Trucos maestros de cebollas caramelizadas para la pizza

Trucos maestros de cebollas caramelizadas para la pizza

El amasado de la pizza y la cocción de las cebollas son dos cuestiones fundamentales para la elaboración de este plato.

Food Lovers

La de la pizza con cebolla es una opción que nunca falla. Preferida por muchos argentinos, en la mayoría de las oportunidades se presenta bajo la forma de la fugazzetta. Sin embargo, hay otra variante que es tan simple como deliciosa, que consiste en hacer uso de cebolla caramelizada.

En este artículo te contamos cuáles son las claves que tenés que tener en cuenta para lograr las mejores pizzas con cebollas caramelizadas.

Cebollas caramelizadas: ¿cuáles son las claves para su uso en las pizzas?

Hacer cebollas caramelizadas es mucho más simple de lo que se imagina. Su receta y los ingredientes necesarios hacen de esta elaboración una comida tan fácil de realizar como deliciosa.

Como la cebolla ya de por sí contiene azúcares naturales, una de las claves radica en cocinarla con paciencia de modo tal que el sabor dulce se desprenda solo.

Por otra parte, uno de los trucos en cuanto a la combinación de cebolla caramelizada y pizzas consiste en no aplicar salsa de tomate sobre la masa y en usar abundante muzzarella.

En cuanto a las cantidades de cebolla a utilizar, las mismas quedan a criterio de cada una de las personas. Esto se debe, principalmente, a que los tamaños de las cebollas pueden variar y a que no existe a ciencia cierta una cobertura determinada para cada pizza.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que, para que la cebolla quede caramelizada, se requiere de entre 30 y 45 minutos de cocción a fuego moderado. Esto quiere decir que, a diferencia de la que se usa para la fugazzetta, se reduce mucho más.

Algunos consejos para que las pizzas caseras salgan perfectas

Para que las pizzas con cebolla caramelizada queden perfectas, otro de los trucos que marcan la diferencia consiste en el armado de la misma masa.

Por lo general, para que salgan 4 pizzas de altura mediana o 5 bien finitas, se requiere de:

  • 2 tazas y media de agua caliente (ni tibia ni hirviendo).
  • 1 cucharada de aceite.
  • 50 gramos de levadura fresca.
  • 1 pizca ínfima de sal.
  • 1 kilo de harina 0000.

Elaboración. Basta con ir agregando los ingredientes en el orden en que figuran mencionados. Una vez que se obtiene la mezcla, hay que amasar durante no menos de 15 minutos.

Si bien hay muchas personas que lo hacen en menos tiempo, un detalle que suma mucho para el resultado final consiste en que cuanto mayor es el tiempo de amasado, mejor es la calidad de la masa al cocinarse.

Luego hay que dejar que el bollo leve por al menos 60 minutos. Para lograr las pizzas perfectas, uno de los secretos consiste en aplicar un doble proceso de amasado y de levado.

Para esto, una vez transcurrida dicha hora, se vuelve a amasar un poco el bollo, se lo divide en la cantidad de pizzas que se quieren sacar de él, y finalmente se dejan reposar estos pequeños bollos durante otro tiempo prudencial.

Para finalizar, también es importante prestar atención a la temperatura del horno y al tiempo de cocción, de forma tal que las pizzas salgan en su punto justo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?