Carolina de Mónaco se destaca a los 65 por su estilo sin maquillaje

Carolina de Mónaco se destaca a los 65 por su estilo sin maquillaje

Es una decisión arriesgada pero en Carolina de Mónaco llevar poco o nada de maquillaje es una postura de vida. Ella muestra cuando hay belleza interior, eso trasciende.

Esther Cano

Una jugada de estilo arriesgada teniendo en cuenta que, como princesa de Hannover y hermana de líder de la familia Grimaldi, ella ocuparía un lugar central en la ceremonia por la Fiesta Nacional del principado. Sin embargo, a los 65, Carolina de Mónaco se destacó por su estilo y casi sin maquillaje

Carolina de Mónaco con un sentador outfit en un atemporal color rosa; a su lado, Estefanía de Mónaco.

Mientras en otro sector de la familia, su hija Carlota Casiraghi tuvo un duelo fashion con su cuñada italiana Beatrice Borromeo, durante todo el esquema del festejo nacional del principado, Carolina de Mónaco demostró que es un digna heredera de Grace Kelly.  

Una pamela sobria llevó Carolina de Mónaco para atenuar el efecto de usar poco maquillaje. Y un broche con el tamaño justo pero deslumbrante.

Mientras su cuñada Charlene de Mónaco eligió un atuendo difícil de decodificar y que a pesar de su corte impecable no generaba deseo de vestirlo, y su hermana Estefanía de Mónaco llevó un conjunto sobrio, Carolina de Mónaco apareció casi sin maquillaje y con un vestido en color rosa super sentador, con detalles que remarcaban su estructura y botones bijou que no rivalizaban con dos accesorios: las banderas del principado y un broche no gigante pero espectacular. 

Carolina de Mónaco con un sentador vestido en tweed de Chanel que si se lo ve de frente, simula ser un tailleur.

El secreto del vestido que llevó Carolina de Mónaco es que, de frente, simulaba ser un clásico tailleur de tweed de los que definen el estilo de Chanel. El truco quedaba al descubierto, cuando ella daba la espalda. Finalmente, ella eligió un pamela sobria que le daba un marco perfecto y además, aliviaban la presión estética de llevar un sobrio y casi imperceptible maquillaje

Ese color rosa se adapta a todos tipo de pieles y edades y Carolina de Mónaco lo elige en tailleurs y vestidos de fiesta.

En algún punto, Carolina de Mónaco hizo extensible el cetro de ser una princesa que marca tendencia a su hija Carlota Casiraghi. Esta joven lleva siempre los looks que Chanel crea pensando en ella como musa. A los 64 años, Carolina de Mónaco está súper relajada con campera de jean y bandolera hippie porque siempre gana cuando apuesta al estilo relajado. Estos son riesgos que Carolina de Mónaco toma y que también habla de una postura de vida: a ella no le interesa ocultar el paso del tiempo. Pocas famosas se animan, pero cuando se está a gusto con todo lo vivido, es una actitud estética interesante. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?