentina, con una cierta paz cambiaria, un acuerdo con el FMI que traería cierto orden macroeconómico dentro de un escenario de altísima volatilidad, enorme descalabro, cuentas públicas realmente menguadas con un Banco Central sin reservas líquidas prácticamente. Ese camino creo que lo dinamitó la vicepresidenta y lo explícito el viernes cuando filosa pero puntillosamente estableció los parámetros y criterios con los cuales la economía se va a desenvolver el año próximo.
  • Cuando dice que no quiere que sean 3 o 4 vivos los que ganen en medio de la recuperación eventual del año próximo, ahí ordena que se mantengan los precios máximos, lo cual impacta en la rentabilidad de las compañías pero también de manera letal en las inversiones y puede llevar a la escasez. Habla de retener los aumentos de tarifas, eso relega inversiones sin dudas, también dice que en un año electoral no hay ajuste posible, entonces seguirá el nivel de gasto público y por lo tanto eso será un problema para la economía.
  • Al mismo tiempo le dice al Presidente que la Argentina tiene un gobernador en la provincia de Buenos Aires que fue ministro de economía porque no solo es joven y carismático sino porque había sido un buen ministros y si hay algo que Alberto Fernández criticó duramente durante su ostracismo del kirchnerismo era la administración económica justamente de Axel Kicillof. Se suponía que el kirchnerismo mejorado de 2019 traía ideas económicas bien distintas, sin embargo Cristina realza el proceso económico que llevó a la derrota del oficialismo en 2015, aunque ella cree que fue porque Scioli no era el candidato ideal.
  • En esa línea, declarar servicios básicos en condiciones en las que las empresas tendrán desincentivo de invertir, en un área tan crítica, con un 4g que ni siquiera está desarrollado y con un país enorme geográficamente y con vastas regiones sin la accesibilidad que requiere el mundo laboral actual, me parece que es casi tirarse un tiro en los pies. Me pareció una medida grandilocuente, enormemente ambiciosa que no está contemplando en ningún caso inversiones, así que lo más probable es que vayamos a un cuello de botella.

¿El presidente está solo?

  • Sí, Alberto Fernández está solo y él mismo reconoce que cumplió con los mandados. Hay una debilidad en la estructura del poder presidencial muy importante. Los gobiernos en fortaleza hacen cambios de gabinete y no se discuten, los gobiernos de debilidad cuando hacen cambios de gabinete, si no hay autoridad presidencial determinante, generan enojo en el que se va y en los que aspiraban y no fueron ungidos. En gobiernos de coaliciones eso es bastante ostensible.
  • Tengo temor de que Alberto Fernández se recueste en la idea de que si cambia ahora será una muestra de debilidad adicional, porque necesita oxigenar. El problema es que Cristina le vociferó en público que eso tenía que ocurrir, entonces de hacerlo será una demostración más de su debilidad y de no hacerlo seguirá débil. El Presidente está en el peor de los escenarios, debe reconstruir su autoridad o bien confirmar que el poder está en la vicepresidenta y que todas las negociaciones importantes de Argentina pasen por su despacho. Como de hecho ya ocurre.

La ley de IVE quizás no salga del Senado

  • El gobierno necesita rápidamente encontrarse con un eje, ponerse una meta y un horizonte. Cuidado con que la semana próxima ni siquiera pueda alumbrar favorablemente el voto positivo a la despenalización del aborto. Cuidado con que allí también haya un fracaso del Presidente, quien en persona se inmiscuyo en esta decisión y está buscando los votos necesarios para poder hacer la ley. 
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?