¿Cómo funciona una freidora sin aceite y por que deberías tenerla?

¿Cómo funciona una freidora sin aceite y por que deberías tenerla?

Ayuda a reducir el colesterol y a ahorrar en la factura de electricidad. Hay diferentes marcas y se deben evaluar ciertos aspectos antes de comprarla.

Food Lovers

Una freidora sin aceite ayudará a preparar comida sana, con menos calorías y a reducir el consumo de frituras. Para quienes deseen llevar una vida más saludable, sin duda es la elección perfecta, que además es mucho más fácil de limpiar. El crujiente sabor de las comidas fritas, únicas e inconfundibles, es posible de lograr si se cuenta con el artefacto adecuado.

Se llaman freidoras de aire caliente y en términos técnicos se habla de cocinar y no de freír, ya que no lleva aceite. Funciona de manera similar a un horno, pero su uso es más práctico y más eficiente ya que consume menor energía.

Decidimos sumarla a la lista de utensilios de cocina que "te facilitan la vida".

4 beneficios de la freidora sin aceite 

  • Reduce las calorías. El hecho de freír aporta al organismo grasas y aceites que pueden afectar al colesterol y otras patologías. 
  • Menos tiempo para cocinar. Usar una freidora sin aceite optimiza los tiempos, ya que lleva menos tiempo de cocción. 
  • Más eficiencia. Utilizar la freidora sin aceite reduce el consumo de electricidad, por lo que se ahorrará en la factura de luz. 
  • Fácil limpieza. Al no tener aceite es mucho más fácil de limpiar.

¿Cómo funciona la freidora sin aceite?

La freidora sin aceite se utiliza de una manera muy similar al horno, ya que cocina a través de la circulación de aire caliente. Tiene un recipiente, mandos de tiempo y temperatura y se pueden cocinar platos como pescados, nuggets, empanadillas, pollo, brochetas, huevos, entre otras cosas.

Quienes deseen comprar este producto no solo deben analizar el precio, sino también la capacidad y el consumo. Algunas marcas que comercializan freidoras sin aceite son Philips (modelo Philips Airfryer), Russell Hobbs (modelo Purifry Russell Hobbs), Lidl (modelo Silvercrest), Actifry (modelo Tefal Actifry), Princess (modelo Princess Aerofryer XL) y los aspectos a tener en cuenta son: 

  • Precio: Si bien este tipo de productos no son baratos, lo cierto es que es una buena inversión a largo plazo. 
  • Garantía: En muchos países, como en España, las empresas que comercializan este producto tienen garantía. 
  • Capacidad: Para comprar una freidora es importante analizar para cuánta cantidad de gente se cocina habitualmente, ya que hay de muchos tamaños. 
  • Dimensiones: Es fundamental contar con un espacio en algún lugar de la casa porque no son objetos chicos. Antes de comprar, elegir un lugar donde colocarla permanentemente. 
  • Consumo: Comprar freidoras con etiqueta de eficiencia energética clase A, que es la categoría que menos energía consume. 
  • Opiniones: Ingresar a los sitios de la marca (página web, comercios electrónicos y redes sociales) para conocer la opinión de otros usuarios sobre el producto.

Ya es momento de dejar las frituras tradicionales (como medida recomendada por la mayoría de los nutricionistas para prevenir enfermedades y propiciar una alimentación saludable) optando por artefactos de estas características, listos para "resolvernos la vida".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?