Amor de cuarentena: una cita virtual con tu ex pareja

Amor de cuarentena: una cita virtual con tu ex pareja

El director porteño Guillermo Cacace, dio detalles de esta novedosa experiencia sonoro-visual que los espectadores podrán disfrutar a través de ​Whatsapp a partir del próximo 10 de junio. Las entradas se pueden adquirir a través de Alternativa Teatral y parte de lo recaudado tendrá un fin benéfico.

Pablo Gordon

Es evidente que la cuarentena ha llevado a cambiar hábitos, rutinas y formas de relacionarnos. No todos la estamos viviendo igual, ni a todos nos ha afectado de la misma manera. Hay parejas que se han roto, ya sea por la falta de espacio en la convivencia, o por el gran distanciamiento. También están quienes no han soportado la soledad y han recurrido a las famosas aplicaciones de citas para conocer gente. O incluso quienes han podido afianzar aún más su vínculo amoroso.

Lo que, claro está, es que este aislamiento le ha dado la posibilidad a muchos de pensar, cosa que, a veces, atareados por la rutina y el exceso de actividades se hace más complicado. ¿Qué pasaría si en el medio de todo esto aparecen fantasmas del pasado? Heridas de una relación que nunca se cerró, preguntas que nunca tuvieron una respuesta. Hay quienes afirman que “todo tiempo pasado siempre fue mejor”. ¿Qué pasaría si aparece tu ex pareja en este contexto?

Esto fue un poco lo que pensó el dramaturgo argentino Santiago Loza junto al productor uruguayo Nacho Fumero al emprender este proyecto. Ni Santiago, ni Nacho habían recibido durante la cuarentena mensajes de sus ex parejas, por lo tanto, a modo de broma, frente a una realidad que no existía decidieron ponerle ficción e inventarla. El puntapié del proyecto también fue un artículo que publicó El País de Madrid titulado: “Amor de cuarentena: una charla con tu ex y todo lo que eso puede despertar”.

En Argentina el prestigioso director porteño Guillermo Cacace es quien tomó las riendas de la dirección de esta novedosa propuesta. No dudó un segundo en sumarse: vio una alternativa de trabajo ante la imposibilidad de creación en los formatos tradicionales. Además, le permitía estudiar la actuación desde otra perspectiva centrada en la voz.

“Amor de cuarentena” es una experiencia sonora y visual que los espectadores pueden disfrutar a través de Whatsapp. Durante 14 días uno de los actores (Dolores Fonzi, Jorge Marrale, Cecilia Roth, Leonardo Sbaraglia, Camila Sosa Villada) le va a enviar al espectador audios, fotos, canciones para reconstruir un vínculo amoroso imaginario. Es una experiencia de intimidad donde quien recibe los mensajes puede rearmar las huellas de una relación lejana y, al mismo tiempo, reconocible.

“Esto no intenta ser un producto que queremos vender sino convidar una experiencia que se nos ocurrió posible en estos tiempos", afirmó Cacace. Quienes quieran participar deben ingresar a Alternativa Teatral, comprar una “entrada” ($600) y elegir cuál de las cinco voces va a ser la que lo va a acompañar en el recorrido. A partir del 10 de junio los participantes comenzarán a recibir los mensajes, uno por día, en cualquier momento de la jornada.

Desde la producción se le pide a la persona que busque un lugar tranquilo de su casa, que procure cierta intimidad, que utilice auriculares y que se relaje de sus actividades cotidianas para poder vivir la experiencia. El lugar del público es interactivo porque está actuando el rol del ‘ex’ que escucha. “Vos al escuchar al actor y aceptar esa convención de alguna manera más que ser público pasivo, estás desde una escucha activa actuando, poniéndote en un rol, aceptando un juego de roles”, agregó Guillermo. 

Además, enfatizó: “Esperamos que sea una compañía para aquellos que están viviendo solos la cuarentena y sepan que en un momento del día está este juego. Y para aquellos que la están pasando en familia o con su pareja, sientan hasta pudor de estar recibiendo el mensaje de un ex frente a su actual pareja. Eso es lo mejor que nos podría pasar: que la persona se pueda ‘comer el viaje’ que le proponemos”.

El desafío que Cacace emprendió junto a los cinco actores fue grande. Nos cuenta que, en una primera instancia les envió un escrito con una propuesta de trabajo actoral, la misma tenía como objetivo buscar el justo equilibro entre un decir poético y un decir cotidiano. “Con lo hiper cotidiano se podría matar la poesía de estos textos y les pedía por favor que tratáramos de no llegar a eso, que lo vemos tanto en novelas y telenovelas”, agregó al respecto. 

En esta particular dinámica de ensayos, en la que no se podían ver en vivo físicamente, tuvo en cuenta la impronta personal de cada uno de los actores para relacionarse con ellos. A modo de confidencia, el director, confirmó que más de una noche se vieron “tentados” de transgredir la cuarentena y juntarse, pero que finalmente nunca lo hicieron.

La experiencia ya se está llevando a cabo en Uruguay y prontamente se realizará también en Chile, Alemania y España. En nuestro país parte de lo recaudado tendrá un fin benéfico ya que será donado a la Casa del Teatro.


El teatro vive su momento de reinvención

“Es una temporada que en términos de ‘teatro’ está perdida, nos tenemos que reinventar como se está reinventando todo el mundo. Yo entiendo que en un nivel psíquico, anímico y personal cada uno vive la pandemia no como quiere, sino como puede, pero aquellos que tengan un resto para no vivir la pandemia esperando que pase, estamos llamados a reinventarnos. Aquellos que no estamos abrumados, acorralados por una situación económica pauperizada, de desesperación o de quiebra, y que psíquicamente tengamos un resto, nos tenemos que reinventar”, comentó Guillermo acerca de la situación actual que estamos atravesando.

Guillermo Cacace

Con respecto a las nuevas modalidades de clases virtuales Cacace reveló que no es algo con lo que empatice demasiado, pero sin embargo no se le dificulta, ya que él desde hace tiempo no da “clases de teatro”, sino de actuación. A él le interesan las operaciones que hace el cuerpo al actuar y eso es lo que le enseña a sus alumnos. Afirma que en estos momentos es imposible hacer teatro y quienes intentan dar clases de “actuación en teatro” de manera online han sido “mutilados, castrados”.

Guillermo no logra hallar un nombre específico al formato de “Amor de cuarentena”, porque a criterio personal no lo considera “teatro”. Es una creación nueva y como tal no hay categorías para ello. Esto, lo que les permite es navegar la incertidumbre y correrse del hecho de tener que garantizar algo del orden de lo conocido. “Tratamos de abrazar (los que podemos) este malestar que nos genera la incertidumbre y generar el mayor marco solidario entre los pares para no quedar paralizados frente a la incertidumbre”, agrega.

Además, como él mismo asegura, esa es una tarea histórica de lo artístico: invitar a compartir un abismo al mismo tiempo que genera las mejores condiciones para que ese precipicio no te paralice, te conmueva, erosione lo que pensás y te haga replantear cosas.

Y por último agregó: “este producto o formato quiere indagar, investigar qué margen tenemos para crear nuevas experiencias: de actuación, de dirección. Y éstas tienen que dejar en suspensión lo teatral porque sino la misma noción de lo teatral estaría operando de modo perjudicial para lo que estamos haciendo. Esto no es teatro. El teatro tiene una condición ligada a lo vivo que por un tiempo no va a estar, y no obstante, se pueden crear otras presencias”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?