¿Por qué dormimos mal y no nos damos cuenta?

¿Por qué dormimos mal y no nos damos cuenta?

¿Se puede recuperar el sueño perdido? ¿Es lo mismo dormir de día que de noche? Aquí los tips que no podés dejar de cumplir.

MDZ Radio

MDZ Radio

Con el estrés, la ansiedad y los cambios constantes que estamos atravesando, más algunos episodios de angustia, los argentinos estamos durmiendo cada vez peor. Por eso, una profesional nos dio una serie de recomendaciones imperdibles.

La dra. Griselda Castellino, especialista en Medicina del Sueño, junto al doctor Matías Roby, especialista en Medicina del Deporte, nos dejaron una serie de recomendaciones para dormir mejor.

El sueño es una función fisiológica de gran importancia y tan necesaria para el organismo como alimentarse e hidratarse de forma adecuada. Y es irremplazable porque hay procesos que sólo tienen lugar durante el sueño nocturno y que no se dan cuando estamos despiertos.

Esta es la principal razón por la cual debemos saber que no es lo mismo dormir de noche que de día, y que este sueño perdido no se recupera durmiendo más horas el día siguiente.

El sueño es el gran reparador que tiene nuestro cerebro. No sólo nos permite descansar sino que también nos ayuda a procesar información durante la noche: la síntesis de proteínas importantes para funciones endócrinas y metabólicas, la participación en la consolidación de la memoria fijando los conocimientos aprendidos, la modulación de la estabilidad emocional por la influencia de hormonas tales como el cortisol.

Los cambios de rutina a la hora de dormir influyen directamente en el rendimiento del día siguiente. Estas alteraciones se acentuaron con la cuarentena, afectando a personas con modalidad laboral home-office y sin un esquema de horario fijo; adolescentes que duermen de día y viven de noche con una alta exposición a la tecnología y al exceso de información por las redes sociales.

Todo esto, en conjunto deriva en un descanso inadecuado. Este mal descanso genera problemas como somnolencia, irritabilidad, estrés, ansiedad, depresión, mal humor, falta de concentración y menor rendimiento laboral y cognitivo.

El problema radica en que muchas veces se respeta la cantidad de horas que dormimos, pero este desorden trae como consecuencia un sueño de mala calidad, un sueño no reparador y que se manifiesta en la personas con todos los síntomas que mencionamos previamente.

En Argentina alrededor del 40% de la población duerme mal o padece alguna patología crónica del sueño, la que abordada adecuadamente con médicos especialistas y un trabajo multidisciplinario, reporta buenos resultados y mejora la calidad de vida de los personas.

Necesitamos establecer rutinas para ir a descansar y está sucediendo lo contrario, nos estamos yendo a dormir hiperestimulados, siendo absolutamente necesario tener algunas referencias para poder descansar mejor. 

Consejos para descansar mejor

  • Dormir entre 7 y 8 horas.
  • Mantener una rutina para ir a dormir y para levantarse.
  • Si tiene la costumbre de tomar siesta, que sea breve (no más de 45 minutos)
  • Evitar la ingesta de alcohol y tabaco 4 horas antes de acostarse.
  • Evitar sustancias estimulantes 6 horas antes de acostarse, como café, chocolate, té y/o refrescos con cola.
  • Evitar la ingestión de alimentos pesados en la cena o muy azucarados. Siempre se recomienda hacer en la noche una comida liviana.
  • Realizar ejercicio regular, pero no previo a los horarios de dormir.
  • Usar ropa cómoda para dormir y mantener la habitación con una temperatura adecuada.
  • Evitar la exposición a pantallas de celular o tablet una hora antes de dormir.
  • Mantener la habitación sin ruido en los horarios de descanso.
  • Reservar la cama sólo para dormir, evitando que su uso sea para el trabajo u otro tipo de actividades laborales.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?