¿Qué tan mala calidad son las motos chinas? Te vas a sorprender

¿Qué tan mala calidad son las motos chinas? Te vas a sorprender

Comprar un vehículo de una marca china, en muchas ocasiones, era meterse en un problema de fallas y repuestos. ¿Pero esto sigue siendo así? Informe de La Moto.

MDZ Autos

MDZ Autos

La industria de las motos chinas es la primera en el mundo que permite a los fabricantes armar sus vehículos a gusto, en la cantidad que desee, y recibirlas para revenderlas en cualquier parte del mundo. 

Pero cuando esta modalidad comenzó a globalizarse, la calidad de estas unidades era muy dudosa, aunque con un bajo precio. Además, en caso de existir alguna falla mecánica o avería de cualquier tipo, en muchísimas ocasiones el usuario se quedaba sin servicio por falta de repuestos.

El atractivo especial de esta industria es poder crear una moto “copia” de un modelo de renombre, a un costo mucho menor que el original. Por eso, año a año fue tomando más caudal de clientes y creció de manera agigantada.

Según analiza el sitio especializado La Moto, el tema de las fallas no es 100% culpa de los chinos, ya que muchas marcas de primer nivel, como es el caso de Honda, Harley, KTM, Yamaha y BMW entre muchas otras, producen en China motos completas o partes específicas y estas salen muy bien y sin inconvenientes. Por lo que el problema pasa por la cantidad de dinero que el fabricante este dispuesto a invertir en esta industria. En otras palabras, China te da lo que pagaste, ni mas ni menos.

Actualmente China fabrica más del 50% de las motos que se venden en todo el mundo y su mercado interno es de 16 millones de motos/año, lo que lo convierte en el segundo mercado mundial más amplio después de la India.

Un caso para estudiar de marcas que producen en China es el de Benelli, marca nacida en Italia pero que fue comprada por Qijang en el 2005 y relanzada en el 2015, que fabrica todos sus modelos en el país asiático y los vende en casi todo el mundo, con resultados muy interesantes, totalmente confiables en cuanto a rendimiento y a un precio generalmente razonable.

Entonces, volviendo al comienzo, ya no es tan descabellado comprar una moto fabricada en China, porque es una industria que aprendió con el paso del tiempo y perfeccionó su postventa asociándose con marcas de renombre.

Otra ventaja de la industria china, además del precio, es poder crear una marca de motos sin necesidad de tener una fábrica puntual. Empresarios europeos arribaron a China, negociaron diseños y modelos y empezaron a desarrollar su marca propia. Basta con tener claro el tipo de moto que se quiere, aceitar la red comercial y de postventa y de cerrar un acuerdo con una fábrica china. Y hacerlo bien, pensando en crear una marca que proporcione beneficio a largo plazo.

Si la moto gusta, tiene buena postventa, no es excesivamente barata y la marca ya tiene algo de recorrido, es una opción más que considerable. Eso sí, antes de comprar, lo más recomendable es analizar sus características técnicas y buscar pruebas especializadas.

No obstante, a las motos chinas, aún siendo buenas motos, no se les puede pedir el rendimiento de algunas japonesas que casi las doblan en precio. Lo que no queda en duda es que son una muy buena opción, más económica y con motos muy buenas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?