Cheesecake de crema irlandesa ¡sin horno!

Cheesecake de crema irlandesa ¡sin horno!

Un hit dulce hecho con Baileys que no requiere cocción ni huevos.

Food Lovers

Las preparaciones dulces con galletitas ya son un éxito. Desde la famosa chocotorta (un clásico argentino) hasta versiones a base de galletas María, suelen ser un gran ingrediente para ahorrarse prender el horno, lograr una buena base y jugar con los rellenos.

Este tipo de postres consiguen su consistencia procesando las galletitas o desmenuzándolas y luego trabajando el relleno que termina en la heladera. En este caso, el plus es ese toque del licor de crema irlandesa originaria de Dublín del año 1974.

Fácil, delicioso e irresistible desde el primer bocado, el cheesecake que se obtiene con esta receta es ideal para recibir amigos, festejar con la familia o llevar como aporte a la mesa cuando se va de visita.

A tomar nota para sorprender a todos con el toque dulce que faltaba en la mesa.

Cheesecake de crema irlandesa: una receta fácil que te robará suspiros

El cheesecake de por sí es delicioso. Pero esta versión con crema irlandesa es sencillamente original.

Ingredientes:

  • 90 gr. de mantequilla
  • 30 galletitas oreo trituradas, incluyendo la crema de relleno (también se pueden usar otras con chips de chocolate o galletas María)
  • 190 gr de queso philadelphia
  • 4 cucharadas de gelatina sin sabor
  • 1 taza de licor tipo Baileys
  • 200 gr de chocolate semiamargo
  • 1 taza de leche
  • 3/4 de taza de agua
  • 370 gr de leche condensada
  • 2 tazas de crema para batir ya endulzada y fría (casi congelada)

Preparación:

Derretir la manteca en microondas y luego mezclarla con las galletitas hasta obtener una masa uniforme. En la base de un molde desmontable, cubrir con papel de acetato y colocar la mezcla en la superficie aplastándolas contra el fondo. Llevar a la heladera por 20/25 minutos.

Luego mezclar la mitad de la leche con el chocolate. Se puede derretir en el microondas o realizar un baño María. Debe quedar totalmente líquido y sin grumos.

Enseguida, se debe hidratar la gelatina con el agua. Esperar 5 minutos para que se hidrate bien y meterla en el microondas por 40 segundos o hasta que se ponga líquida.

Ahora batir la crema hasta que duplique su volumen pero sin dejarla tan espesa como cuando se usa para decorar. Se forman picos pero se bajan rápidamente.

En otro bol batir el queso crema y la leche condensada hasta que no se noten los trozos del queso. Agregar a esta crema la taza de licor y seguir batiendo. Luego, incorporar el chocolate. Seguir batiendo.

Es el turno de mezclar con la gelatina, pero para que no cuaje al entrar en contacto con el resto de los ingredientes fríos, habrá que mezclar la gelatina aparte con la leche que quedó y recién ahí añadirla a la mezcla principal.

Ahora sí, juntar toda esa mezcla con la crema batida. Continuar batiendo un poco más.

Es el momento de sacar el molde y la base que esperan en la heladera y verter la base ahí.

Con una cuchara o espátula habrá que emparejar arriba y darle unos golpecitos al molde para que termine de bajar antes de aplanar la superficie.

Enseguida llevar al freezer por dos horas y servir con chocolate rallado al sacarlo.

Si lo vas a trasladar, que el trayecto no sea muy largo o coloca un hielo seco en la base para que llegue hasta la heladera hacia dónde quieres compartirlo.

¡Y a disfrutar!

Para dudas, sugerencias de nuevas recetas y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?