Imponente

No vas a poder creer en qué transformaron esta pick up de Chevrolet

Este vehículo de apariencia robusta y militar bajo su carrocería esconde el chasis de una pick up.

Redacción MDZ Online miércoles, 25 de enero de 2023 · 06:00 hs

Parece mentira, pero esta bestia de cuatro ruedas que luce como el mismísimo batimóvil solía ser una pick up Chevrolet Silverado de 2007. Como ves en imágenes, de aquel modelo no queda nada (salvo el motor) ya que pasó por un exhaustivo proceso de modificaciones realizadas a mano. 

El vehículo fue bautizado por su propietario y creador como Razorbak, un nombre que claramente hace honor a su carácter y aspecto. Según su dueño, que publicó a la venta su particular rodado, la carrocería de la pick up fue removida y en su lugar se colocó una estructura de acero con tubos. Los paneles de la carrocería están hechos a mano con láminas cortadas, con un trabajo que incluyó hasta la instalación de ventanillas.

Probablemente por tratarse de un proceso de modificaciones totalmente artesanal, la transformación de esta bestia llevó su tiempo, pero la realidad es que las imágenes son elocuentes y tranquilamente el vehículo podría formar parte del set de una película de acción de Hollywood. 

Las puertas tienen un formato que parece sacado del batimóvil, los faros delanteros son de un Chevrolet Camaro y por último, en el sector trasero los grupos lumínicos están inspirados en los de un Lamborghini para llamar la atención. Además, la carrocería recibió un acabado en gris mate que le da un aspecto de vehículo que podría encarar un enfrentamiento militar. 

Para mover el Razorbak se colocó un juego de neumáticos con llantas de 21 pulgadas, mientras que los frenos son Brembo con pinzas de seis pistones que antes pertenecían a un Porsche Cayman GTS. 

El interior también fue completamente modificado, con un sector delantero preparado para dos ocupantes con butacas individuales y más atrás, un asiento enterizo que admite hasta tres pasajeros. Lo que más llama la atención sin dudas son los tapizados de “cuero de vaca” y algunos detalles en fibra de carbono. 

Tal como mencionamos al comienzo, se mantuvo la mecánica original de Silverado, un motor diésel Duramax 6.6 -del cual no se informaron especificaciones- pero que fue mejorado con múltiples de admisión y una entrada de aire más generosa. Viene acoplado a una transmisión automática de seis velocidades, seguramente acoplado a un sistema de tracción integral. 

Archivado en