The Stranger: un policial de Netflix con demasiadas historias

The Stranger: un policial de Netflix con demasiadas historias

La serie inglesa cuenta con una buena dosis de suspenso, pero es fácil perderse en sus tramas secundarias, que a veces no llevan a nada. ¿Vale la pena?

Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

Netflix estrenó a finales del mes pasado The Stranger (No hables con extraños), un policial británico basado en una novela del reconocido autor de misterio Harlan Coben. La historia es la clásica situación de "pueblo chico, infierno grande", con varias tramas entrelazadas en las que los protagonistas serán los secretos que van saliendo a la luz.

Estos secretos son el motor de toda la serie. La extraña a la que hace referencia el título es una hermosa joven que por una alguna razón le cuenta a Adam Price (interpretado por Richard Armitage), que su esposa Corinne realizó un complicado engaño en el pasado, y siembra la discordia en un matrimonio que en apariencia era perfecto.

El disparador es la desaparición de Corinne tras que su repudiable acto sale a la luz, que pone en movimiento una serie de hechos que involucrarán a todo su círculo íntimo y el de los policías que se ven obligados a participar de la investigación. En medio van surgiendo otras historias que muestran todo lo que ocultan los vecinos de un pueblo aparentemente tranquilo.

La serie tiene una buena dosis de suspenso y la historia principal es lo suficientemente interesante como para mantener atado al espectador durante los 8 capítulos de la primera -¿y única?- temporada. El problema son las historias secundarias. El mensaje general de la serie es que los secretos hacen surgir más secretos, y lo demuestra de manera bastante contundente.

Cada arco argumental se ramifica en pequeñas historias de mayor o menor peso, que si bien ocupan tiempo de aire, muchas veces son demasiado complejas para el tratamiento casi insignificante que se les da. Sin entrar en spoilers (demasiado grandes) la desaparición de Corinne debe competir en importancia con un chico que queda en coma, un asesinato, la desaparición de otra mujer, un conflicto judicial, varias extorsiones, un robo, otro asesinato (de un animal) y hasta un envenenamiento. Las idas y vueltas de la historia son más propias de una telenovela centroamericana que de una serie inglesa.

Esto no sería un inconveniente si no fuera porque es prácticamente imposible resolver todo lo que pasa en tan solo ocho capítulos. Al final de la temporada hay varias cosas que quedan en el aire o simplemente parecen haber sido olvidadas por los creadores. Sí es posible que hayan sido dejadas de lado para una segunda entrega, pero no existe la sensación de que ese haya sido el caso, especialmente porque la historia principal cierra completamente.

Dentro de todo, The Stranger es un buen policial si conseguimos dejar de lado que la serie quiere hacer prácticamente todo lo que el género permite, y muchas veces eso no es posible.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?