¡Chau desayunos buffet en hoteles!

¡Chau desayunos buffet en hoteles!

¿Eras fanático de los buffets interminables por las mañanas? En la nueva normalidad deberás olvidarte de ellos por un rato.

Food Lovers

Ya comenzaron en Mendoza las salidas de mini turismo. Por ahora, solo localmente, el llamado “turismo interno”. Pasada la parte dura y aislada de la cuarentena, todos felices de poder alojarse en cabañas y hoteles aunque sea por acá cerca (privilegio que no sabemos muy bien hasta cuándo podremos disfrutar).

Aunque no podamos viajar al exterior, o a otras provincias (ni siquiera a otro departamento, como es el caso de San Rafael), el hecho de pasar un par de noches en un hotel ya nos hace sentir que estamos de vacaciones. ¿Y cuáles son los mayores placeres de esta estadía? La cama king, el jacuzzi, el black out, la calefacción, que nos haga la cama el personal de servicio, el desayuno en la camucha…. ¡Y el gran buffet del desayuno!

Los que se alojaron en hoteles, ya pudieron corroborar que faltaba este privilegio matutino, al menos en el formato tradicional de autoservicio "tenedor libre".  Es una de las consecuencias de la pandemia, y en esta “nueva normalidad” los fanáticos de los desayunos interminables deberemos prescindir de él por un tiempo. El maravilloso festín está prohibido.

Las medidas preventivas para evitar la propagación del COVID19 son claras y dicen que además de la distancia social, los tapabocas, y desinfección de manos, es fundamental no compartir alimentos, al menos no con extraños en una gran mesa en la que la comida está expuesta.

Quienes amamos comer y comer y comer, rellenando el bowl de cereales y yogurt, probando una tostada con queso, y luego otra con mermelada y miel, un poquito de frutos secos, algunos vasos de jugos de frutas,  y luego volver a recargar una medialuna y una cuarta taza de café con leche…. ¡estamos perdidos! Se terminó. C'est fini.

¿Tiene esto solución? ¿Cuándo volveremos al “tenedor libre”? Y es ahí donde entra esa palabrita tan de moda en estos tiempos… “reinventarse”. ¿La escucharon? Bueno, los hoteleros también tienen que reinventarse para preparar desayunos y dejar contentos a los alojados. En algunos casos se puede atender a gustos personales de los pasajeros, ofreciéndole un desayuno a medida y “room service” (desayunar en la habitación impide contacto con otros pasajeros). Otros quizás pueden colocar los alimentos detrás de una barra, y asignar camareros para armar platitos con lo que cada persona pida (con mucho cuidado, barbijos, guantes, y pinzas). O quizás envasar todas las delicias individualmente, con papel o bolsitas (aunque esto aumenta los costos).

También en plan del “buffet asistido”, en los hoteles de mayor categoría, podría disponer personal que prepare algunos platos en el momento, como huevos revueltos o panqueques.

Nadie quiere volver atrás. Para evitar la propagación del virus es necesario respetar las medidas, y tanto hoteleros como huéspedes quieren pasarlo bien, cuidarse, y volver a la normalidad con el servicio y la ocupación. ¡Que pronto vuelva el turismo y los desayunos buffet!

 

Seguinos en nuestras redes y enterate de todas las novedades del mundo de la gastronomía.

Instagram @FoodLoversMDZ     Facebook FoodLovers.MDZ    Twitter @FoodLoversMDZ 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?