De cuento

Por qué estos 3 pueblos son los más bonitos de España, según National Geographic

Estas tres preciosas aldeas forman parte de la lista de los 100 pueblos más hermosos de España. Cada una de ellas esconde un tesoro y paisajes cautivantes.

MDZ Trip lunes, 23 de octubre de 2023 · 13:32 hs
Por qué estos 3 pueblos son los más bonitos de España, según National Geographic
Este pueblo entre los cerros asturianos es uno de los más bello de España Foto: shutterstock

España está repleta de pueblos que guardan celosamente tesoros, tradiciones y rincones únicos. Los expertos en viajes de National Geographic compartieron cuáles son, según ellos, las pequeñas aldeas rurales españolas perfectas para una escapada y más bellas.

En total son 100 los pueblos que se incluyeron en la lista de los más bonitos de España. "Algunos llevan años en recibiendo a viajero. Otros siguen siendo secretos muy bien guardados, mientras que otros tantos forman parte del club de los pueblos más curiosos de España; pero todos reivindican su encanto más allá de su tamaño", explican desde National Geographic.

Cada uno de ellos destaca por su patrimonio, su urbanismo o su relación con el entorno, lo que lo convierte en una maravilla en miniatura que atrapa a todo viajero.

Esta lista "es un viaje por la España menos poblada y por sus principales pueblos, donde encontrar lugares Patrimonio de la Humanidad y degustar algunos de los principales platos de nuestra gastronomía".

En la lista de los 100 poblados más hermosos de España, los tres pueblos que lideran son:

Olvera (Cádiz)

Olvera se levanta en uno de los cerros de Cádiz. Foto: Shutterstock

En el horizonte de este pueblo se despliegan los campos de olivos y las laderas se tiñen discretamente de blanco, emergen el monumental Castillo de Olvera y la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación.

Olvera es un excelente mirador de la Sierra de Cádiz. En su caso urbano se asienta el barrio de la Villa con una arquitectura que data de su pasado andalucí.

"De la plaza del Ayuntamiento se puede salir por un arco pegado a la calle Calzada, que conduce por una rampa escalonada hasta la amplia plaza de la iglesia. A un lado, Nuestra Señora de la Encarnación, al otro, el castillo y, en medio, un mar de sierras y campos de olivos que producen el aceite Denominación de Origen Sierra de Cádiz", describen los editores.

Los expertos en viajes además recomiendan conocer en Olvera: el mirador de la iglesia, sobre el cual se alza la construcción neoclásica; el edificio de la Cilla, que se usó como granero y cárcel y que ahora alberga la sede del Museo la Frontera y los Castillos; la fortaleza musulmana del siglo XII, donde se mantienen en pie la torre del homenaje y el aljibe. 

Calatañazor (Soria)

Calatañazor enamora con sus calles de piedra muy bien conservadas. Foto: Shutterstock

Esta pequeña villa soriana de origen medieval se ubica en la cumbre del cerro que se erige sobre el río Abión y está rodeada por una fortaleza que es propia de su identidad. Cuenta con apenas 50 habitantes y es una verdadera joya histórica.

Calles empinadas y pedregosas llevan al visitante a viajar en el tiempo hasta el siglo X, cuando Calatañazor alcanzó la fama en plena Reconquista. En este enclave que separaba la España cristiana de la musulmana.

El trazado de sus calles se ha mantenido sin grandes cambios desde la Edad Media. "Consta de una calle principal empedrada que finaliza en la plaza Mayor, justo en la base del castillo. A ambos lados crece una pequeña localidad con casas construidas con madera de sabina y adobe", comparten los editores de National Geographic.

Entre los monumentos que recomiendan para visitar se encuentran: su casco urbano con la Iglesia románica de Nuestra Señora del Castillo y la Ermita de la Soledad. Y, en las afueras, la Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor, uno de los bosques de sabinas mejor conservados del mundo.

Bandujo (Asturias)

La aldea asturiana de Bandujo se ubica en un rincón del Valle del Oso, rodeada por las cumbres de escarpadas montañas como el pico Gorrión. Este valle es uno de los destinos predilectos de los visitantes, con la Senda del Oso como principal referente, sin embargo todavía se encuentran pequeñas joyas como Banduxu -en asturiano-, apartadas de las rutas turísticas más populares.

Este pueblo medieval de 40 habitantes, adonde la carretera no llegó hasta el siglo XX y permitió que su patrimonio arquitectónico permanezca bien conservado es un verdadero viaje en el tiempo. Es por ello que fue declarado Bien de Interés Cultural.

Entre los imperdibles para observar se destacan su torre, construida entre los siglos XI y XIII. Entre sus joyas históricas se encuentran: su palacio, la iglesia, los tradicionales hórreos y paneras, sus casas de madera deshabitadas que luchan contra el olvido, el antiguo lavadero y otras viviendas de piedra.

Archivado en