La historia de Ford Argentina: 107 años de presencia ininterrumpida

La historia de Ford Argentina: 107 años de presencia ininterrumpida

La marca estadounidense abrió su filial local en 1913, conviertiéndose en la primera de América Latina y la cuarta en el mundo. En esta nota, repasamos todos sus modelos nacionales hasta hoy.

MDZ Autos

MDZ Autos

Las historias de las automotrices que producen en el país son, sin dudas, de una importancia sustantiva a la hora de comprender el devenir industrial de nuestra Argentina.

Se trata de un sector que se autodenomina “el motor de la industria”, y que, más allá de idas y vueltas, avances y retrocesos, coloca al país entre el selecto grupo de naciones con terminales de última generación, trabajadores súper calificados y sueldos que elevan el promedio de la industria toda.

Es por estos motivos que, como hicimos con Toyota el domingo pasado, hoy recreamos la historia de Ford en el país. En base a un excelente informe del sitio especializado Auto Historia, presentamos hoy el devenir de la marca estadounidente, una de las más importantes y tradicionales del mundo.

Ford en Argentina

El 31 de diciembre de 1913 quedó constituida Ford Motor Argentina, primera sucursal de Ford en Latinoamérica y la cuarta en el mundo. En 1917, y luego de haber comercializado más de 3.500 vehículos, comenzó la importación de autos desarmados para ser montados en Buenos Aires.

En 1920, la casa matriz realizó una inversión de 250.000 dólares para la construcción de una planta de montaje en el barrio de La Boca. Dos años más tarde, con la producción del famoso modelo “T”, se inauguró la primera planta de montaje de Ford de Latinoamérica. El famoso modelo se importaba semi-armado y se completaba con 20 % de piezas de producción local.

Por entonces, los productos de Ford se comercializan a través de una red de 285 representantes. El personal administrativo y plantel de operarios sumaban 400. Poco tiempo después, y debido a la creciente demanda, la planta debió ser ampliada llegando su personal a las 1.500 personas.

En 1927, se produjo en La Boca el Ford “T” número 100.000. A fines de ese año se presentó en Estados Unidos el Ford “A”, sucesor del modelo “T” que fue discontinuado luego de producirse más de 15.000.000 de unidades.

Los años de la guerra

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, se cerró la importación de vehículos y componentes. La producción se limitó a completar las unidades con el material disponible, pero la creciente falta de insumos básicos para la producción obligó a suspender la actividad. Durante ese período, Ford fabricó baterías y atendía a sus clientes con la venta de repuestos y accesorios fabricados por talleres locales.

Precisamente, la necesidad de desarrollar proveedores nacionales sentó las bases para el posterior surgimiento y expansión de la industria autopartista argentina.

Primeros Ford argentinos

Concluida la guerra se reinició la actividad en la planta de La Boca a fines de 1946, pero volvió a interrumpirse en 1948. Recién en 1956 se retomó la producción con el armado de los vehículos comerciales de la línea “F”.

A fines de 1959, año en que fue sancionado el régimen de promoción de la industria automotriz, se inició la producción de la pick up F-100, los camiones F-600 y el chasis para colectivos B-600.

En 1960, se colocó la piedra fundamental del Centro Industrial de Pacheco que fue inaugurado al año siguiente.

Dos años más tarde, el Falcon comenzó a ser producido localmente. La oferta de modelos se amplió en 1969 con el lanzamiento de la línea Fairlane, destinado al segmento de los vehículos lujosos y de gran porte.

La crisis mundial del petróleo de 1973 y sus consecuencias en el costo de los combustibles, aumentaron la tendencia del mercado local hacia los autos de menor consumo y dimensiones. La respuesta de Ford fue el lanzamiento, en septiembre de 1974, del Taunus, primer Ford argentino mediano y de diseño europeo.

En 1982, se inauguró la planta de armado y pintura de camiones y, al año siguiente, un Taunus producido en General Pacheco se convirtió en la unidad Ford número 1.000.000.

A mediados de 1984, y con una inversión de 80.000.000 de dólares, fue lanzada la línea Sierra.

Autolatina, la fusión con Volkswagen

En 1987, se fusionaron Ford Motor Argentina y Volkswagen Argentina creando Autolatina. La actividad industrial de ambas empresas se concentró en el complejo industrial de Pacheco. Al año siguiente fue presentado el Escort, primer medio mediano de Ford producido en Argentina.

La oferta de automóviles fue completada en 1994 con el lanzamiento del Orion. Ese mismo año se inauguró el Sistema Articulado Inteligente de Manufactura en la Planta de Estampado de Carrocerías.

El joint venture Autolatina se disolvió en 1995. La planta de montaje y pintura de camiones y la subsidiaria Transax quedaron en manos de Volkswagen.

Entre 1975 y 1995 Ford ha liderado en forma consecutiva el mercado argentino, llegando a su máxima participación en 1982 con el 38%.

Recuperando autonomía

En 1995 Ford recuperó su autonomía y comenzó una nueva etapa que perdura hasta nuestros días. Al momento de la separación de Autolatina, Ford producía en el país los automóviles de pasajeros Escort y Orion, los utilitarios F-100 y F-150 y el camión Ford F-400 Diésel.

El nuevo Ford Escort fue presentado en 1996 para abastecer a todo el Mercosur. Ese mismo año era discontinuado un histórico de la planta de Pacheco: luego de 37 años y más de 400.000 unidades fabricadas, salía de Pacheco la última F-100. A partir de entonces, este modelo comenzó a importarse desde Brasil.

Su lugar fue ocupado por la pick up Ranger que comenzó a fabricarse el 25 de noviembre de 1996. Este cambió implicó no sólo el remplazo de un modelo histórico sino un proceso que consolidó a nuestro país como productor de pick ups livianas.

El Centro Industrial Ford de General Pacheco se convertía así en el primero fuera de Estados Unidos donde se fabricaba este utilitario. Un año más tarde, se ampliaba la oferta de este modelo con el lanzamiento de las versiones cabina simple, en motorizaciones diésel y nafta, tracciones 4×2 y 4×4 y diferentes niveles de equipamiento.

En el nuevo milenio

Antes de finalizar el milenio, hizo su aparición en Pacheco el Ford Focus, auto mundial de Ford de gran éxito en el mercado europeo, destinado al ámbito local y al resto del Mercosur. Por entonces, la producción nacional era complementada con la importación de los modelos Ka, Fiesta, Mondeo, Transit y F-100, que llegaban desde las filiales brasileñas y europeas.

A partir del nuevo siglo, la fabricación de Ford en Argentina quedó acotada a los modelos Ranger y Focus. El 13 de octubre del 2005 se produjo la unidad Ford 2.000.000 que correspondió, precisamente, a un Focus. El ejemplar fue donado a la entidad de bien público Fundaleu.

En el 2011, y luego de un prolongado paréntesis, se retomó la producción de motores con la inauguración de una nueva planta destinada a fabricar los motores Puma TDCi 2.2 y Puma TDCi 3.2 destinados a las versiones diésel de la Ranger.

En el 2013, Ford celebró un siglo de presencia ininterrumpida en el país.

Los cambios en la tendencia de los usuarios hacia los vehículos SUV afectaron seriamente la performance comercial del Focus. En el 2018, Ford tomó la drástica decisión de discontinuar este modelo a partir del año siguiente. Fue el último sedán de la marca fabricado en el país.

Ford en números

A punto de cumplir 60 años de producción ininterrumpida, el Complejo Industrial de Ford en General Pacheco está integrado por las plantas de Motores, de Estampado y Carrocería y de Montaje y Pintura que en total suman una superficie cubierta de 252.000 m2 distribuida en un predio de 1.308.000 m2.

Trabajan en el histórico centro productivo más de 3.400 empleados. En la actualidad, sólo se produce el modelo Ranger cuya producción superó las 900.000 unidades en septiembre pasado. De ese total, 70 % fue destinado a la exportación hacia 10 países de la región.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?