Las tres mejores piletas naturales para visitar en México

Las tres mejores piletas naturales para visitar en México

México es un país que se destaca por sus increíbles cenotes, que son piletas naturales de gran profundidad. Existen a cielo abierto, semiabiertos y en grutas.

MDZ Trip

Mdztrip@mdzol.com

México es uno de los países más paradisíacos del mundo con playas cristalinas para disfrutar todo el día, ya que el intenso calor invita a todos a sumergirse en el agua. Además de visitar la costa, también ofrece un sinfín de piletas naturales, llamadas cenotes, en las que se vive una experiencia única.

Un cenote es una dolina inundada de origen kárstico y existen de cielo abierto (los más antiguos), semiabiertos y subterráneos o en gruta (los más nuevos). Luego de varios estudios, los científicos han determinado que los que se encuentran en la Península de Yucatán se conectan de manera subterránea entre sí y también con el mar.

Estas piletas naturales son uno de los mayores atractivos de México y se ofrecen muchas excursiones, aunque también se puede llegar de manera individual. En estos lugares se brinda chaleco salvavidas y se puede nadar durante muchos minutos, aunque hay que tener en cuenta que el agua es muy fría, ya que, en la mayoría, no da el sol. 

Las tres mejores piletas naturales

Cenote Dos Ojos

Esta pileta natural se encuentra dentro del Parque Dos Ojos, en la ciudad de Tulum, y su nombre se debe a que hay dos cenotes en grutas que se unen y permiten hacer buceo, sknorkel, ofrecen masajes o se puede nadar libremente. Uno es una pileta simple y el otro tiene una plataforma en el medio lo que permite girar alrededor de esta y pasar más tiempo dentro. 

El parque tiene un restaurante, se puede contratar un locker y hay hamacas para descansar. Los precios varían según la categoría: la más barata es la jaguar por $200 mexicanos (incluye la tirolesa, chaleco, tiempo libre y estacionamiento) y la más cara es Dos Ojos Tour por $700 mexicanos (incluye guía, chaleco, lockers, snorkel, tiempo libre, estacionamiento y acceso a snorkel y acceso a la baticueva)

Fuente: Viator.

Cenote Azul

Este cenote es una de las maravillas que se encuentran en Bacalar, Quintana Roo, y tiene un diámetro de aproximadamente 200 metros y una profundidad de 90 metros. Al estar a cielo abierto, se puede ver desde la carretera, está rodeado de una selva junto a una enorme vegetación y en la entrada se puede disfrutar del Restaurante del Cenote Azul.

Para los ciudadanos del país, la entrada es de $100 mexicanos, para los extranjeros $150 mexicanos, los niños de entre 4 y 8 años pagan $80 mexicanos y los menores de 3 años inclusive ingresan gratis. En Bacalar también se puede disfrutar de su playa con agua transparente que permite verse hasta los pies.

Fuente: México Destinos.

 

Cenote de Ik Kil

Está ubicado en Chichen Itzá, Yucatán, a tan solo 3 kilómetros de la zona arqueológica, su profundidad es de 90 metros y es semiabierto. Este cenote es muy estético al tener plantas colgando, es cilíndrico, cuenta con dos plataformas para clavados y, además, es uno de los más viejos del país.

"Es excelente para disfrutar con toda la familia, ya que cuenta con todas las medidas de seguridad para que disfrutes con amigos o familia de una experiencia única en Yucatán", indica en el sitio web. El precio es de aproximadamente $230 mexicanos y dentro de las instalaciones hay un hotel para alojarse y un restaurante. 

Fuente: Viajá Bonito.


¿Conoces alguno de estos maravillosos cenotes?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?