Jonatan Viale: "Alberto Fernández no es líder, conductor, ni caudillo"

Jonatan Viale: "Alberto Fernández no es líder, conductor, ni caudillo"

El conductor se refirió en duros términos al máximo mandatario argentino. “Alberto Fernández siempre tuvo claro que era un delegado de Cristina Kirchner”, afirmó.

MDZ Show

MDZ Show

En su editorial del programa +Realidad (LN+), el conductor Jonatan Viale habló de la vuelta del kirchnerismo duro y lanzó duras críticas contra el presidente Alberto Fernández.

Con una mano en el corazón, es todo mentira. Alberto Fernández nunca tuvo el poder. Siempre mandó ella y no puede morir el albertismo porque nunca nació”, enfatizó Viale en línea con el editorial de Carlos Pagni.

Nunca hubo vocación del Presidente de conducir. Fernández siempre tuvo claro que era un delegado de Cristina Kirchner”, sostuvo y recordó que el 18 de mayo de 2019, el ahora mandatario dijo en una entrevista radial: “O Cristina es candidata o se va a su casa. No puede haber votos prestados ni términos medios. No tengo ganas de que haya un títere en la Casa Rosada, y que el poder esté en Juncal y Uruguay”.

Alberto siempre lo supo, cuando le dijo ‘sí' a Cristina estaba recreando un viejo error del peronismo: el de (Héctor) Cámpora. La palabra títere que tanto se usó no fue un invento del periodismo, sino del propio Presidente. Lo que ocurrió en el discurso de ayer en el Congreso Nacional es que Alberto sepultó cualquier esperanza de independencia. Fueron 120 minutos de una perorata interminable cuyo único objetivo fue satisfacer a Cristina. No le habló al pueblo, sino a su vicepresidenta”, esgrimió el periodista.

Y agregó: “Es más, eligió a sus tres enemigos eternos: Macri, la Justicia y el periodismo. Las tres patas que conforman el lawfare. Alberto nunca fue un dirigente político de fuste. Toda su vida fue un operador político, siempre reportó a alguien, siempre tuvo un jefe. No es líder de masas, conductor, constructor, ni caudillo”.

Al finalizar, Viale reflexionó contundente: “Lo que pasó es que el tiempo acomodó las cosas. El escándalo de las vacunas VIP es la peor crisis política del Gobierno. Eso aterró al Presidente. Lo puso contra las cuerdas, lo convirtió en un boxeador acorralado que saca algunas piñas como puede. ¿Dónde buscó refugio? En el único lugar seguro que le quedaba. Fue al rincón y se abrazó con su jefa. La candidatura de Fernández era un disfraz ¿Qué ocultaba ese disfraz? El regreso del kirchnerismo duro. Lo que quedó sepultado ayer con el discurso de Alberto Fernández, además, es el presidente antigrieta. Vuelve a quedar absolutamente demostrado que la promesa de campaña de unir a los argentinos era puro humo”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?